Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

La enfermedad neumocócica

La infección por la bacteria Streptococcus pneumoniae puede enfermar mucho a los niños.

Causa infecciones de la sangre, neumonía y meningitis, principalmente en niños pequeños. (La meningitis es una infección del recubrimiento del cerebro). Aunque la meningitis neumocócica es relativamente poco común (menos de 1 caso de cada 100,000 personas por año), es mortal en más o menos 1 de cada 10 casos en niños.

La meningitis neumocócica también puede conducir a otros problemas de salud, incluyendo sordera y daño cerebral.

Antes del uso rutinario de la vacuna antineumocócica conjugada las infecciones neumocócicas causaban:

  • más de 700 casos de meningitis
  • 13,000 infecciones de la sangre
  • unos 5 millones de infecciones de los oídos
  • unas 200 muertes cada año en niños menores de cinco años de edad en Estados Unidos.

Los niños menores de 2 años de edad tienen un riesgo más alto de contraer una enfermedad seria que los niños de más edad.

Las bacterias neumocócicas se pasan de una persona a otra mediante el contacto cercano.

Las infecciones neumocócicas podrían ser difíciles de tratar porque algunos tipos de la bacteria han pasado a ser resistentes a los medicamentos que se usan para tratarlas. Esto hace la prevención de las infecciones neumocócicas por medio de la vacunación aún más importante.

La vacuna antineumocócica conjugada (PCV13)

Hay más de 90 tipos de bacterias neumocócicas. La nueva vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) protege contra 13 de ellos. Estos tipos de bacterias son los causantes de la mayoría de las infecciones neumocócicas graves en niños. La PCV13 reemplaza una vacuna conjugada anterior (PCV7), que protegía contra 7 tipos de bacterias neumocócicas y que ha estado en uso desde 2000. Durante ese tiempo la enfermedad neumocócica grave se redujo cerca de 80% en niños menores de 5 años de edad.

Es posible que la PCV13 también prevenga algunos casos de neumonía y algunas infecciones de los oídos. Pero la neumonía y las infecciones de los oídos tienen muchas causas y la PCV13 sólo es eficaz contra los tipos de bacterias neumocócicas a las que se dirige la vacuna.

La PCV13 se da a bebés y a niños pequeños para protegerlos cuando están en mayor riesgo de contraer enfermedades serias causadas por las bacterias neumocócicas.

Además de darles la PCV13, los niños mayores que tienen ciertas enfermedades crónicas pueden recibir una vacuna diferente llamada PPSV23. Hay una hoja de información diferente sobre esa vacuna.

¿Quiénes deben vacunarse con la PCV13 y cuándo?

Bebés y niños menores de 2 años de edad:

La PCV13 se recomienda como una serie de 4 dosis, una dosis a cada una de estas edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • entre los 12 y 15 meses

Los niños que no fueron vacunados a estas edades de todos modos se deben vacunar. El número de dosis y los intervalos entre ellas dependerán de la edad del niño. Pida más detalles a su profesional de la salud.

Los niños que empezaron la serie de vacunas con la PCV7 deben completarla con la PCV13.

Niños mayores y adolescentes:

Los niños sanos, entre su 2º y 5º cumpleaños, que no completaron la serie de la PCV7 ó de la PCV13 antes de los 2 años de edad, deben recibir 1 dosis.

Los niños entre su 2º y 6º cumpleaños con problemas médicos como:

  • enfermedad de células falciformes
  • el bazo dañado o no tener bazo
  • implantes cocleares, - diabetes
  • diabetes
  • VIH/SIDA o algunas otras enfermedades que afecten el sistema inmunológico (como cáncer o una enfermedad del hígado) o
  • enfermedad crónica del corazón o de los pulmones, o que toman medicamentos que afectan el sistema inmunológico, como medicamentos inmunosupresores o esteroides, deben recibir 1 dosis de la PCV 13 (si les dieron 3 dosis de la PCV7 o la PCV13 antes de los 2 años de edad) o 2 dosis de la PCV13 (si les dieron 2 dosis o menos de la PCV7 o la PCV13).

