Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La prueba de detección de audición para recién nacidos se enfoca en identificar la pérdida auditiva temprana. Detectar los problemas en una etapa temprana puede hacer una gran diferencia en el desarrollo de un niño.

¿Escucha el canto de los grillos? ¿Escucha el zumbido de su computadora? ¿Escucha su propia respiración? Cada día nacen 33 niños con pérdida auditiva, lo cual hace que esta sea la condición congénita más común en Estados Unidos. Un gran número de estos bebés no puede escuchar los sonidos que muchos de nosotros damos por sentado. De acuerdo con American Academy of Pediatrics (AAP), de 1 a 3 de cada 1,000 recién nacidos tiene algún grado de discapacidad auditiva. Además, el 95 por ciento de los bebés con pérdida auditiva nace de padres sin discapacidad auditiva.

En el 2001, mi hija era parte de esas estadísticas. Desafortunadamente, mi esposo y yo, como la mayoría de los padres primerizos, estábamos tan ocupados con el cambio de los pañales, verificando la respiración del bebé y desafiando la idea de que necesitábamos dormir, que apenas consideramos si Riley escuchaba o no. No consideramos una prueba de detección de problemas auditivos con tanta seriedad como deberíamos, y no fue sino hasta que tenía 18 meses que supimos que era totalmente sorda.

AAP promueve la prueba de detección universal de audición en recién nacidos, cuyo objetivo es diagnosticar las discapacidades auditivas en bebés de 3 meses de edad, dice Betty Vohr, M.D., FAAP, profesora de pediatría en la Facultad de Medicina de Brown University y directora de la Clínica de Seguimiento Neonatal de Women’s & Infants’ Hospital en Rhode Island.

¿Por qué a tan temprana edad?

Los estudios muestran que las importantes destrezas de lenguaje se adquieren después de los 3 años debido a que la audición y aprendizaje del idioma están directamente vinculados. "Este es un período de tiempo muy crítico durante el cual los bebés pueden adquirir el lenguaje", dice la doctora Vohr, miembro de la Fuerza de Tarea de AAP para Mejorar la efectividad de las pruebas de detección, diagnóstico e intervención auditiva en recién nacidos. "El desarrollo cerebral relacionado con las secuencias auditivas y el córtex del lenguaje ocurre en niños pequeños a medida que responden al lenguaje auditivo y visual. En familias que son parte de una cultura de sordos, los padres automáticamente hacen señas desde el primer día, por lo que el bebé aprende el lenguaje visual (señas) a medida que el cerebro se desarrolla.

Sin embargo, un niño que tiene una discapacidad auditiva no diagnosticada y que los padres desconocen, no recibirá la estimulación necesaria del lenguaje y lo que impide el desarrollo esperado. "El cerebro es como una enorme computadora", dice la Dra. Vohr. "Entre más introducción sensorial adecuada a su edad reciba un niño, mayor será el desarrollo de las conexiones cerebrales complejas y las destrezas de lenguaje. Por lo que es muy importante que un niño tenga acceso al lenguaje a muy temprana edad".

Susan E. Wiley, M.D., FAAP, es una pediatra del desarrollo y profesora auxiliar en el Cincinnati Children’s Hospital Medical Center. "La razón más importante para la detección temprana es saber cómo podemos ayudar al niño en el desarrollo del leguaje y la comunicación", dice la Dra. Wiley. "Deseamos hacerlo inmediatamente, con el fin de prevenir retrasos de lenguaje y frustraciones del niño con respecto al desarrollo social y emocional y de la comunicación".

Esto no dolerá nada

Gracias al programa Early Hearing Detection and Intervention (EHDI), al 94 por ciento de los recién nacidos se les realiza las pruebas de audición, dice la Dra. Vohr, haciendo referencia a los datos más recientes de los centros de control y prevención de enfermedades de Estados Unidos.

"Se realizan pruebas de detección de audición en recién nacidos en casi todos los hospitales", explica la Dra. Wiley, quien también es miembro de la Fuerza de Tarea en audición de AAP. "Antes de salir del hospital, a los bebés se les realiza una prueba de detección de audición que da una idea respecto a si tienen o no un problema auditivo".

Aunque la prueba de detección puede variar según el hospital, se utiliza uno de dos métodos para comprobar si existen problemas potenciales: emisiones otoacústicas (OAE) y la respuesta auditiva cerebral (ABR). Quédese tranquilo ya que una prueba de detección auditiva no le causa ningún dolor a su bebé y se realiza fácilmente mientras el bebé duerme. "No requiere de respuesta conductual del bebé, lo cual fue un gran avance en las pruebas de detección auditivas", dice la Dra. Vohr. "Antes del desarrollo de estas pruebas, se utilizaban objetos ruidosos y se registraba la reacción o cambio en el ritmo cardíaco del bebé. Estos métodos de detección carecían de sensibilidad y especificidad".

