Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Los adolescentes con frecuencia experimentan dolor de pecho. Sin embargo, raras veces, el síntoma está relacionado con el corazón. De cualquier manera, cuando su hijo se queje de dolor de pecho, debe informárselo al pediatra, quien diagnosticará el problema por medio del proceso de eliminación.

“Usualmente, solo el hecho de hacerle algunas preguntas al paciente, no indica cuál es la fuente del dolor”, dice el Dr. Reginald L. Washington, un cardiólogo pediatra de Denver. Entre los indicadores clave que busca están el dolor de pecho luego de un esfuerzo físico y el dolor de pecho acompañado de mareo. “Esas situaciones justificarían que se realizara una evaluación adicional”, indica, “pero la mayoría del tiempo la causa resulta ser ansiedad, demasiada cafeína, asma, un estiramiento muscular o costocondritis”. Esta última afección, una inflamación de la pared del tórax, se trata con descanso, medicamentos antiinflamatarios de venta libre y calor.

Alta presión arterial (hipertensión) y  nivel alto de colesterol en la sangre (hipercolesterolemia)

Los mádicos alguna vez creyeron que virtualmente todos los niveles de presión arterial alta en los jóvenes era una complicación de otra afección mádica, como enfermedad renal. Ahora sabemos que incluso los niños pequeños pueden presentar hipertensión primaria, tambián conocida como hipertensión esencial. A veces tambián se ven niveles anormalmente elevados de sustancias parecidas a la grasa colesterol en la circulación en los adolescentes. Cualquiera de esos problemas puede preparar el camino para un futuro ataque al corazón, derrame cerebral, falla renal o ceguera, entre otras afecciones.

Los síntomas que sugieren hipertensión primaria o hipercolesterolemia incluyen:

  • Mareo o dolor de cabeza por presión arterial alta
  • Un nivel de colesterol elevado no causa síntomas en los adolescentes

Cómo se diagnostica la hipertensión y la hipercolesterolemia

Las medidas de diagnóstico incluyen un examen físico y un historial mádico exhaustivo, además de uno o más de los siguientes procedimientos: (1) varias lecturas de la presión sanguínea (2) prueba de colesterol en sangre.

En los adolescentes, una medición anormalmente elevada de la presión arterial requiere una segunda lectura, luego varias lecturas adicionales a lo largo de otras visitas al consultorio antes de que se haga un diagnóstico definitivo. El primer número representa la presión sistólica: la presión máxima dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón se contrae. El segundo número expresa la presión sanguínea diastólica a la cual se llega cuando el corazón se relaja entre latidos. Si la presión sanguínea continúa elevada, se ordenarían más pruebas de laboratorio , junto con un electrocardiograma.

Memorando a mamá y papá: el estrás puede contribuir a la hipertensión. Como padres de un adolescente, ¿le han tomado la presión arterial recientemente?

Cómo se trata la hipertensión y la hipercolesterolemia

Dieta mejorada y ejercicio: Tanto la hipertensión como la hipercolesterolemia son poco comunes entre los adolescentes. Con frecuencia, analizar el árbol genealógico revela una cadena genática entrelazada en las ramas. Aproximadamente la mitad de los jóvenes diagnosticados con hipertensión y dos terceras partes de los que tienen colesterol alto, tienen una predisposición hereditaria a este trastorno. “El resto de casos se deben a una mala dieta y falta de actividad física”, dice el Dr. Washington. “En general, estos son los más fáciles de tratar. Si aprenden a comer saludablemente y participan en ejercicio aeróbico, casi todos pueden bajar su nivel de presión arterial y colesterol a un rango normal”. Incluso si el nivel de colesterol y la presión arterial de su adolescente son normales, les recomendamos seguir este plan de alimentación equilibrado. Hacer el hábito de elegir alimentos que sean bajos en grasas saturadas, colesterol y sal puede ayudar a prevenir la enfermedad cardiovascular posteriormente en la vida.

Terapia con medicamentos: Los adolescentes que entran en las categorías de alto riesgo de hipertensión o hipercolesterolemia pueden requerir medicamentos además de modificar su dieta y estilo de vida. Los agentes que se usan comúnmente para bajar la concentración de colesterol en la sangre incluyen colestiramina, clofibrato y estatinas.

Para bajar la presión arterial, un pediatra podría recetar un diurático en combinación con un agente de una de cuatro familias: beta bloqueadores, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o inhibidores ACE; bloqueadores del canal de calcio; y bloqueadores alfa-beta. Los diuráticos, tambián conocidos como “píldoras de agua”, actúan en los riñones para eliminar el exceso de agua y sodio (sal) del cuerpo. Los demás medicamentos reducen la presión arterial por medio de varios mecanismos.

