Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Como padre o madre, usted reconoce la importancia de la vida social de su adolescente y sabe que las fiestas son un modo de socializar y relajarse. Pero una fiesta sin supervisión o mal planeada puede traer consecuencias indeseables o incluso trágicas. La responsabilidad paterna es la clave para gozar de una fiesta divertida y sin peligros.

La American Academy of Pediatrics le ofrece la siguiente información importante sobre las fiestas de adolescentes.

Datos sobre las fiestas de adolescentes

  • Lista de invitados. Cuando un adolescente planea una fiesta, la noticia vuela a través de las redes sociales electrónicas como Facebook o Twitter. Debido a estos nuevos medios de comunicación, las fiestas de adolescentes pueden llegar a ser demasiado grandes como para que los padres puedan controlarlas.
  • Hora y lugar. Las fiestas de adolescentes suelen comenzar tarde en la noche e ir pasando de una casa a otra.

Datos sobre el alcohol y las drogas

Los adolescentes a menudo esperan encontrar alcohol y marihuana en las fiestas. Algunos padres creen que es preferible dejar que los adolescentes beban en su propia casa donde puedan estar protegidos. Aunque las intenciones sean buenas, la idea es totalmente insensata. No es posible proteger a un adolescente cuyo juicio esté afectado.

El alcohol y las drogas alteran el buen juicio. Los adolescentes son más propensos a tener sexo, involucrarse en incidentes violentos o sufrir una lesión después de usar drogas o alcohol. Con demasiada frecuencia muere un adolescente a causa de actos violentos, lesiones no intencionales o sobredosis relacionadas con el alcohol y las drogas.

El alcohol afecta a los adolescentes de distinto modo que a los adultos. Por ejemplo, en comparación con los adultos, los adolescentes son más propensos a quedarse despiertos, estar deambulando o manejar un auto, a la vez que sufren de mayor alteración mental.

Lo que necesitan saber los padres

La comunicación y la honestidad son importantes para proteger a su adolescente. Los adolescentes cuyos padres les hablan regularmente acerca de las drogas y el alcohol son 42% menos propensos a usar sustancias que aquéllos cuyos padres no lo hacen. Dígales a sus hijos adolescentes que usted espera que no beban alcohol ni usen otras drogas en las fiestas.

Las redes de padres son la mejor herramienta de prevención contra el uso de alcohol por parte de menores. Procure conocer a los amigos de sus hijos y a sus respectivos padres. Si su adolescente está planeando ir a una fiesta, llame a los padres para constatar que estarán en casa y que no permitirán el uso de drogas ni de alcohol. Si esto no es posible, no le dé permiso a su adolescente de ir a la fiesta.

Los padres son legalmente responsables de cualquier cosa que le ocurra a un menor al que se le ha servido alcohol u otras drogas en su casa. Si alguien lleva alcohol u otras drogas a su casa, usted debe ponerse en contacto con los padres del chico. Y si alguien llega a su casa estando ya intoxicado, asegúrese de que regrese a su casa de modo seguro. Asimismo, ayude a su adolescente a que también se sienta responsable de esto.

Los padres pueden asumir responsabilidad criminal o civil si...

  • Se le da alcohol a un menor en una fiesta que ellos han organizado.
  • Se producen daños a la propiedad de alguien.
  • Alguien resulta herido.
  • Alguien sale de la casa y sufre un accidente de auto y/o lastima a alguien más.
  • Alguien muere

Entienda las leyes locales acerca del alcohol y otras drogas. Estas leyes varían de un estado a otro, así que verifique cuáles son las leyes en su estado.

Si usted va a tener una fiesta de adolescentes en su casa...

  • Planee las cosas con anticipación. Repase los planes de la fiesta con su adolescente. Anímelo a planear actividades o juegos en los que no esté el alcohol de por medio.
  • Limite el número de asistentes: de 10 a 15 adolescentes por cada adulto. Asegúrese de que a todo momento esté presente al menos un adulto. Si es necesario, pida a otros padres que vengan a ayudarle.
  • Haga una lista de invitados. La fiesta sólo debe ser para invitados. No permita la entrada a personas que no han sido invitadas. Esto evitará que la fiesta sea "de puertas abiertas".
  • Establezca la hora en que comienza y termina la fiesta. Averigüe cuáles son las leyes locales de toque de queda para determinar la hora de finalización de la fiesta.
  • Establezca las "reglas" de la fiesta y sus expectativas. Coméntelas con su adolescente antes de la fiesta. Las reglas deben incluir lo siguiente:
    • No habrá tabaco, alcohol ni otras drogas.
    • Nadie podrá irse de la fiesta y luego volver.
    • Las luces estarán prendidas todo el tiempo.
    • Algunas habitaciones de la casa estarán vedadas.
  • Tenga suficiente comida y bebidas no alcohólicas. Además, coloque bajo llave sus bebidas alcohólicas y sus medicinas tanto recetadas como de venta libre.
  • Esté presente pero sin estorbar. Elija un lugar desde donde pueda ver lo que está pasando sin interponerse. También podría ayudar a servir los bocaditos y las bebidas.

Si su adolescente va a ir a una fiesta...

  • Sepa adónde va a ir su adolescente y cuánto tiempo estará allí. Obtenga el número telefónico y la dirección de la fiesta. Pídale que le llame si el lugar de la fiesta cambia. No olvide decirle a su adolescente dónde estará usted durante la fiesta.
  • Llame a los padres que ofrecerán la fiesta para confirmar que estarán presentes todo el tiempo supervisando la fiesta. Asegúrese de que no se permitirá el uso de tabaco, alcohol y otras drogas.
  • Hable con su adolescente de antemano sobre cómo enfrentarse a una situación en la que hay alcohol en una fiesta.
  • Asegúrese de que su adolescente tenga cómo ir a la fiesta y volver a casa. Facilítele la salida de la fiesta haciendo énfasis en que puede llamarle en cualquier momento para que usted lo recoja. Comenten en qué casos debería hacer esa llamada. Recuérdele que NUNCA debe ir en un auto conducido por alguien que ha estado bebiendo o usando otras drogas.
  • Esté despierto(a) cuando su adolescente llegue a casa. Así podrá verificar la hora de llegada y hablar con su hijo acerca de los sucesos de la noche.
  • Si su adolescente se va a quedar a dormir en la casa de un amigo o amiga después de la fiesta, verifique esto con los padres del amigo y cerciórese de que ellos estarán en casa.

 

El Comité y la Sección de la Salud del Adolescente de la AAP agradecen al Comité de Abuso de Sustancias y al Comité de Adolescencia de la División 2 de la AAP de Nueva York por su ayuda en la elaboración de esta publicación.

 

Última actualización
8/6/2013
Fuente
A Parent's Guide to Teen Parties (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.