Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Una cantidad tan alta como uno de cada trece adolescentes experimentan síntomas de depresión en algún momento. Sin embargo, la condición puede ser engañosamente difícil de reconocer para los padres y no solo porque los adolescentes con frecuencia se apegan a la política de no preguntes, no digas nada, cuando se trata de expresar sus emociones. Aunque algunos niños se deprimen por razones que son evidentes para usted, como una separación romántica, una muerte en la familia o una falla o decepción académica, otros pueden hundirse en una profunda depresión sin razón aparente, igual que los adultos.

Una característica aún más confusa de la depresión de los adolescentes: A diferencia de los adultos, pueden no comportarse como si estuvieran tristes. Algunos niños se ven muy nerviosos y frecuentemente se meten en problemas. El mal comportamiento con frecuencia provoca diagnósticos equivocados de trastorno de hiperactividad y déficit de atención, trastornos del aprendizaje o trastornos de la conducta.

La depresión se califica como mayor o menor. El diagnóstico definitivo de depresión mayor se basa en que el paciente presente mucha desesperación y por lo menos cuatro de seis otros síntomas clásicos durante  dos semanas o más. La depresión menor o distimia se pronuncia dis-timia), por otro lado, puede durar algún tiempo sin producir síntomas aparentes o interferir demasiado con el comportamiento diario de la persona. Un niño se puede acostumbrar tanto a este ronroneo de depresión en su entorno que llega a aceptar su carácter triste como normal. De acuerdo con varios estudios, muchos niños atascados en una depresión leve con frecuencia experimentan un episodio de depresión mayor que usualmente dura de siete a nueve meses.

Depresión y género: Si los niños son guerreros, las niñas son aprensivas

Los índices de depresión entre niños y niñas son relativamente iguales hasta la edad de once años o algo así. Sin embargo, durante la adolescencia, las niñas son el doble de propensas que los niños a experimentar ataques de depresión. ¿Por qué? Probablemente por la misma razón que la depresión es dos veces más común entre las mujeres adultas que entre los hombres adultos: Están condicionadas a meditar más sobre sí mismas y sus vidas. En una encuesta realizada a 615 adolescentes californianos, los niños aventajaron a las niñas solo en un elemento: sobresalieron en los deportes y otras actividades. Las niñas se sienten más ansiosas por virtualmente cualquier cosa que se enumeró en el cuestionario: apariencia, popularidad, problemas personales, seguridad, amistades, romance, problemas familiares y si son o no una buena persona.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.