Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

¿Cuál es la forma más adecuada de responder a las preguntas de su hija sobre su adopción?

​Muchos padres se preguntan cuál es el mejor momento de contarle a un niño que es adoptado. Lo cierto es que nunca es demasiado pronto para hablar con un niño acerca de la adopción. Antes de los tres años de edad, léale al pequeño libros sobre la adopción apropiados a su edad como parte de la rutina diaria de lectura. Dele al niño la información poco a poco, en la medida en que la entienda. Es posible que necesite varios años para entender lo que significa la adopción. Estas conversaciones tempranas le permitirán a usted practicar el tema. Además, le demostrarán a su hijo que está bien tratar este asunto.

Estos son unos consejos sobre cómo hablar sobre la adopción en su vida diaria.

Cuente la historia

Así como cualquier niño se deleita al escuchar cómo nació, a un niño adoptado le encantará escuchar los detalles de cómo llegó a la familia. Comparta con el niño la alegría que sintió al traerlo al hogar ese primer día. Háblele sobre las diversas maneras en que un niño puede vincularse a una familia, ya sea por adopción o por nacimiento, mediante un hogar de paso o cuando un niño adquiere un padrastro o madrastra.

Comparta los recuerdos

Durante el proceso de adopción, mantenga un álbum de recortes o un diario, del mismo modo en que una madre emocionada lo hace durante el embarazo. Lleve un registro de las fechas importantes y de los pasos del proceso. Tome fotos de las personas y de los lugares involucrados en la vida temprana de su hijo. Estos detalles harán que capte más fácilmente lo que es la adopción. También podría colocar fotos en la habitación del niño para estimularlo a preguntar sobre su adopción. Si se trató de una adopción abierta, podría enmarcar una foto de sus padres biológicos. Si se trató de una adopción internacional, podría enmarcar una foto del país de origen del niño.

Emplee las palabras

La palabra adoptado debe convertirse en parte del vocabulario temprano de su hijo. Busque otras palabras que resulten cómodas para todos los miembros de la familia. Los términos madre de nacimiento y padre de nacimiento son muy comunes. También se usa con frecuencia el término padres biológicos. Hágale saber a su hijo que las palabras madre y padre tienen más de un significado. Una madre es alguien que da a luz un niño, pero también es madre alguien que ama, apoya y guía a un niño hasta la edad adulta. El ser padre también puede tener diversos significados.

Los padres adoptivos a menudo le dicen a su hijo que es especial porque fue "escogido" o porque fue "entregado a ellos por amor". Aunque los padres tienen buenas intenciones, estas afirmaciones pueden confundir mucho a un niño. Algunos niños podrían sentir que por haber sido escogidos, siempre deberán ser los mejores en todo. Esto podría llevarlos a tener problemas cuando comiencen a darse cuenta que esto no es posible. El decirle a un niño que fue entregado o cedido por amor, podría generarle dudas sobre lo que es el amor y creer que otros también podrían "entregarlo". Algunas familias usan el término "planear una adopción" en lugar de "entregar o ceder" a un niño.

No espere

Cuanto más espere para hablarle a su hijo acerca de la adopción, más difícil será hacerlo. Cualquier nivel de sinceridad que tenga cuando su hijo sea pequeño, animará al niño a hacer más preguntas acerca de la adopción cuando sea mayor.

Pida ayuda

Si le es difícil hablar con su hijo acerca de la adopción, pida ayuda a su pediatra, quien podrá ser una valiosa fuente de apoyo, comprensión y recursos.

Preguntas que podría hacer su hijo

Aunque le hable a su hijo abierta y oportunamente acerca de la adopción, en cierto punto podría hacerle preguntas como éstas:

  • "¿Yo crecí en tu barriga, mami?"
  • "¿Por qué me regaló mi mamá de nacimiento?" 
  • "¿Se querían ella y mi papá de nacimiento?" 
  • "¿Cuál era mi nombre antes de que me adoptaran?" 
  • "¿Cuál es mi nacionalidad?" 
  • "¿Tengo hermanos o hermanas?" 
  • "¿Cuánto dinero costó mi adopción?"

Sea honesto y abierto.

Si su hijo siente que usted no le está contando la verdadera historia, es posible que busque las respuestas en otra parte, como por ejemplo hablando con un pariente o amigo que tal vez no sepa o no pueda contarle la verdad. Indíquele a su hijo que usted está dispuesto a hablar acerca de la adopción. Dígale que puede tratar el tema con usted.

Evite contestar con sus propias preocupaciones

como "¿Por qué lo quieres saber?" o "¿No eres feliz en nuestra familia?" La curiosidad de su hijo es saludable y natural. No debe desalentarse ni ser vista como una amenaza. Asimismo, procure contestar las preguntas que el niño haga, no lo que usted cree que él debe saber.

No imponga el tema

Algunos niños son curiosos desde el principio. Otros sienten temor de tratar el tema. Lo mejor que puede hacer es decirle a su hijo que está bien hablar del asunto. Cuando esté preparado para saber más, le hará preguntas.

Preguntas que otros podrían hacer

Otras personas podrían hacer preguntas que su hijo tal vez no sepa contestar. Pueden ir desde preguntas inocentes como

  • "¿De dónde sacaste esos grandes ojos azules?"
  • "¿Te pareces más a tu mamá o a tu papá?"

hasta preguntas serias de carácter médico como

  • "¿Tienes un historial familiar de enfermedades cardíacas, cáncer o diabetes?"
  • "¿Cuál es tu origen étnico?"

Las preguntas de los desconocidos pueden ser difíciles. Usted no tiene que contarle a todo el mundo que su hijo es adoptado. Sin embargo, si surge una pregunta acerca de las diferencias en apariencia u origen étnico, ofrezca una explicación sencilla pero honesta. Si usted se enorgullece de la identidad del niño, él también aprenderá a apreciar su propio valor. Tenga presente que su actitud acerca de la adopción se revelará en sus respuestas. El modo en que usted conteste podrá servirle al niño de ejemplo para responder estas preguntas en el futuro. Asimismo, hágale saber al niño que no tiene que dar respuestas específicas a los desconocidos si no se siente cómodo de hacerlo. De él depende compartir la información que quiera acerca de su propia adopción. El niño debe saber que, con el tiempo, tendrá la facultad de compartir la historia de su adopción.

El regalo mutuo

El ayudar a su hijo a aceptar el hecho de que es un ser único, y al mismo tiempo igual a todos los demás, quizás no suene fácil, pero es importante intentarlo. El hablar abierta y sinceramente con su hijo acerca de su historial de adopción, sus padres biológicos y sus sentimientos, es la clave. La adopción les da tanto a usted como a su hijo un regalo inmenso: el regalo de tenerse el uno al otro. Con amor, honestidad y paciencia, usted y su hijo formarán una relación tan profunda y significativa como cualquier otro vínculo entre padre y hijo.

 

Última actualización
8/29/2014
Fuente
Adoption: Guidelines for Parents (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, updated 5/2007)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.