Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cuál es la mejor forma de tratar una cortada?

Una cortada, o laceración, es una herida que atraviesa la piel y los tejidos que están debajo. Debido que la lesión es más profunda que un raspón, hay más probabilidad de que haya problemas, como sangrado, y existe la posibilidad de daño a los nervios y tendones.

Las siguientes guías simples le ayudarán a evitar un sangrado grave y otros problemas como una cicatriz cuando su hijo se corta.

  1. Aplique presión. Casi todos los sangrados se pueden detener al aplicar presión directa con una gasa o paño limpio sobre el lugar durante cinco o diez minutos. El error más común es interrumpir la presión demasiado pronto para echarle un vistazo a la herida. Hacer esto puede provocar más sangrado o que se forme un coágulo que pueda hacer que sea más difícil controlar el problema con presión adicional. Si comienza el sangrado nuevamente después de cinco minutos de presión continua, vuelva a aplicar presión y llame al médico para solicitar ayuda. No utilice un torniquete ni amarre en el brazo ni en la pierna a menos que esté capacitado para usarlo, ya que esto puede causar un daño grave si se deja por mucho tiempo.
  2. Mantenga la calma. Ver sangre asusta a la mayoría de personas, pero este es un momento importante para mantenerse bajo control. Tomará mejores decisiones si está tranquilo, y así es menos probable que su hijo se altere con la situación. Recuerde, al utilizar presión directa podrá controlar el sangrado incluso de las laceraciones más graves hasta que pueda llegar la ayuda. Las cortadas relativamente pequeñas en la cabeza y en el rostro sangran más que las cortadas en otras partes del cuerpo debido al gran número de pequeños vasos sanguíneos en la superficie.
  3. Busque consejos médicos en el caso de cortadas graves. No importa qué tanto (o qué tan poco) sangrado ocurra, llame a su médico si la laceración es profunda (a través de la piel) o si tiene más de 1/2 pulgadas (1.27 cm) de largo. Las cortadas profundas pueden dañar severamente los músculos, nervios y tendones que están debajo, incluso si en la superficie la herida no parece ser grave. Las laceraciones largas y las que son en el rostro, pecho y espalda tienen más probabilidad de dejar cicatrices desfigurantes. En estas situaciones, si la herida está debidamente suturada (con puntos), la cicatriz probablemente será mucho menos aparente. Si tiene duda de si es necesario suturar, llame a su médico para pedir consejo. Para reducir las cicatrices antiestéticas, las suturas deben colocarse en un período de ocho horas después de que ocurra la lesión.
    Debería poder tratar las cortadas pequeñas y menores usted mismo, siempre y cuando los bordes se unan por sí solos, o con la ayuda de una venda estilo "mariposa", y si no hay entumecimiento más allá del área de la herida ni reducción en la sensación o movimiento. (Una venda estilo mariposa es una tira de adhesivo con extremos anchos. Se utiliza para mantener juntos los bordes de la cortada durante el proceso de recuperación). Sin embargo, pídale a su médico que examine a su hijo si existe la posibilidad de que un objeto extraño, como polvo o vidrio, haya quedado atrapado en la cortada. Cualquier lesión que no pueda manejar usted solo debe verla el pediatra o una persona de servicios médicos de emergencia tan pronto como sea posible para maximizar la recuperación. Es posible que su hijo no quiera permitirle que examine la laceración a fondo debido al dolor. Sin embargo, el pediatra puede utilizar un anestésico local, si es necesario, para garantizar un examen exhaustivo.
  4. Limpie y vende la herida. Si se siente cómodo manejando el problema, lave la herida con agua e inspecciónela con cuidado para asegurarse de que esté limpia. Aplique un ungüento antibiótico, luego cúbrala con un vendaje estéril. Es fácil subestimar la extensión o gravedad de la laceración, así que incluso si decide tratarla usted mismo, no dude en llamar a su pediatra para pedirle consejo.
    Si hay algún enrojecimiento, inflamación o pus alrededor de la herida, o si vuelve a haber un sangrado, consulte a su médico tan pronto como sea posible. Los antisépticos como el yodo y el alcohol no son necesarios y pueden aumentar la molestia para su hijo, así que no los use sobre cortadas. Si las vacunas de su hijo están al día, no es necesario administrarle inyecciones de tétano después de la mayoría de laceraciones y raspones. Sin embargo, si a su hijo no se le ha administrado el refuerzo del tétano en un plazo de cinco años, es posible que su pediatra le recomiende uno.

Prevención

Es casi imposible que un niño curioso y activo evite algunos raspones y cortadas menores, pero existen algunas cosas que puede hacer para disminuir la cantidad y para minimizar la gravedad. Mantenga los objetos potencialmente peligrosos como cuchillos filosos, objetos de vidrio que se quiebren fácilmente y las armas de fuego fuera de su alcance. Cuando tenga edad suficiente para usar cuchillos y tijeras por sí mismo, enséñele cómo manipularlos correctamente e insista en que se deben usar de forma segura. En intervalos regulares, haga una revisión de seguridad de su casa, garaje y patio. Si encuentra objetos que son potencialmente peligrosos porque su hijo es mayor y puede encontrarlos, guárdelos de un modo seguro fuera de su alcance.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
AskthePed: Birth to 5
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.