Con OAE, se coloca una pequeña sonda en el oído del bebé, se transmiten sonidos a través de la sonda y se mide la respuesta de las células ciliadas externas de la cóclea (secuencia nerviosa del oído interno al cerebro). En una prueba de detección en la que se utiliza la ABR, se colocan electrodos adhesivos en el cuero cabelludo del bebé, se transmite un sonido dentro del oído y se miden las respuestas que produce el cerebro del niño a los sonidos.

"Ninguna de estas pruebas duele y son simples de realizar", dice la Dra. Wiley. "Son bastante rápidas y el bebé no tiene que colaborar particularmente".

Hallazgo de problemas potenciales

Si en una prueba de detección se descubre un posible problema, será necesario un segundo chequeo. Sin embargo, esto no necesariamente significa que hay una pérdida auditiva permanente. "Existen muchas razones por las que puede ser que un bebé no pase una prueba de detección y aún así tener una audición normal", dice la Dra. Wiley. "Algunas de estas razones incluyen líquido en el canal auditivo, un bebé inquieto, una sonda que no se ajusta bien al oído, un entorno con mucho ruido en el que se realiza la prueba o una persona sin experiencia que lleva a cabo la prueba de detección".

Si la segunda prueba de detección sugiere un problema, "debe llevar a su bebé, tan pronto como sea posible, a un chequeo con un audiólogo calificado que tenga experiencia con bebés y niños", enfatiza la Dra. Vohr. "La mayoría de los estados cuentan con listados de referencias de audiólogos con experiencia en la evaluación de bebés pequeños. El coordinador de EHDI de su estado también puede proporcionarle información sobre los siguientes pasos que debe tomar".

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que su audiólogo confirme la pérdida auditiva, lo referirá al programa de Intervención temprana de su estado, el cual es un programa federal que ayuda a las familias de niños en riesgo de retrasos en el desarrollo.

"Además, como parte de esa evaluación el bebé será examinado por un otorrinolaringólogo", dice la Dra. Vohr. "El otorrinolaringólogo determinará si anatómicamente el bebé es candidato para asistencia auditiva u otro tipo de dispositivo como una prótesis auditiva de conducción ósea. Esta consulta es parte importante de la evaluación".

El tratamiento dependerá del tipo de pérdida auditiva:

  • Conductiva: Algo bloquea el sonido en el oído interno
    como, por ejemplo, un líquido, cerumen u objeto extraño.
  • Neurosensorial La cóclea está dañada.
  • Mixta: Una combinación de la pérdida conductiva y sensorial.
  • Neuropatía auditiva: Un diagnóstico relativamente nuevo: el oído externo, el oído medio y la cóclea están intactos, pero la transmisión del sonido al cerebro está dañada.

"Tiene que considerar muchas cosas al momento de elegir su estrategia de comunicación", dice la Dra. Wiley. "Cualquier enfoque necesitará mucha de su energía y esfuerzo debido a que hará las cosas de diferente manera que un niño sin discapacidad auditiva. Es algo totalmente nuevo".

Cuanto antes, mejor

Una prueba de detección auditiva para un recién nacido es el primer paso para asegurarse de que su bebé podrá aprender el lenguaje y se comunicará de manera efectiva.

"Al identificar el problema a una edad temprana, no esperamos hasta que su hijo sea un niño frustrado de 2 años que no puede comunicarse bien. Las familias tienen menos presión de hacer algo rápido", dice la Dra. Wiley. "No se sienten atrasados y pueden descubrir qué tipo de comunicación tiene sentido para su hijo sin sentir que tienen que reponer el tiempo perdido".

Tratar de ayudar a un niño frustrado de 2 años de edad a ponerse al día en las destrezas de lenguaje preocupa a cualquier persona. Afortunadamente, con los implantes cocleares bilaterales y muchas terapias exhaustivas, las destrezas de comunicación de mi hija ahora son iguales a las de sus compañeros de segundo grado. Ella es una niña normal de 7 años que adora las muñecas, el fútbol, bailar, leer y montar su bicicleta y hace todo esto con coloridos accesorios para los oídos. Sin embargo, si hubiéramos puesto atención antes, nuestro camino hubiera sido más fácil.

La Dra. Vohr dice, "Estamos en un período de gran optimismo acerca de los niños con pérdida auditiva. Hemos visto las increíbles diferencias que hace una identificación temprana y amplificación temprana, y pienso que las oportunidades para los niños con pérdida auditiva, sin importar el modo de comunicación que se utilice, continuarán mejorando. Considero que en el 2009, tanto los padres como los profesionales pueden tener un pronóstico positivo para los niños a quienes se les realice pruebas y cuyo problema se identifique pronto.

"La meta de AAP es que todo bebé recién nacido sea evaluado para identificar una pérdida auditiva, que reciba un diagnóstico antes de los 3 meses de edad, así como los servicios de Intervención temprana antes de los 6 meses de edad".

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Summer 2010
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.