Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo elegir un programa de deportes

En los últimos años, los programas de deportes infantiles han crecido significativamente. Millones de niños y niñas participan ahora en pequeñas ligas de béisbol, fútbol juvenil, ligas de baloncesto de la comunidad, equipos de nado competitivo y actividades similares. Afortunadamente, los programas de deportes están cada vez más disponibles para las niñas, cuya necesidad para estas actividades y habilidad para participar es igual a la de los niños. Si su hijo se inscribe en uno o más de estos programas, tendrá una excelente oportunidad para divertirse y ponerse en forma. Sin embargo, al mismo tiempo, un joven que esté en el equipo del deporte equivocado -o que deba lidiar con las expectativas poco realistas de un padre, entrenador o incluso de él mismo- puede tener una experiencia deportiva muy negativa, llena de estrés y frustración.

Antes de que su hijo entre a un programa de deportes para jóvenes, evalúe sus objetivos y los de su hijo. Aunque tanto el hijo como el padre pueden fantasear acerca de usar esto como un trampolín para convertirse en un atleta profesional o un campeón olímpico, pocos participantes tienen el talento y la dedicación para llegar a esas alturas. Incluso las metas más modestas están lejos de estar garantizadas: Solo uno de cada cuatro atletas sobresalientes de la escuela primaria se convierte en un atleta sobresaliente en la escuela secundaria. Solo uno en más de 6,600 jugadores de fútbol americano de la escuela secundaria dará la talla para los equipos profesionales de fútbol americano.

Sin embargo, existen otros motivos, y más importantes, para que su hijo participe en deportes organizados. Los deportes pueden contribuir al acondicionamiento físico y desarrollar destrezas motoras básicas. Además, la participación en la actividad deportiva que mejor se adapte a las capacidades de su hijo puede desarrollar destrezas de liderazgo, aumentar la confianza en sí mismo, enseñar la importancia del trabajo en equipo y el espíritu deportivo, así como ayudarle a manejar tanto el éxito como el fracaso. Además, al participar en deportes los niños aprenden a disfrutar del ejercicio y es más probable que establezcan hábitos saludables de ejercicios que les durarán toda la vida. Sin embargo, no todos los deportes satisfacen los requisitos para promover una salud física general. Además, existen muchas formas para que los niños se mantengan en forma y se vuelvan activos sin participar en un deporte de equipo.

Hable con su hijo sobre su interés en deportes juveniles y cuáles podrían ser sus motivos para querer (o en algunos casos, no querer) participar. Las metas de ambos podrían ser diferentes. La mayoría de niños, particularmente los más pequeños, podrían decir que solo quieren divertirse. Otros podrían agregar que quieren estar activos y esperan pasar un tiempo y compartir experiencias con amigos. Es posible que usted tenga todos estos objetivos también, junto con el deseo de que su hijo desarrolle apreciación por los deportes y el acondicionamiento físico.

Si usted o su hijo colocan el hecho de ganar hasta arriba o cerca del primer lugar en la lista de sus objetivos -y si presiona a su hijo para que gane un campeonato o anote un gol- sus prioridades no son las correctas. Ganar definitivamente hace que sea más divertido y emocionante, pero no debería ser un objetivo principal.

Última actualización
8/20/2015
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest