Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Si la parte blanca del ojo de su hijo y el interior de su párpado inferior enrojecen, probablemente tiene una condición conocida como conjuntivitis. También conocida como conjuntivitis aguda, esta inflamación, que puede causar dolor y picazón, usualmente es señal de una infección, pero puede ser debido a otras causas como irritación, una reacción alérgica o (rara vez) una condición más seria. Con frecuencia es acompañada de lagrimeo y secreción, que es la manera en que el cuerpo intenta sanar o remediar la situación.

Si su niño tiene los ojos rojos, debe llevarlo al pediatra tan pronto como sea posible. Las infecciones en los ojos usualmente duran siete a diez días. El médico hará el diagnóstico y prescribirá el medicamento necesario si es lo indicado. Nunca aplique medicamento ya usado o el medicamento de alguien más en los ojos de su hijo. Puede causar daños severos.

En un recién nacido, las infecciones severas en los ojos pueden ser resultado de la exposición a bacterias durante el paso por el canal de parto, que es la razón por la que se trata a los recién nacidos con ungüento antibiótico o gotas para los ojos en la sala de partos. Dichas infecciones se deben tratar oportunamente para evitar complicaciones serias. Las infecciones en los ojos que ocurren después del período de recién nacido pueden ser antiestéticas, debido al enrojecimiento del ojo y la secreción amarilla que usualmente lo acompaña y pueden hacer que su niño se sienta incómodo, pero rara vez son serias. Varios virus o bacterias distintas pueden ocasionarlas. Si su pediatra considera que el problema es ocasionado por bacterias, el tratamiento usual es gotas de antibiótico para los ojos. La conjuntivitis ocasionada por virus no se debe tratar con antibióticos.

Las infecciones en los ojos son muy contagiosas. Excepto al administrar gotas o ungüento, debe evitar el contacto directo con los ojos de su niño o las secreciones hasta que haya usado el medicamento varios días y haya evidencia de disminución del enrojecimiento. Lávese las manos cuidadosamente antes y después de tocar el área alrededor del ojo infectado. Si su niño asiste a una guardería o programa de jardín infantil, no debe llevarlo hasta que la conjuntivitis ya no sea contagiosa. Su pediatra le indicará cuando es seguro enviarlo de nuevo a la guardería o jardín infantil.

 

Última actualización
9/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.