Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cómo puedo saber si mi hijo está constipado?

Los patrones del intestino varían en los niños al igual que en los adultos. Debido a esto, algunas veces es difícil diferenciar si su hijo está constipado en realidad. Un hijo puede pasar dos o tres días sin una evacuación y no estar estreñido, mientras que otro puede tener evacuaciones relativamente frecuentes, pero tener dificultad para expulsar la materia fecal. O bien, es posible que el estreñimiento de un niño pase desapercibida si él hace una pequeña deposición cada día, mientras que se desarrolla una acumulación de materia fecal en el colon. En general, es mejor observar las siguientes señales si sospecha de estreñimiento.

  • En un recién nacido, la materia fecal firme más de una vez al día, aunque esto puede ser normal en algunos bebés que se alimentan exclusivamente con leche materna
  • En un niño mayor, la materia fecal que es dura y compacta, con tres o cuatro días entre evacuaciones.
  • A cualquier edad, la materia fecal que es grande, dura y seca se asocia con evacuaciones dolorosas.
  • Episodios de dolor abdominal que se alivia después de haber tenido una evacuación grande
  • Sangre en o fuera de la materia fecal.
  • Ensuciamiento entre evacuaciones

Causas

El estreñimiento ocurre generalmente cuando los músculos al final del intestino grueso se tensan, evitando que la materia fecal pase normalmente. Mientras más tiempo permanece la materia fecal allí, más firme y seca se vuelve, haciendo que sea más difícil que pase sin molestias. Entonces, debido a que la evacuación es dolorosa, es posible que su hijo intente retenerla conscientemente, haciendo que el problema empeore aún más.

La tendencia hacia el estreñimiento parece ser hereditaria. Puede empezar en la infancia y permanecer como un patrón durante toda la vida, convirtiéndose cada vez peor si el niño no establece hábitos intestinales regulares o si retiene la materia fecal. La retención de la materia fecal ocurre más comúnmente entre las edades de dos y cinco años, en un momento en que el niño está aceptando su independencia, control y adiestramiento para ir al baño. Es posible que los niños mayores se resistan a tener evacuaciones lejos de casa debido a que no desean utilizar un baño desconocido. Esto también puede ocasionar estreñimiento o empeorarlo.

Si su hijo retiene la materia fecal, él puede producir materia fecal tan grande que su recto se ensancha. Entonces es posible que ya no sienta la urgencia de defecar hasta que la materia fecal sea demasiado grande para pasar sin la ayuda de un enema, un laxante u otro tratamiento. En algunos de estos casos, ocurre ensuciamiento cuando los desechos líquidos se salen alrededor de la materia fecal sólida. Esto se ve como diarrea o ensuciamiento en el pañal o la ropa interior del niño. En estos casos severos, el recto se debe vaciar bajo supervisión de un médico y el niño debe recibir adiestramiento de nuevo para establecer patrones intestinales normales. Es posible que sea necesario consultar con un gastroenterólogo pediatra.

Tratamiento

Los episodios leves u ocasionales de estreñimiento pueden mejorar con las siguientes sugerencias.

El estreñimiento debido a la leche materna es inusual, pero si su bebé que se alimenta con leche materna está estreñido, es probable que sea debido a una razón diferente a la dieta. Consulte con su médico antes de sustituir la leche de fórmula con leche materna. (Tenga en cuenta que la American Academy of Pediatrics recomienda la lactancia materna y evitar la leche de vaca durante los primeros doce meses de vida).

Para los bebés, consulte a su pediatra sobre darle pequeñas cantidades de agua o jugo de ciruela. Además, las frutas (especialmente las ciruelas y las peras) con frecuencia pueden ayudar a un bebé estreñido.

Para un bebé o un niño mayor que come alimentos sólidos y tiene problemas de estreñimiento, es posible que necesite añadir alimentos con alto contenido de fibra a su dieta diaria.

Estos incluyen ciruelas pasa, albaricoques, ciruelas, pasas, vegetales con alto contenido de fibra (arvejas, frijoles, bróculi) y cereales integrales y productos de pan. Al mismo tiempo, disminuya el consumo de alimentos como arroz, bananos y cereales o panes que no tienen un alto contenido de fibra. Aumentar el consumo diario de agua también puede ayudar.

En casos más severos, su pediatra, solo o al consultar con un gastroenterólogo pediatra, pueden recetar un laxante suave o un enema. Siga dichas recetas de manera exacta. A pesar de que algunos laxantes más nuevos son de venta libre y son más fáciles de usar que antes, nunca administre a su hijo un laxante u otros tipos de medicamentos para suavizar o aflojar la materia fecal sin consultar primero con su médico.

Prevención

Debido a que los patrones intestinales de cada niño son diferentes, debe familiarizarse con los patrones intestinales normales de su hijo. Anote el tamaño y consistencia usuales de su materia fecal. Esto le ayudará a usted y a su pediatra a determinar cuando ocurre el estreñimiento y qué tan severo es el problema. Si su hijo no tiene evacuaciones normales cada ciertos días o si se siente incómodo cuando expulsa la materia fecal, es posible que necesite ayuda para desarrollar sus propios hábitos intestinales.

Usted puede. . .

  • Motivar a su hijo a tomar mucha agua y comer más alimentos con alto contenido de fibra.
  • Ayude a su hijo a crear una rutina regular para ir al baño.
  • Motive a su hijo a tener actividad física. El ejercicio junto con una dieta balanceada proporciona la base para una vida saludable y activa.

Si está preocupado por las evacuaciones de su hijo, hable con su pediatra. Un simple cambio en la dieta y el ejercicio podría ser la respuesta. Si no es así, su pediatra puede sugerir un plan que funcione mejor para su hijo.

 

Última actualización
4/16/2014
Fuente
Constipation and Your Child (Copyright © 2005 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.