Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Las quemaduras son una de las principales causas de muerte entre los niños, y la mayoría de estas fatalidades ocurren en incendios en casas. Incluso con más frecuencia, las muertes en incendios son provocadas por la inspiración de humo.

La mejor protección para su familia contra las lesiones relacionadas con fuego es equipar su hogar con detectores de humo. Se podrían salvar miles de vidas cada año si hubiera detectores instalados, los cuales despertarían a las familias a tiempo para permitirles escapar de sus hogares en llamas. Instale los detectores por toda la casa, colocándolos en el techo o sobre la pared de 6 a 12 pulgadas por debajo del techo. Se deben colocar en corredores adyacentes a las habitaciones, así como en la sala, garaje y otras partes de la casa en donde puedan despertar a la familia si se ha desatado un incendio. Pruebe los detectores que funcionan con baterías cada seis meses para asegurarse de que las baterías aún sirven. En general, se deben cambiar las baterías una vez al año. (Varias unidades emiten un sonido de pito cuando las baterías se debilitan).

Los extintores de incendios para el hogar también son otra buena idea. Mantenga los extintores en las partes de la casa en donde es más probable que inicie un incendio (la cocina y el cuarto de trabajo, por ejemplo). Sin embargo, utilice el extintor solamente en caso de un incendio pequeño; si hay un incendio grande, todos deben abandonar la vivienda de inmediato, y debe llamar al departamento de bomberos desde la casa de un vecino. Si los niños están solos en casa, enséñeles a evacuar la casa de inmediato en el caso de un incendio, incluso si es uno pequeño. Su hijo debe aprender a llamar al 911, pero debe entender que su propia seguridad viene primero, y que debe hacer la llamada desde otra casa.

Realice simulacros de incendio de forma regular en los que participen todos los miembros de la familia. Durante estos simulacros, planifique y practique todas las rutas de escape posibles para los incendios que ocurren en varias partes de la casa, así como un lugar para que se reúnan los miembros de la familia una vez que estén afuera. Debido que varios incendios, incluso los más fatales, ocurren de noche, realice algunos de sus simulacros cuando haya oscurecido. Debe haber una linterna disponible al lado de la cama de cada miembro de la familia. También, enséñeles a sus hijos a "detenerse, tirarse al piso y rodar" si su ropa se incendia.

Por supuesto, desmotive a sus hijos para que no jueguen con fósforos, candelas encendidas, encendedores de cigarrillos u otros dispositivos inflamables. También, recuerde que los incendios de casa más fatales son ocasionados por adultos y sus cigarrillos. Normalmente, un cigarrillo o sus cenizas caen sobre la cama o un sillón, arden a fuego lento por varias horas y luego estallan en llamas, a menudo cuando la familia está dormida. No fume en su casa. Los calentadores portátiles también son responsables de varios incendios de casas y quemaduras, y si su uso es necesario, deben usarse con mucha precaución.

La mayoría de quemaduras que no son fatales no están relacionadas con incendios. Más a menudo, son quemaduras por líquidos calientes, por ejemplo, cuando un niño se voltea encima una olla de comida cocinándose o gira las llaves del grifo de la tina del baño para que le caiga agua caliente. Los niños también sufren a veces de quemaduras al tocar una plancha caliente, una hornilla de una estufa eléctrica, una tenaza para el pelo, carbón caliente de la parrilla o fuegos artificiales.

Para evitar quemaduras que escalden, reduzca la temperatura del calentador de agua de manera que el agua nunca esté más caliente de 120 grados Fahrenheit. Mantenga las planchas calientes lejos del alcance de los niños y aleje a los niños de la estufa cuando esté cocinando. También, mantenga los vaporizadores de vapor caliente lejos del alcance de los niños y los calentadores portátiles lejos de los niños y de materiales inflamables, como cortinas también. Enséñele a su niño a no jugar con fósforos.

En años recientes, casi 12,000 personas en los Estados Unidos recibieron tratamiento por lesiones relacionadas con fuegos artificiales en los departamentos de emergencia; más de la mitad eran niños. Todos los tipos de fuegos artificiales legalmente disponibles han causado lesiones graves o la muerte. Los fuegos artificiales nunca los deben usar niños u otros miembros de la familia. Más que arriesgar la salud de su hijo, las familias deben asistir a las exhibiciones públicas de fuegos artificiales realizadas por profesionales.  

 

Última actualización
4/18/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: