Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda realizar análisis de colesterol para los siguientes grupos de niños:

  • Aquellos cuyos padres o abuelos han sufrido infartos o han sido diagnosticados con arterias bloqueadas o una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos, como un derrame cerebral, a la edad de 55 años o antes en los hombres, o 65 años o antes en las mujeres
  • Aquellos cuyos padres o abuelos tienen niveles de colesterol total en sangre de 240 mg/dl o más
  • Aquellos cuyos antecedentes médicos familiares son desconocidos (por ejemplo, muchos niños adoptados) o aquellos que tienen características asociadas con enfermedad cardíaca, como alta presión arterial, diabetes, fumar u obesidad

Para los niños que pertenecen a estas categorías, su primer análisis de colesterol total debe ser después de los 2 años pero antes de los 10 años de edad.

Un niño puede tener colesterol alto por muchas razones como la obesidad, diabetes, insuficiencia cardíaca o hipotiroidismo. Si un análisis inicial muestra colesterol alto, su pediatra revisará la sangre de su hijo de nuevo después de 2 semanas para confirmar los resultados. Si aún es alto, el médico también determinará si su hijo tiene una condición subyacente.

Un informe reciente del gobierno indica que hay buena evidencia de que los niños que tienen problemas de colesterol se convierten en adultos con colesterol alto. Así que es importante hacer un chequeo del colesterol en los niños que pueden tener un mayor riesgo de colesterol elevado.

Los niveles de colesterol en los niños y en los adolescentes

 

 Clasificación  Colesterol total* Lipoproteínas de baja densidad (LDL)* 
 Aceptable  <170  <110
 Límite  170-199  110-129
 Alto >200   >130

 

*Miligramos por 100 ml de sangre

 

 

Última actualización
2/10/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.