Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Los imanes para el refrigerador y otros juguetes magnéticos pueden proporcionar una experiencia divertida y educativa para varios niños pequeños. Sin embargo, los imanes y juegos magnéticos flojos diseñados para adultos pueden causar lesiones graves e impactos para toda la vida en niños y adolescentes.

En el año 2008, American Academy of Pediatrics (AAP) tuvo éxito en defender las nuevas normas de seguridad de la Comisión de seguridad de los productos de consumo (Consumer Product Safety Commission, CPSC) para los productos y juguetes para niños que contienen imanes. Estas nuevas normas ayudan a mantener seguros a los niños al garantizar que los imanes en los productos para niños no se desprenderán ni se desplazarán. Este reduce el riesgo de que los niños pequeños se traguen los imanes sueltos. 

Desafortunadamente, las nuevas normas de seguridad solamente aplican a los productos para niños. Varios imanes se encuentran en los productos diseñados para uso de los adultos. Recientemente, los niños se han lastimado como resultado de tragar imanes pequeños y redondos que se comercializan como juguetes de escritorio para "aliviar el estrés" para adultos. 

Use las sugerencias a continuación para proteger a sus hijos de los peligros de los imanes:

  • Mantenga los productos con imanes pequeños o flojos lejos de los niños pequeños que podrían tragarlos.
  • Monitoree de cerca los imanes flojos y otros productos magnéticos para asegurarse de que los niños no se los traguen.
  • Evite comprar imanes que se venden en sets de 100 o más, ya que es difícil reconocer si se pierden algunos cuantos imanes.
  • Hable con sus hijos mayores y adolescentes sobre los graves peligros relacionados con el uso de imanes como perforaciones falsas en la boca o nariz.

Conozca los síntomas de la ingestión de imanes:

  • Los niños que han ingerido imanes pueden tener dolor abdominal, vómitos y fiebre. Debido que estos síntomas son comunes en los niños y normalmente no son causados por haber tragado algún objeto, es posible que no se sospeche la causa verdadera de inmediato.
  • Retrasar el tratamiento puede conducir a lesiones graves en el estómago, los intestinos y el tracto digestivo, e incluso la muerte.
  • Comuníquese con su pediatra o el departamento de emergencia más cercano si sospecha que su hijo ha tragado o se ha provocado algún daño con un imán.

Reporte las lesiones e incidencias de las ingestiones de imanes a CPSC:

Si su hijo se tragó un imán o se provocó algún daño con un producto magnético, puede reportar esa lesión a CPSC, la agencia federal encargada de asegurarse de que los juguetes para niños y otros productos de consumo sean seguros.

CPSC tiene una base de datos en línea para que los padres y el público en general reporten los productos peligrosos y los daños relacionados con productos de consumo, directamente a la agencia.  Cualquiera puede visitar SaferProducts.gov para reportar daños relacionados con la ingestión de imanes u otros productos directamente a CPSC. 

El sitio solicita, más no requiere, la información de la víctima lastimada. CPSC debe divulgar públicamente los informes de investigación o accidentes, pero no incluye la información que identifica a una persona lesionada o la persona que reporta el incidente. Si se requiere información adicional, CPSC se comunicará directamente con la persona que presenta el informe, pero dicha información de contacto no se comparte con los demás.

Una acción normativa más firme para retirar los productos magnéticos e imanes peligros del mercado puede depender de que CPSC reciba informes de lesiones asociadas a estos productos.  Se anima a los padres y otras personas que sean testigos de lesiones relacionadas con imanes a que informen a CPSC acerca de los incidentes.

En dónde puede aprender más al respecto

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: