Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Experimentar el acoso puede ser un desafío y es molesto. Es una de esas situaciones que deja una marca permanente en el interior de una persona y puede afectar para siempre el camino que tome, según cómo se maneja la situación.

No es ninguna sorpresa que a medida que más aspectos de la vida se vuelven digitales y en línea, los acosadores también lo han hecho. El problema con los acosadores en línea es que no tienen rostro y con frecuencia es más difícil identificarlos y detenerlos que a los acosadores en el dominio no virtual. El efecto, sin embargo, no es menos significativo, especialmente en los niños. De hecho, el acoso en línea -acoso cibernético- es la situación negativa más común que puede ocurrir en el espacio en línea a cualquiera de nuestros niños.

¿Qué hace que el acoso cibernético sea tan complicado?

Los niños no quieren hablarlo con los adultos y no quieren delatar a sus amigos. Para empeorar más las cosas, no todas las escuelas en general tienen buenas estrategias para controlarlo.

¿Cómo saber si un niño sufre acoso escolar?

Puede ser difícil determinarlo. Busque señales sutiles en el comportamiento:

  • No querer asistir a la escuela o una actividad
  • Enfadarse después de usar la computadora o el teléfono celular
  • Estar inusualmente triste, retraído o temperamental
  • Evitar preguntas sobre lo que está sucediendo

Los niños que practican el acoso pueden tener señales similares, pero se puede observar actividad inusual en la computadora, tal como cambiar pantallas cuando usted entra en la habitación o tener varios inicios de sesión que usted no reconoce.

Al igual que todos los cambios de la niñez provenientes del comportamiento normativo, cualquier cosa extrema y que interfiera con la vida en el hogar, la escuela y los amigos requiere más investigación. Llame a la escuela para averiguar si las calificaciones han bajado y llame a su pediatra para programar una evaluación que incluya una discusión de si sería apropiado obtener la opinión de un psicólogo.

¿Por qué hay cada vez más acoso?

El experto en acoso y psicólogo, Dr. Joel Haber, indica que el acoso ha ido en aumento debido a los cambios tecnológicos en nuestra cultura. El Dr. Haber piensa como otros expertos que la accesibilidad combinada con la tecnología forman parte del problema. La naturaleza indirecta de la Internet permite que incluso los niños buenos sean crueles debido al poder anónimo que se logra con la pantalla. El Dr. Haber comenta que “es más fácil divertirse a costa de alguien más” y que estar en línea elimina la empatía que el contacto personal crea.

Ross Ellis, fundadora y Directora de Love Our Children USA, una organización nacional no lucrativa dedicada a detener toda la violencia contra los niños, incluido el acoso, coincide: “El acoso cibernético es de grandes dimensiones”. Los correos electrónicos y llamadas que recibe de las familias confirman las estadísticas y ha conocido sobre el acoso cibernético por medio de los mensajes instantáneos, el correo electrónico y los mensajes de texto. Su mejor consejo para los padres es tomarse en serio todas las amenazas que cualquier niño le informe a sus padres: “Ustedes no conocen el odio que implica el acoso”. Lo que ella dice es absolutamente cierto. Es muy importante evaluar todas las amenazas que un hijo le mencione a fin de determinar el nivel de intensidad y peligro en el cual podría estar su hijo.

¿Qué deben hacer los padres si su hijo sufre de acoso? 

  • Guardar todos los correos electrónicos, mensajes instantáneos y mensajes de texto
  • Intentar hablar con los otros padres y determinar qué pudo haber ocurrido
  • Hablar con las escuelas y estar preparado para que las escuelas no quieran involucrarse

Cuándo llamar a la policía

Llame a la policía si la situación parece poner a su hijo en grave peligro con una amenaza significativa o el otro padre no le ayuda.

Los estudios muestran que el niño que sufre acoso casi siempre conoce al acosador. La policía puede rastrear la dirección IP para buscar al acosador y mantener seguro a su hijo, que es el objetivo primordial. Incluso si su hijo dice que conoce al acosador, saber con precisión por medio del rastreo de la dirección IP es la mejor opción, pues se ha sabido de identidades equivocadas en el mundo en línea con personas que usan las computadoras y teléfonos celulares de otras personas para enviar mensajes perjudiciales y acosar.

“Si un niño dice que sufre de acoso, tómelo en serio”, me dijo Ross. “Esa es una forma de violencia contra un niño. Debe tomarse en serio y el niño necesita ayuda para averiguar más y los recursos para solucionarlo. Los adultos deben escuchar”.

Cualquier niño que ingrese al mundo en línea está en riesgo de sufrir acoso. Nuestros sentidos para detectar que hay algo malo con nuestro hijo nos ayudarán a captar si ocurrió algo y así hacer preguntas. Y los programas de supervisión que ayudan a descubrir situaciones que quizá su hijo no sepa cómo comunicarle pueden facilitar las conversaciones que a los hijos les cuesta iniciar con los adultos, incluidos los padres.

Es importante mantener una mente abierta y escuchar sin reaccionar de manera exagerada si su hijo recurre a usted con información difícil de escuchar. Y esté siempre pendiente.

 

Autor
Gwenn Schurgin O’Keeffe, MD, FAAP
Última actualización
10/3/2013
Fuente
CyberSafe: Protecting and Empowering Kids in the Digital World of Texting, Gaming, and Social Media (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.