Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

¡Eh!, ¿Qué hay de comer?

A menos que esté fuera del círculo de información, es probable que haya escuchado acerca de la epidemia de obesidad infantil. Alrededor de 1 de cada 3 niños en Estados Unidos tiene exceso de peso o es obeso. Se habla del tema en televisión, radio, internet; así como en libros, periódicos y revistas. Sin embargo, con todo este enfoque en los niños con exceso de peso y obesos, muchos padres todavía siguen confundidos, especialmente cuando se trata de lo que los niños comen. ¿Cuánto necesita su hijo? ¿Está consumiendo suficiente calcio? ¿Suficiente hierro? ¿Demasiadas grasas?

Ya sea que tenga un niño pequeño o un adolescente, lo que come es importante tanto para su desarrollo mental como físico. A continuación se enumera lo que los niños necesitan, sin importar la edad.

Infantes

En esta etapa de la vida, casi todo se relaciona con la leche, si es leche materna, leche de fórmula o una combinación de ambas. La leche materna o la leche de fórmula proporcionarán prácticamente todos los nutrientes que un bebé necesita en el primer año de vida, dice Jennifer Shu, M.D., FAAP, pediatra en Children’s Medical Group en Atlanta y coautora de Food Fights: Winning the Nutritional Challenges of Parenthood Armed with Insights, Humor, and a Bottle of Ketchup, publicado por The American Academy of Pediatrics (AAP).

Alrededor de los seis meses, la mayoría de los bebés están listos para empezar con alimentos sólidos como el cereal para bebés fortificado con hierro, frutas y vegetales colados y puré de carne, indica la Dra. Shu. Debido a que la leche materna no proporciona suficiente hierro y cinc cuando los bebés tienen alrededor de seis a nueve meses de edad, los cereales fortificados y las carnes pueden ayudar a los bebés lactantes en particular, explica.

Una vez empieza a agregar alimentos, no enloquezca con los alimentos bajos en grasa. Aunque AAP recientemente publicó los lineamientos actualizados que indican que la restricción de grasa en algunos bebés es adecuada; en general, “no se recomienda restringir las grasas antes de los dos años de edad debido a que una cantidad saludable de grasa es importante para el desarrollo del cerebro y los nervios de los bebés”, dice la Dra. Shu.

Niños pequeños y niños en edad preescolar

“Los niños pequeños y niños en edad preescolar crecen en períodos de crecimiento abrupto y su apetito viene y va en esos períodos, por lo que pueden comerse toda la comida un día y el próximo día casi nada”, dice Loraine Stern, M.D., FAAP, profesora clínica de pediatría en la Facultad de medicina de la UCLA. Esto es normal, y mientras les ofrezca una selección saludable, obtendrán lo que necesitan, dice la Dra. Stern.

Un área que los padres probablemente deben supervisar es el calcio. El calcio, la pieza fundamental del cuerpo, es necesario para desarrollar huesos y dientes sanos y fuertes. Puede ser que los niños no sepan o no les importe que la leche “haga que el cuerpo funcione bien”, pero es la mejor fuente del calcio que tanto necesitan.

Hay esperanza para los alérgicos a la leche, los intolerantes a la lactosa o para aquellos que son imparciales a la leche. La leche sin lactosa, leche de soya, tofu, las sardinas, jugos de naranja fortificados con calcio, cereales, wafles y avena son algunas opciones que contienen calcio. En algunos casos el médico puede recomendar los suplementos de calcio.

La fibra es otro enfoque importante. Los niños pequeños empiezan a decir “no” con más frecuencia y los niños en edad preescolar pueden ser especialmente obstinados sobre lo que comen. Es posible que los niños deseen continuar con la dieta blanda, beige, a base de féculas (trozos de pollo, papas fritas, espaguetis), pero en realidad es momento de animarlos a que coman frutas, vegetales, granos enteros y frijoles, ya que todos proporcionan fibra, dice la Dra. Shu. La fibra no solo previene las enfermedades del corazón y otras afecciones, sino también ayuda a la digestión y previene el estreñimiento, algo que usted y su hijo agradecerán.

Escuela primaria

No se sorprenda si su hijo deja de comer carne. “Es común que un niño de 6 o 7 años de edad repentinamente decida ser vegetariano una vez que comprende el tema de los animales y de dónde provienen los alimentos”, dice la Dra. Stern. Esto no significa que no obtendrá suficiente proteína. “El tejido animal no es el único lugar en donde podemos obtener proteínas”, dice la Dra. Stern. El arroz, frijoles, huevos, leche, mantequilla de maní, todos contienen proteína. Por lo que si su hijo “no come carne” durante una semana o nunca más en la vida, aún puede obtener suficientes cantidades de proteína.

