Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

​Los trastornos del espectro alcohólico fetal (FASD, por sus siglas en inglés) es un término que abarca una gama de efectos que pueden manifestarse en los individuos cuyas madres consumieron alcohol durante el embarazo. Estos efectos con implicaciones a largo plazo pueden incluir problemas físicos, mentales, de conducta o problemas de aprendizaje.

El número exacto de niños con trastornos del espectro alcohólico fetal es difícil de determinar. Los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que entre 800 y 8.000 bebés en los EE.UU. nacen cada año con el síndrome alcohólico fetal.

Afecciones del espectro alcohólico fetal

El trastorno del espectro alcohólico fetal abarca un número de afecciones:

Síndrome alcohólico fetal

El síndrome alcohólico fetal (FAS, por sus siglas en inglés) es el más severo del espectro. Describe a las personas más afectadas por los efectos del alcohol, con síntomas tan marcados que el diagnostico se basa en medidas especiales y problemas detectados en cada una de las 3 siguientes áreas:

  • Tres áreas específicas de anormalidades faciales: surco nasolabial liso (el área entre la nariz y el labio superior), un labio superior delgado, fisuras palpebrales pequeñas (la apertura horizontal del ojo)
  • Déficit de crecimiento (más bajo que el promedio de altura, peso, o ambos)
  • Anormalidades del sistema nervioso central (estructural, neurológico, funcional, o una combinación de estos)

Síndrome alcohólico fetal parcial

Cuando una persona no reúne las condiciones para un diagnóstico completo del síndrome alcohólico fetal pero tiene antecedentes de exposición al alcohol y algunas anormalidades faciales así como problemas de crecimiento o del sistema nervioso central, a esta persona se le diagnostica con el espectro del síndrome alcohólico fetal parcial (pFAS, por sus siglas en inglés).

Trastorno del desarrollo neurológico relacionado con el alcohol

Las personas con el trastorno del desarrollo neurológico relacionado con el alcohol (ARDN, por sus siglas en inglés) no tienen anormalidades faciales ni problemas de crecimiento, pero tienen problemas relacionados con la formación y funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Estas personas pueden sufrir de:

En particular, un comité federal convocado para evaluar la ciencia observó que estos niños son más propensos a tener problemas relacionados con el desarrollo neurocognitivo, el funcionamiento adaptivo, y la regulación de  conducta.

Defectos de nacimiento relacionados con el alcohol

Las personas con defectos de nacimiento relacionados con el alcohol (ARBD, por sus siglas en inglés) tienen problemas relacionados con la formación y funcionamiento de sus órganos, incluyendo:

  • Corazón
  • Riñón
  • Huesos (posiblemente la espina dorsal o columna)
  • Audición
  • Visión

Estos individuos también podrían sufrir uno de los trastornos del espectro alcohólico fetal.

Causa

Los trastornos del espectro alcohólico fetal solo se presentan cuando una mujer embarazada consume bebidas alcohólicas. El alcohol pasa a la placenta y a la sangre del bebé, lo cual puede causar daños al cerebro y a otros órganos y puede conllevar el síndrome alcohólico fetal.  Los trastornos del espectro alcohólico fetal (FASD) se puede prevenir en un 100% si la mujer no consume bebidas alcohólicas durante el embarazo.

Diagnóstico

Es difícil diagnosticar los trastornos del espectro alcohólico fetal porque no existe una simple prueba que pueda cubrir la gama de todos sus síntomas.  Ciertas manifestaciones físicas, problemas de desarrollo, problemas del comportamiento o bajo rendimiento escolar pueden indicarle a los padres o al proveedor del hogar médico pediátrico o a otro especialista del desarrollo pediátrico de la posibilidad de un diagnóstico del trastorno del espectro alcohólico fetal. Un antecedente conocido de consumo de alcohol durante el embarazo ayuda al diagnóstico, pero no es requerido para el diagnosticar el trastorno del espectro alcohólico.

Los niños con el trastorno del espectro alcohólico fetal pueden tener anomalías cerebrales que pueden conllevar a problemas en el desempeño de las actividades del diario vivir a pesar de tener un coeficiente intelectual normal que lo indique una evaluación exhaustiva.  Todos los niños que forman parte del proceso de familias sustitutas, adopción, especialmente adopciones internacionales, deben siempre ser evaluados para determinar la posibilidad de tener un trastorno del espectro alcohólico fetal.

Tratamiento

No existe un solo tratamiento que sea eficaz para todos los niños ya que los trastornos del espectro alcohólico fetal varían de un niño a otro. Los trastornos del espectro alcohólico fetal necesitan de un hogar médico para proveer, coordinar y facilitar todos los servicios médicos, sociales, educativos y conductuales que sean necesarios. Varios de estos tratamientos incluyen:

  • Servicios de desarrollo
  • Intervenciones educativas
  • Modificación de la conducta
  • Entrenamiento para los padres
  • Entrenamiento de destrezas sociales
  • Medicamentos
  • Otras terapias médicas
  • Estrategias de transición
  • Defensa o Abogacía en la escuela y el sitio de trabajo
  • Referencia de servicios de apoyo en la comunidad

Los planes de tratamiento deben ser flexibles y adaptarse a las necesidades del niño y de su familia, además deben incluir una supervisión estrecha lo mismo que seguimiento.

Perspectivas para los niños con trastornos del espectro alcohólico fetal

Los trastornos del espectro alcohólico fetal son de por vida. No hay cura para estos, pero es muy importante identificar a los niños que lo sufren para que puedan alcanzar su máximo potencial.  La investigación revela que su temprana identificación y participación en tratamiento mejora significativamente el desarrollo y la vida en general de los niños afectados.

Información adicional:

          (Sitios web en inglés)


 

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
Fetal Alcohol Syndrome Toolkit (Copyright © American Academy of Pediatrics 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.