Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

En los Estados Unidos, se producen alrededor de 4,000 casos nuevos de tos convulsa (tos ferina) cada año. Esta cifra es bastante menor que los 183,000 casos informados a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) en 1940, antes de que la vacuna contra la tos ferina estuviera ampliamente disponible. La tos convulsa es causada por la bacteria Bordetella pertussis. Esta bacteria afecta el recubrimiento de las vías respiratorias, lo que causa hinchazón y estrechamiento de los conductos respiratorios. Se sospecha que la tos convulsa es más común de lo que pensamos, especialmente en los adolescentes. Por eso, la vacunación sigue siendo importante.

Signos y síntomas

Una tos intensa, violenta y rápida es el síntoma más común de la tos convulsa. Las secreciones respiratorias que se expelen durante estos episodios de tos pueden transmitir la enfermedad a otras personas. Cuando un niño desarrolla tos convulsa, tiene ataques de tos que le provocan falta de aliento. Después de un acceso de tos, respira profundamente. Este patrón de respiración a menudo hace un sonido como un silbido cuando el niño inspira, solo para ser seguido por el siguiente acceso de tos.

Antes de que un niño desarrolle la tos característica de la tos ferina, su enfermedad comenzará con síntomas que pueden confundirse con los del resfriado común (p. ej., goteo nasal, congestión nasal, estornudos, fiebre baja). A medida que la tos y el silbido se desarrollan y empeoran, es posible que los labios y las puntas de los dedos de la mano se vuelvan de color oscuro o azulado por la falta de oxígeno durante los accesos de tos. Otros síntomas pueden incluir

  • Babearse.
  • Lagrimeo.
  • Vómitos.
  • Agotamiento físico relacionado con la tos.

Estos niños también son más vulnerables a otras infecciones, incluida la neumonía, así como a tener complicaciones, como convulsiones. En los niños menores de 1 año, la tos convulsa provoca neumonía alrededor del 20% de las veces. En general, la enfermedad es más grave en los bebés durante los primeros 6 meses de vida, específicamente en los que nacieron en forma prematura (antes de término). En todas las edades, la tos dura meses. Esta enfermedad se ha denominado la tos de los 100 días.

Una vez que un niño se ha contagiado la bacteria de la tos ferina, los síntomas pueden aparecer de 7 a 10 días más tarde, aunque este período de incubación puede durar de 6 a 21 días.

Cuándo llamar a su pediatra

Comuníquese con su médico si a los síntomas similares al resfriado le siguen síntomas que podrían indicar la presencia de tos convulsa. Estos incluyen una tos que empeora, que se vuelve mucho más violenta y frecuente, y un oscurecimiento de los labios y las puntas de los dedos de la mano durante la tos. Es posible que su hijo vomite al final de un espasmo de tos. También es posible que esté extremadamente cansado por la tos intensa y que tenga dificultades para comer y beber.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.