Las áreas en las que poco es suficiente son los azúcares, grasas y sodio. “Esto es cuando los niños van por primera vez a la escuela y tienen más opciones con respecto a lo que comen, especialmente si eligen ellos mismos la comida en la cafetería”, dice la Dra. Shu. Los pasteles, dulces, papas fritas y otros refrigerios pueden convertirse en alimentos básicos a la hora del almuerzo. El cuerpo necesita los carbohidratos (azúcares), grasas y sodio, pero se deben comer con moderación, debido a que el exceso puede llevar a ganar peso innecesario y otros problemas de salud. Mandar el almuerzo a su hijo o revisar el menú de almuerzos y animarlo a seleccionar alimentos más saludables puede ayudarle a mantener las cosas bajo control, dice la Dra. Shu.

Preadolescentes y adolescentes

A medida que empieza la pubertad, las personas jóvenes necesitan más calorías para soportar los muchos cambios que experimentarán. Desafortunadamente, para algunos, estas calorías adicionales se obtienen de la comida rápida o “chatarra” con poco valor nutricional. Algunos adolescentes optan por lo opuesto y restringen las calorías, grasas o carbohidratos. La adolescencia es el tiempo en el que los niños empiezan a tener consciencia de su peso e imagen física, lo cual, para algunos, puede causarles desordenes alimenticios u otros comportamientos no saludables, dice la Dra. Stern. Ella recomienda a los padres que supervisen los cambios en los patrones de alimentación y que hagan que las comidas familiares sean una prioridad una o dos veces a la semana.

Al igual que las calorías, los requerimientos de calcio son más altos. El calcio es más importante que nunca en los años de la pre adolescencia y la adolescencia debido a que durante este tiempo se forma la mayor parte de la masa ósea. Sin embargo, menos del 10 por ciento de las niñas y tan solo el 25 por ciento de los niños entre 9 y 13 años de edad se encuentran en o por encima de su ingesta adecuada de calcio. Animar a sus hijos a que tomen leche, productos lácteos o alternativas ricas en calcio, aún cuando significa tener que agregar jarabe de chocolate a su leche para hacerla más apetecible, debería ayudarles a ingerir más calcio.

Además de más calorías y calcio, el sexo de su hijo puede jugar un papel importante si necesita más de un nutriente en particular. Por ejemplo, las niñas adolescentes necesitan más hierro que los niños de su edad para reemplazar lo que pierden durante la menstruación y los niños necesitan un poco más de proteínas que las niñas.

Aunque hacer que su hijo coma sano; sin importar su edad, puede ser una batalla constante, es una lucha que realmente vale la pena. Un niño sano se convierte en un adulto sano y solo con su apoyo y guía a su hijo le sucederá lo mismo.

 Edad Frutas(tazas) Vegetales(tazas) Granos(onzas) Carnes y frijoles(onzas) Leche(tazas) Aceites(cucharadita)
 De 2 a 3  1  2   3  2  2  3
 De 4 a 8  De 1 a 1½  1½  De 4 a 5  De 3 a 4  2  4
 De 9 a 13 (mujeres)  1½  2  5  5  3  5
 De 9 a 13 (hombres)  1½  2½  6  5  3  5
 De 14 a 18 (mujeres)  1½  2½  6  5  3  5
 De 14 a 18 (hombres)  2  3  7  6  3  6

Consejos rápidos: ¡A beber agua!

El agua conforma más de la mitad del peso corporal de los niños y es necesaria para mantener todas las partes del cuerpo funcionando adecuadamente.

  • No hay una cantidad específica de agua recomendada para niños, pero es buena idea darles agua durante todo el día, no solo cuando tengan sed.
  • Por lo general, los bebés no necesitan agua en el primer año de vida.
  • Si a su hijo no le gusta el sabor del agua, agregue un poco de limón o lima para darle sabor.
  • Las frutas y los vegetales también son buenas fuentes de agua.
  • Los niños deben tomar más agua cuando están enfermos, cuando es un día caluroso o cuando tienen actividad física.

Consejos rápidos: Dele lo siguiente...

A continuación se enumera lo que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), recomienda para que los niños obtengan las calorías necesarias de cada grupo de alimentos para una dieta saludable y balanceada:

Calorías*

  • De 2 a 3: 1,000
  • De 4 a 8: De 1,200 a 1,400
  • De 9 a 13 (mujer): 1,600
  • De 9 a 13 (hombre): 1,800
  • De 14 a 18 (mujer): 1,800
  • De 14 a 18 (hombre): 2,200

* Para niños activos, los requerimientos de calorías pueden ser mayores 

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Healthy Children Magazine, Fall 2008
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.