Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La realidad de los hábitos es que (a) pueden ser difíciles de romper y (b) no siempre son malos. Elimine un hábito y con frecuencia necesitará encontrar algo con qué reemplazarlo. En el caso de la leche materna o biberón a la hora de dormir, puede estar seguro de que no pretendemos dejarlo sin recursos una vez elimine la fuente principal de consuelo a la hora de dormir de su bebé.

Estas 4 cosas que hacer le proporcionarán un sustituto tranquilizante que ha comprobado ser una de nuestras rutinas que más intentan y que son verdaderas para el éxito a la hora de dormir; tanto para los bebés como para los niños mayores.

  • Baño. Los baños son una forma tranquilizante, higiénica y decisiva de separar las actividades de alimentación de la noche con el sueño. No hay otra manera, solo un niño increíblemente fatigado se dormirá cuando vaya a tomar un baño. Esto significa que cuando termina la hora de la comida, su hijo recibirá el mensaje de que comer no es de ninguna manera, una forma, manera o señal para ir a dormir.
  • Cepillado. Ya sea que elija cepillar los dientes de su hijo (o encías) inmediatamente después de su última comida o justo antes de la hora real de dormir, enfáticamente le estimulamos a que se haga el hábito de que un cepillo de dientes (o paño para lavar o gasa) sean lo último que pase por la boca de su hijo en la noche (además de, posiblemente, un chupete limpio durante el primer año como un método adicional para prevenir el síndrome de la muerte infantil repentina).
  • Libros. No hemos observado nada tan adecuado como sustituto la alimentación con lactancia materna/biberón que los libros a la hora de dormir. Ya que no desea que la comida o bebidas sean parte del recurso para consuelo de su hijo a la hora de dormir, los libros pueden servir como una señal perfecta de que es la hora de dormir para acurrucarse e ir a dormir. Piense en lo que sucede cuando está cansado y trata de leer. Bingo, se queda dormido. Cuando este se convierte en un hábito saludable para toda la vida, no podemos pensar en otra opción.
  • Hora de dormir. A menos que aplique drogas a los niños (lo cual no apoyamos, sin importar lo cansado y tentado que esté a hacerlo), es muy difícil obligar a un niño a que se quede dormido. Le sugerimos que deje de intentarlo y en su lugar trate de implementar una hora de rutina para que su hijo se prepare y vaya a la cama. Una vez prepare todo para que el baño, cepillado y los libros indiquen que es hora de dormir, deberá dejar que su hijo se duerma independientemente. Seguro, esto puede resolver algunos desafíos, protestas adicionales y hasta la necesidad de consultar recursos adicionales de paternidad (de los cuales, podemos asegurarle que hay muchos), pero al final, siempre nos damos cuenta de que si hace un buen trabajo para llevarlo a la cama, su hijo aprenderá a acostarse en ella.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
9/20/2013
Fuente
Food Fights, 2nd Edition (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.