Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Solo pocos estados otorgan a las menores de edad acceso al aborto sin el conocimiento o permiso de sus padres. La mayoría de leyes estatales establecen que uno o ambos padres sean notificados o que den su consentimiento previo al procedimiento.

La mayoría de las adolescentes que pretenden someterse a un aborto voluntariamente lo informan a sus padres. Los estudios han mostrado que cuando las chicas deciden no contarlo, con frecuencia lo hacen por protegerse a sí mismas. En promedio, una de cada tres viene de familias con antecedentes de violencia. Las jovencitas temen que al decir la verdad puedan echarlas de la casa o causarles daño físico.

Una adolescente que viva en uno de los estados que legislan la participación de los padres tendrá una de dos opciones. Podría viajar a uno de los estados con leyes menos estrictas o podría presentar una petición que solicite la aprobación de un juez, llamada excepción judicial.Ambas constituyen desafíos para cualquier adolescente, mucho menos para una que probablemente esté ansiosa y con miedo. Su pediatra debiera ser capaz de aconsejarla acerca de qué hacer para la petición ante la corte. A pocas mujeres jóvenes las rechazan. Pero la ruta legal consume tiempo.

Según el Sindicato para las libertades civiles de los estadounidenses (American Civil Liberties Union), los procesos judiciales de la corte retrasan de manera rutinaria la petición de aborto a una menor de edad por más de una semana y a veces hasta por tres semanas. El resultado es un procedimiento más riesgoso y costoso. Luego de que el estado de Minnesota promulgó una ley de notificación a los padres, la proporción de abortos realizados en el segundo trimestre subió un 18%.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.