Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

​¿Cuáles son las señales de advertencia de la depresión o el suicidio?

Los siguientes pueden ser señales de un problema de salud mental, tal como un trastorno del estado de ánimo, o pueden estar relacionados directamente con pensamientos o comportamientos suicidas.

Cambios en las actividades tales como:

  • Una caída en las notas o en el desempeño escolar;
  • Descuido del aspecto personal;
  • Descuido de las responsabilidades;

Cambios en las emociones tales como:

  • Parecer o hablar sobre sentirse tristes, desesperanzados, aburridos o abrumados;
  • Tener arrebatos, enojos severos o irritabilidad;
  • Parecer o hablar sobre sentirse más ansiosos o preocupados

Cambios en el comportamiento tales como

  • Meterse en problemas, mostrarse rebeldes, agresivos o impulsivos;
  • Escaparse o amenazar con escaparse;
  • Apartarse de los amigos o la familia, o cambiar de amigos;
  • Comer o dormir menos o más;
  • Perder interés en las actividades;
  • Consumir drogas o alcohol;
  • Auto agredirse como cortarse o hacer una dieta severa;
  • Hablar o escribir sobre el suicidio o la muerte;
  • Cualquier comportamiento suicida, aunque podría no haber sido letal, como por ejemplo, tomar una pequeña cantidad de pastillas

Mitos y realidades

  • Mito: Es evidente que los adolescentes que se suicidan están deprimidos. 
  • Realidad: No siempre es obvio. A veces, los padres son "los últimos en enterarse" que sus hijos adolescentes están tan deprimidos y desesperados. Con frecuencia, los adolescentes son buenos en ocultar sus problemas. Aunque a veces los adultos que están deprimidos parecen profundamente tristes y desesperanzados durante bastante tiempo, los adolescentes deprimidos pueden parecer "infelices" parte del tiempo mientras entran y salen de la depresión. Algunos adolescentes ni siquiera parecen extremadamente deprimidos, pero nunca están "infelices"; estos adolescentes también tienen un mayor riesgo de suicidarse.
  • Mito: Las personas que hablan sobre suicidarse, no lo hacen.  
  • Realidad: Los adolescentes que hablan sobre suicidarse o querer "huir", "escaparse", "desaparecer", "ponerle fin" o "morir" tienen muchas más probabilidades de suicidarse que aquellos que no lo hacen. Las conversaciones sobre el suicidio o la muerte se deben atender de inmediato. Preguntar sobre pensamientos suicidas no causará un suicidio.
  • Mito: Los intentos de suicidio de baja mortalidad pueden desestimarse como "un grito de ayuda" o "si realmente quisiera suicidarse, habría hecho algo más letal". 
  • Realidad: Un intento de baja letalidad, como tomar una pequeña cantidad de pastillas o arañarse la muñeca, puede ser seguido por un comportamiento más letal más adelante. Además, el intento de baja letalidad puede indicar profundos problemas emocionales que de otro modo no serían obvios. Los intentos de suicidio, aún aquellos que no podrían haber causado la muerte, se deben tomar muy en serio mediante la protección y la intervención sin demoras.
  • Mito: "Él sólo lo hace para llamar la atención".
  • Realidad: Esto es cierto a veces, pero el comportamiento aún puede ser letal. Es probable que un adolescente que no intente morir aún tome demasiadas pastillas o no calcule bien cuando alguien lo vaya a rescatar.

Lo que usted puede hacer

  • Obtenga ayuda de inmediato. Lleve a su hijo adolescente al departamento de emergencias de un hospital si usted está preocupado porque pueda lastimarse a sí mismo o a los demás.
  • Escuche a su hijo adolescente. Esto es más difícil de lo que suena. No trate de ofrecer sugerencias sobre cómo "arreglar" sus problemas. Pregunte a su hijo adolescente qué le molesta y si se ha sentido triste o deprimido. Pregúntele si alguna vez ha pensado en suicidarse o no querer vivir más. Utilice palabras que no sean "suicidio" o "suicidarse", tales como "lastimarse" "terminar con todo" "escaparse" "huir para siempre" o "irse a dormir y no despertarse nunca más".
  • Exprese comprensión y apoyo. Aunque con frecuencia es más fácil señalar las faltas que halagar, evite ser demasiado crítico. Trate de ser comprensivo si su hijo adolescente está "en problemas" o tiene sentimientos negativos sobre sí mismo. Permítale saber que sin importar cómo se sienta en ese momento, usted tiene una visión global positiva de quién es él y de su futuro.
  • Hable con el médico de su hijo adolescente sobre tratamientos, incluida una evaluación por un psiquiatra especialista en niños y adolescentes u otro profesional de salud mental.
  • Saque las armas de fuego de su casa. Los estudios demuestran que aunque las armas de fuego de su casa estén bajo llave, es más probable que se suiciden aquellos adolescentes en cuyas casas haya armas de fuego que donde no las hay. Una casa es más segura sin armas de fuego. Si usted debe tener un arma, asegúrese de que el arma guardada esté descargada y bajo llave en una caja de seguridad o con el seguro puesto, y las balas también bajo llave en otro lugar.

Recuerde:

El apoyo familiar y el tratamiento profesional pueden ayudar a los adolescentes que estén en riesgo de suicidarse, a lidiar con sus dificultades y sentirse mejor. Los tratamientos actuales para los trastornos del estado de ánimo y otros problemas de salud mental, tales como el asesoramiento personal y familiar, los medicamentos y otras terapias, junto con un seguimiento a largo plazo, pueden ser muy útiles.

 

Última actualización
5/29/2014
Fuente
Teen Suicide, Mood Disorder, and Depression (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, Updated 7/2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.