Cómo ayudar a los adolescentes a ayudarse a sí mismos

Se debe animar a los jóvenes con o sin hipertensión o hipercolesterolemia a:

  • Mantener un peso saludable.
  • Participar en ejercicio aeróbico durante al menos treinta minutos al día.
  • Abstenerse de usar tabaco o alcohol.
  • Aprender tácnicas para eliminar el estrás, ya sea por medio de ejercicio, respiración profunda o meditación.
  • Consulte al pediatra si se está considerando tomar píldoras anticonceptivas. A pesar de que ninguna de las afecciones es común en adolescentes saludables, los anticonceptivos orales pueden empeorar tanto la presión arterial alta como un nivel alto de colesterol.
  •  

Prolapso de la válvula mitral (PVM)

Cuatro válvulas como lengüetas regulan el flujo de sangre a travás de las cuatro cámaras del corazón. La válvula mitral está localizada del lado izquierdo del corazón, el lado que recibe sangre recián oxigenada de los pulmones y luego la bombea hacia afuera al torrente sanguíneo. Bajo circunstancias normales, la válvula se abre para permitir que la sangre pase de la cámara superior izquierda (la aurícula izquierda) hacia la cámara inferior izquierda (el ventrículo izquierdo). Aproximadamente uno de cada ocho adolescentes y jóvenes adultos sanos en todos los otros sentidos, tienen prolapso de la válvula mitral. Por razones que siguen sin estar claras, una o ambas aletas se expanden (prolapsan) hacia la cámara superior en vez de mantenerse cerradas. Esto puede producir un sonido de chasquido que se puede escuchar con el estetoscopio del pediatra. Ocasionalmente, la sangre puede filtrarse de vuelta hacia la aurícula, produciendo un soplo.  “Los sonidos por lo regular van y vienen”, dice el Dr. Washington. Algunos jóvenes con prolapso de la válvula mitral tienen tanto el chasquido como un soplo, mientras que otros no tienen ningún sonido anormal del corazón.

Los síntomas que sugieren prolapso de la válvula mitral incluyen:

  • Soplo anormal del corazón
  • Sensación de agitación en el pecho, como si el corazón estuviera de prisa u omitiera una pulsación
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Dolor fuerte y pasajero del tórax

Diecinueve de veinte personas con prolapso de la válvula mitral no muestran ningún síntoma; la afección se descubre durante un examen de rutina.

Cómo se diagnostica el prolapso de la válvula mitral

Examen físico e historial mádico exhaustivo, además de uno o más de los siguientes procedimientos:

  • Examen con estetoscopio
  • ecocardiograma
  • radiografía de tórax

Cómo se trata el prolapso de la válvula mitral

“La gran mayoría de personas con prolapso de la válvula mitral pueden seguir sus vidas sin tener que preocuparse sobre la afección o restringir las actividades deportivas”, explica el Dr. Washington. Sin embargo, bajos ciertas circunstancias, una válvula mitral que se filtra se puede infectar. Para reducir el riesgo de endocarditis, a pesar de ser poco común, la recomendación actual es que se tomen antibióticos justo antes de las citas con el dentista y procedimientos quirúrgicos.

Cómo ayudar a los adolescentes a ayudarse a sí mismos

Reducir el consumo de cafeína puede ayudar a aliviar las palpitaciones del corazón. Recuerde que la cafeína está presente no solo en el cafá sino en las gaseosas, el chocolate y el tá.

Soplo del corazón: Lenguaje del corazón

“Un soplo del corazón”, explica el Dr. Washington, “es simplemente el sonido del corazón vibrando ligeramente o cuando las válvulas se abren y cierran a medida que fluye la sangre a travás de ellas. Probablemente existen cincuenta tipos diferentes, cada uno con su propio sonido distintivo. La mayoría de ellos”, resalta, “son perfectamente normales”. Tanto como cuatro de cada cinco jóvenes tienen estos soplos “inocentes” de vez en cuando. A menos que el soplo ocurra durante una consulta con el mádico, por lo general no se detecta. Un soplo anormal, que el pediatra puede identificar con un estetoscopio, indica una afección cardíaca que puede requerir pruebas de diagnóstico adicionales, posiblemente por un cardiólogo pediatra. Las posibles causas incluyen infecciones del corazón (endocarditis, miocarditis), válvulas que fallan y defectos del corazón que han estado allí desde el nacimiento. Los soplos normales del corazón no requieren que se limiten las actividades. Con los soplos anormales, dice el Dr. Washington, “la causa de fondo determinará si es necesario poner restricciones”.

 

Última actualización
5/29/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.