Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Varios virus son responsables de gastroenteritis viral, una infección intestinal que ocasiona vómitos, diarrea y síntomas relacionados en los niños. Estos virus, los cuales lesionan las células que recubren el intestino delgado, tienden a ser muy contagiosos. Las epidemias pueden ocurrir en los centros de cuidado infantil o después de la ingestión de alimentos contaminados como mariscos, ensaladas o hielo. Con frecuencia, los alimentos están contaminados a causa de personas infectadas que manipulan los alimentos.

Los Rotavirus son la causa más común de diarrea severa en los niños menores de 2 años. De hecho, prácticamente todos los niños están infectados con este virus antes de los 3 años de edad. Las infecciones ocurren más comúnmente de noviembre a marzo. La infección por rotavirus alguna vez fue conocida como la “enfermedad de vómitos de invierno”.

Signos y síntomas

En la mayoría de casos, las enfermedades GI virales no son graves, pero los niños se sentirán muy enfermos. Los jóvenes que tienen una infección por rotavirus tienen:

  • diarrea acuosa
  • vómitos
  • fiebre
  • dolor abdominal

Estos síntomas empieza de 1 a 2 días después de exponerse al virus y usualmente duran de 3 a 8 días. En los casos severos, los niños pueden sufrir de deshidratación.

La diarrea prolongada o severa, especialmente acompañada de vómitos puede ocasionar deshidratación. Los signos de deshidratación incluyen:

  • sed aumentada
  • menos orina
  • boca seca
  • menos lágrimas
  • pérdida de peso

A medida que la deshidratación se vuelve más severa, su hijo se volverá malhumorado e irritable, sus ojos parecerán estar hundidos y es posible que aumente su ritmo cardíaco y su velocidad para respirar. Si la deshidratación continúa, los riñones dejarán de funcionar y el corazón no tendrá suficiente líquido para bombear. La presión sanguínea disminuirá y su hijo entrará en estado de shock.

Lo que puede hacer

Estas enfermedades virales se resuelven por sí mismas con tiempo y sin ningún tratamiento específico. Haga que su hijo se sienta tan cómodo como sea posible y tome las medidas necesarias para prevenir la deshidratación. Motívelo a descansar, a tomar más líquidos y continuar comiendo su dieta regular.

Es importante que los líquidos contengan sal ya que estas se pierden en la diarrea. Los líquidos para rehidratar se venden libremente, pero también puede hacerlos en casa. Hable con su pediatra para asegurarse que tiene la cantidad correcta de sal y agua.

En los casos severos, es posible que se requieran líquidos intravenosos. Si su hijo está vomitando, continúe dándole líquidos pero en pequeñas cantidades y aliméntelo con más frecuencia. Tenga cuidado con el jugo de manzana ya que demasiado jugo de manzana es una causa común de la diarrea, incluso en niños saludables.

Debido a que estas son enfermedades virales, el uso de medicamentos antibacterianos no es adecuado y de hecho, podría empeorar la diarrea. Los niños mayores se pueden beneficiar de las medicinas antidiarréicas, pero solo bajo la supervisión de su pediatra.

 

Última actualización
5/23/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.