Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Los niños pequeños necesitan una variedad de alimentos para obtener la energía que necesitan para crecer sanos. Continúe leyendo para obtener información de American Academy of Pediatrics (AAP) sobre maneras creativas de servir el desayuno y el almuerzo, consejos para niños selectivos para comer.

Si tiene alguna pregunta específica acerca de la nutrición de su hijo, hable con el doctor del niño o con un nutricionista registrado.

Un buen comienzo…. . . …el desayuno

El desayuno aporta energía a los niños para que puedan sobrellevar las exigencias de una mañana activa. Los niños que omiten el desayuno posiblemente no puedan concentrarse bien en la escuela o no tengan energía para jugar. También suelen comer alimentos poco saludables como bocadillos o merienda.

Los cereales con leche con bajo contenido de grasa son un alimento favorito, pero los cereales azucarados pueden tener mucho azúcar agregado. Verifique la etiqueta de información nutricional antes de comprarlos. Si bien los porcentajes de valores diarios en las etiquetas de alimentos se basan en niveles de calorías para personas adultas, igualmente pueden utilizarse para escoger cereales (y otros alimentos) más ricos en nutrientes. Elija cereales con menos de 10 gramos de azúcar y al menos 2 gramos de fibras por porción. Si su hijo prefiere un sabor dulce, realce el sabor de los cereales sin azúcar con duraznos o bananas en rodajas, fresas o arándanos.

Para los niños que no les gustan los alimentos tradicionales para el desayuno, como cereales o tostadas, pruebe una de las siguientes recetas:

  • Batido para el desayuno: combine leche, fruta y hielo en una licuadora. (Consulte "Leche: ¿entera o reducida en grasas?").
  • Banana congelada: moje una banana en yogur y luego pásela por cereal triturado. Congélela.
  • Sobras: sirva espaguetis integrales o pollo caliente o frío.
  • Bocadillo de mantequilla de maní: unte mantequilla de maní en galletas integrales, en una tortilla, en rodajas de manzana o de jícama. (Consulte "Verificación de seguridad").

Leche: ¿entera o reducida en grasas?

A continuación se presentan pautas sobre qué tipo de leche debe darle a su hijo.

 

Edad  Tipo de leche
Menor de 12 meses La leche materna es lo mejor; la leche maternizada fortificada con hierro debe usarse si no se dispone de leche materna.

12 a 24 meses

 

Leche entera. Es posible que el médico de su hijo recomiende leche reducida en grasas (2%) o con bajo contenido de grasa (1%) si su hijo es obeso o si tiene sobrepeso, o si hay antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedad cardíaca. Consulte con el médico de su hijo o con un nutricionista registrado antes de cambiar de leche entera a leche reducida en grasas. Nota: el amamantamiento puede continuar después de los 12 meses de vida siempre que lo deseen la mamá y el bebé.
Mayor de 24 meses Leche con bajo contenido de grasa (1%) o sin grasa (descremada).

 

Vale ayudar a preparar el almuerzo

Es probable que los niños que ayudan a preparar sus almuerzos los coman.

A continuación se presentan ideas para hacer almuerzos divertidos

  • Utilice moldes para galletas para cortar sándwiches con formas divertidas e interesantes.
  • Decore las loncheras con coloridas etiquetas adhesivas.
  • Agregue una variante nueva a un sándwich favorito. Coloque mantequilla de maní con pasas de uva, bananas o rodajas de manzana.
  • Para que sean coloridos y crujientes, utilice una variedad de verduras como complementos para sándwiches: rodajas de pepino, zanahorias ralladas o calabacines.

Niños selectivos para comer

Incluso la comida más nutritiva no servirá de nada si un niño no la come. Algunos niños son selectivos para comer. Otros comen solamente ciertos alimentos, o se niegan a comer la comida, como una manera de imponerse.

Pruebe estas ideas para que sus comidas en familia sean agradables:

  • Si su hijo no quiere comer un alimento de un grupo de alimentos, pruebe con otro alimento del mismo grupo.
    • Pruebe con verduras de color naranja o amarillo intenso en lugar de verduras verdes.
    • Pruebe con pollo, pavo, pescado o cerdo en lugar de carne de vaca magra.
    • Pruebe con leche con sabor, queso o yogur con bajo contenido de grasa en lugar de leche con bajo contenido de grasa.
  • Refuerce el valor nutritivo de los platos preparados con ingredientes adicionales. Agregue leche en polvo sin grasa a sopas crema, batidos de leche y budines. Mezcle calabacines y zanahorias ralladas en panes de elaboración rápida, panecillos dulces, pastel de carne, lasaña y sopas.
  • Sirva un alimento que le guste a su hijo junto con otro que no haya querido comer anteriormente.
  • Pruebe sirviendo nuevamente un alimento que no haya querido comer anteriormente. Es posible que tenga que intentar varias veces antes de que a un niño le guste.
  • Invite a los niños a que lo ayuden con la preparación de los alimentos.
  • Puede hacer que resulte más divertido comerlos.
  • Agregue detalles atractivos para la vista. Corte los alimentos con formas interesantes. Cree una carita sonriente arriba de un guisado con queso, verduras o tiras de fruta.
  • Dé un buen ejemplo comiendo bien. Lo ideal sería comer al menos una comida juntos en familia todos los días o tratar de hacerlo 3 o 4 veces por semana.

Nota: La cantidad de alimentos y de porciones que los niños necesitan diariamente de cada grupo de alimentos depende de la edad y de lo activos que sean. Algunos padres se preocupan porque los niños pequeños parecen comer cantidades pequeñas de comida, especialmente cuando se las compara con las porciones de personas adultas. No se preocupe por lo poco que pueda comer un niño. Un niño que está creciendo bien significa que está recibiendo suficiente comida. Si está preocupado, hable con el médico de su hijo.

Verificación de seguridad

Seguridad de los alimentos

Recuerde 2 normas importantes para evitar enfermedades transmitidas por alimentos.

  • Todos deben lavarse bien las manos antes y después de las comidas.
  • Mantenga calientes las comidas calientes y frías las comidas frías. Cuando no haya un refrigerador para guardar una lonchera, a continuación se incluyen modos para mantener los alimentos seguros:
    • Coloque un hielo o un paquete de hielo en la lonchera. O utilice un recipiente aislado para mantener calientes las comidas calientes.
    • Agregue una caja de jugo 100% de frutas congelado (sin azúcar). Nota: La AAP recomienda que el jugo se limite entre 4 y 6 onzas por día para niños de 1 a 6 años de edad, y entre 8 y 12 onzas por día para niños de 7 a 18 años de edad.
    • Congele el pan de sándwich y el relleno, u otros alimentos que se puedan congelar, la noche anterior.

 

Última actualización
7/9/2014
Fuente
What's to Eat? Healthy Foods for Hungry Children (Copyright © 2012 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.