Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una enfermedad hepática grave provocada por el virus de la hepatitis A (VHA). El VHA se encuentra en las heces de las personas infectadas con hepatitis A.

Normalmente se contagia por contacto personal cercano y, a veces, al ingerir alimentos o agua que contienen el VHA. Una persona que tiene hepatitis A puede contagiar fácilmente la enfermedad a otras personas que conviven con ella en la misma casa.

La hepatitis A puede provocar:

 

  • Una enfermedad “similar a la gripe”
  • La ictericia (coloración amarilla en la piel o los ojos, orina de color oscuro)
  • Dolores de estómago y diarrea severos (niños)

 

Las personas con hepatitis A a menudo deben ser hospitalizadas (alrededor de 1 de cada 5 personas).

Los adultos con hepatitis A a menudo se sienten demasiado enfermos como para trabajar durante hasta un mes.

A veces, las personas mueren como resultado de la hepatitis A (alrededor de 3 a 6 muertes cada 1000 casos).

La vacuna contra la hepatitis A puede prevenir la hepatitis A.

¿Quién debe vacunarse contra la hepatitis A y cuándo?

¿Quién?

Algunas personas deberían ponerse sistemáticamente  la vacuna contra la hepatitis A:
  • Todos los niños entre su primer y segundo año de vida (de 12 a 23 meses).
  • Cualquier persona de 1 año en adelante que viaje a o trabaje en países con prevalencia alta o intermedia de hepatitis A, tales como aquellos ubicados en América Central o América del Sur, México, Asia (excepto Japón), África y Europa Oriental. Para obtener más información, consulte www.cdc.gov/travel.
  • Niños y adolescentes de 2 a 18 años que viven en estados o comunidades en los cuales se ha implementado la vacunación de rutina debido a la alta incidencia de la enfermedad.
  • Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.
  • Las personas que consumen drogas callejeras.
  • Las personas con una enfermedad hepática crónica.
  • Las personas tratadas con concentrados de factor de coagulación.
  • Las personas que trabajan con primates infectados con el VHA o que trabajan con el VHA en laboratorios de investigación.
  • Los miembros de hogares que planean adoptar a un niño o que cuidan a un niño adoptado que ha llegado recientemente al hogar de un país en el cual es común la hepatitis A.

Otras personas podrían vacunarse contra la hepatitis A en determinadas situaciones (consulte a su médico para obtener más detalles):

  • Niños o adolescentes que no están vacunados, en comunidades en las que haya brotes de hepatitis A.
  • Personas que no estén vacunadas y que hayan estado expuestas al virus de la hepatitis A.
  • Cualquier persona de 1 año en adelante que quiera protegerse contra la hepatitis A.

La vacuna contra la hepatitis A no está autorizada para niños menores de 1 año.

¿Cuándo?

Para los niños, la primera dosis debe ponerse entre los 12 y los 23 meses. Los niños que no estén vacunados a los 2 años pueden vacunarse en visitas posteriores.

Para otras personas en riesgo, podrá comenzarse la serie de vacunas contra la hepatitis A cuando una persona desee protegerse contra la enfermedad o se encuentre en riesgo de infectarse.

Para las personas que viajan, es mejor comenzar la serie de vacunas al menos un mes antes de comenzar el viaje. (De todos modos, puede obtenerse alguna protección si la vacuna se pone el día del viaje o más próximo a dicha fecha).

Algunas personas que no pueden vacunarse antes de viajar o para las cuales la vacuna puede no resultar efectiva pueden ponerse una inyección llamada inmunoglobulina (IG). La IG les proporciona una protección temporal inmediata.

Se necesitan dos dosis de la vacuna para obtener una protección duradera. Estas dosis deberían darse con un intervalo de, al menos, 6 meses.

La vacuna contra la hepatitis A puede aplicarse simultáneamente con otras vacunas.

Algunas personas no deberían vacunarse contra la hepatitis A o deberían esperar.

  • Cualquier persona que haya tenido una reacción alérgica severa (que haya puesto en riesgo su vida) a una dosis anterior de la vacuna contra la hepatitis A no debería ponerse otra dosis.
  • Cualquier persona que haya tenido una reacción alérgica severa (que haya puesto en riesgo su vida) a algún componente de la vacuna no debería vacunarse. Informe a su médico si ha tenido alguna alergia severa, incluida una alergia severa al látex. Todas las vacunas contra la hepatitis A contienen alumbre y algunas vacunas contra la hepatitis A contienen 2-fenoxietanol.
  • Cualquier persona con una enfermedad moderada o severa en el momento de ponerse la inyección probablemente deba esperar hasta que se recupere. Pregúntele a su médico. Las personas con una enfermedad leve pueden, por lo general, recibir la vacuna.
  • Informe a su médico si está embarazada. Como la vacuna contra la hepatitis A está inactivada (elaborada con virus muerto), se cree que el riesgo para una mujer embarazada o su hijo por nacer es muy bajo. Pero su médico puede evaluar cualquier riesgo teórico de la vacuna en relación con la necesidad de protección.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la hepatitis A?

Una vacuna, como cualquier medicamento, puede provocar problemas graves, como reacciones alérgicas severas. Sin embargo, el riesgo de que la vacuna contra la hepatitis A ocasione un daño grave, o la muerte, es casi insignificante.

Vacunarse contra la hepatitis A es mucho más seguro que contraer la enfermedad.

Problemas leves

  • dolor en el lugar donde se puso la inyección (alrededor de 1 de cada 2 adultos, y hasta 1 de cada 6 niños)
  • dolor de cabeza (alrededor de 1 de cada 6 adultos y 1 de cada 25 niños)
  • pérdida del apetito (alrededor de 1 de cada 12 niños) 
  • cansancio (alrededor de 1 de cada 14 adultos)

Si estos problemas ocurren, normalmente duran entre 1 y 2 días.

Problemas severos

  • reacción alérgica grave, en el término de unos pocos minutos a unas pocas horas luego de la inyección (muy poco frecuente).

¿Qué hago si ocurre una reacción moderada o severa?

¿De qué debo estar pendiente?

  • De todo signo inusual, como fiebre alta o cambios inusuales en la conducta. Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir dificultades para respirar, ronquera o sibilancia, urticaria, palidez, debilidad, pulso acelerado o mareos.

¿Qué debo hacer?

  • Llame a un médico o lleve a la persona al médico de inmediato.
  • Dígale al médico lo que ocurrió, la fecha y la hora en la que ocurrió, y cuándo le pusieron la vacuna.
  • Pida al médico, al personal de enfermería o al departamento de salud que informen la reacción presentando un formulario del Sistema de notificación de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). O puede presentar este informe a través del sitio web de VAERS: www.vaers.hhs.gov o llamando al 1-800-822-7967.

El VAERS no ofrece consejos médicos.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones ocasionadas por Vacunas

En 1986 se creó el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas (National Vaccine Injury Compensation Program, VICP).

Las personas que consideren que pueden haber tenido lesiones ocasionadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y sobre cómo presentar una reclamación llamando al 1-800-338-2382 o visitando el sitio web del VICP en: www.hrsa.gov/vaccinecompensation.

¿Cómo puedo informarme más?

  • Pregúntele a su médico. El médico puede darle el prospecto de la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame a su departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):

La vacuna contra la hepatitis A; 10/25//2011; 42 U.S.C.  § 300aa-26

 

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.