Se puede dar una dosis de la PCV13 a niños y adolescentes de 6 a 18 años de edad con ciertos problemas médicos, incluso si les dieron anteriormente la PCV7 o la PPSV23.

Niños que completaron la serie de 4 dosis de la PCV7: Los niños sanos que todavía no han cumplido los 5 años de edad y los niños con problemas médicos que todavía no han cumplido los 6 años de edad deben recibir una dosis adicional de la PCV13. 

Consulte a su profesional de la salud si tiene preguntas sobre alguna de estas recomendaciones.

La PCV13 se puede dar al mismo tiempo que otras vacunas.

Algunos niños no deben vacunarse con la PCV13 o deben esperar

Los niños que tuvieron una reacción alérgica seria (que puso sus vidas en peligro) a una dosis anterior de esta vacuna, a la PCV7 o a cualquier otra vacuna que contenga toxoide de difteria (como la DTaP, por ejemplo) no se deben vacunar con la PCV13.

Los niños que se sabe que tienen una reacción alérgica grave a cualquier componente de la PCV7 o la PCV13 no se deben vacunar con la PCV13. Diga a su profesional de la salud si su hijo tiene alergias graves.

Los niños con enfermedades menores, como un resfriado, se pueden vacunar. Pero los niños que están moderadamente o muy enfermos por lo general deben esperar hasta recuperarse antes de vacunarse.

¿Cuáles son los riesgos de la PCV13?

Todos los medicamentos, incluyendo una vacuna, podrían causar un problema serio, como una reacción alérgica grave. Sin embargo, el riesgo de que una vacuna cause un daño serio, o la muerte, es sumamente pequeño.

En estudios, la mayoría de las reacciones después de la PCV13 fueron leves. Fueron similares a las reacciones que se informaron después de la PCV7, que ha estado en uso desde 2000. Las reacciones que se informaron variaron por dosis y edad, pero en promedio:

  • Cerca de la mitad de los niños estuvieron adormilados después de vacunarse, tuvieron una pérdida temporal del apetito o tuvieron enrojecimiento o molestia en el lugar donde se aplicó la inyección.
  • Cerca de 1 de cada 3 tuvo hinchazón en el lugar donde se aplicó la inyección.
  • Cerca de 1 de cada 3 tuvo fiebre leve y cerca de 1 de cada 20 tuvo fiebre más alta (de más de 102.2°F).
  • Hasta 8 de cada 10 estuvieron molestos o irritables.

Las reacciones alérgicas a las vacunas que ponen la vida en peligro son muy poco comunes. Si ocurren, es a los pocos minutos o a las pocas horas de haberse vacunado.

¿Qué pasa si hay una reacción grave?

¿A qué debo prestar atención?

Cualquier cosa fuera de lo común, como fiebre alta o cambios en el comportamiento. Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir dificultad para respirar, ronquera o sibilancias, ronchas, palidez, debilidad, latidos rápidos del corazón o mareos.

¿Qué debo hacer?

  • Llame a un doctor o lleve a la persona inmediatamente a un doctor.
  • Diga a su doctor lo que ocurrió, la fecha y la hora en que ocurrió y cuándo recibió la vacuna.
  • Pida a su profesional de la salud que informe la reacción presentando un formulario del Sistema de Información sobre Eventos Adversos a una Vacuna (VAERS).

O puede presentar este informe mediante el sitio web de VAERS, en: www.vaers.hhs.gov o puede llamar al: 1-800-822-7967.

VAERS no proporciona consejos médicos.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por las Vacunas

El Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por las Vacunas (VICP) fue creado en 1986.

Las personas que creen que pudieron haber sido lesionadas por una vacuna pueden presentar un reclamo ante el VICP llamando al 1-800-338-2382 o visitando su sitio Web en http://www.hrsa.gov/vaccinecompensation.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Consulte con su profesional de la salud. Le puede dar el folleto de información que viene con la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):

Hoja de información sobre vacunas (provisional) PCV13 4/16/2010; 42 U.S.C. Sección 300aa-26

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.