Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Consejos & Herramientas

¿Sabía que cientos de niños menores de un año mueren cada año en los Estados Unidos debido a accidentes, muchos de los cuales podrían haberse prevenidos?

A menudo los accidentes ocurren porque los padres no son conscientes de lo que sus hijos son capaces de hacer. Su bebé aprende rápido y de repente podrá darse vuelta, gatear, sentarse y pararse. Es posible que aprenda a trepar antes de que aprenda a caminar, o que camine apoyándose de objetos, meses antes de lo que usted esperaba. Su hijo tratará de agarrar casi cualquier cosa y podrá alcanzar objetos que antes no podía.

Caídas

Debido a las nuevas habilidades de su bebé, es muy probable que se caiga a menudo. Proteja a su hijo de lesiones. Coloque protectores en las escaleras y las puertas. Instale trabas de seguridad en todas las ventanas que estén encima de la planta baja de su casa. Retire los muebles que tengan puntas o bordes duros de las habitaciones donde juega su bebé.

No utilice andadores para bebé. Su bebé podría hacer volcar el andador, caerse del mismo o caer de las escaleras cuando lo está usando. Los andadores para bebé les permiten a los niños llegar a lugares donde pueden tirar de objetos pesados o alimentos calientes por sí mismos.

Si su hijo sufre una caída seria o no actúa normalmente después de caerse, llame al médico.

Quemaduras

Entre los seis y los doce meses de edad, un niño trata de agarrar todo. NUNCA deje tazas de café en las mesas o bordes de los mostradores. NUNCA lleve en las manos bebidas o alimentos calientes cerca de su bebé o mientras lo carga. Su hijo podría quemarse. Asimismo, si deja que el bebé gatee o camine alrededor de estufas, calentadores de
pared o de piso o cualquier otro tipo de electrodoméstico caliente, es probable que se queme. Mientras usted está cocinando, comiendo o realizando otra actividad que le impide dedicarle toda su atención al pequeño, es mejor que lo deje en un corralito, cuna o centro de actividad estático, o en una silla para comer bien asegurado.

Si su bebé se quema, ponga de inmediato agua fría en la zona de la quemadura. Manténgala así por unos pocos minutos con el fin de enfriarla. Después cúbrala, sin apretar, con un vendaje seco o con un paño limpio. Llame al médico en caso de cualquier quemadura. Para proteger a su hijo de quemaduras con agua caliente, la temperatura máxima del agua que sale del grifo debe ser de 120 ºF. En muchos casos se puede graduar el calentador del agua.

Cerciórese de tener una alarma de incendios que funcione en cada nivel de su casa, especialmente en la zona de la calefacción y de los dormitorios. Ponga a prueba las alarmas una vez al mes. Es mejor usar alarmas de incendios con baterías de larga duración, pero de no ser posible, cambie las baterías por lo menos una vez al año.

Ahogamientos

A su hijo le encanta jugar con agua a esta edad. Vacíe el agua de las bañeras, cubetas, o cualquier otro recipiente inmediatamente después de usarlos. Mantenga los baños cerrados. NUNCA deje solo a su hijo cerca o dentro de una bañera, balde con agua, piscina o cualquier otra acumulación de agua, ni siquiera por un momento. Un niño de esta edad se puede ahogar en menos de dos pulgadas de agua. Saber como nadar, a esta edad, NO significa que su niño esté seguro cerca o dentro del agua. Manténgase a no más de un brazo de distancia siempre que su hijo se encuentre cerca del agua.

Si tiene una piscina o alberca en su casa, es el momento de instalar una cerca que separe la casa de la piscina. La cerca debe rodear a la piscina por los cuatro costados. La mayoría de ahogamientos se producen cuando un niño cae en una piscina que no tiene una cerca que la separe de la casa. ¡Prepárese! Instale una cerca alrededor de la piscina
antes de que su hijo aprenda a caminar.

Intoxicaciones y atragantamientos

Su hijo explorará el mundo llevándose todo a la boca. NUNCA deje objetos pequeños o globos al alcance del niño, ni siquiera por un momento. No le dé a su hijo trozos duros de alimentos como salchichas (hot dogs), zanahorias crudas, uvas, cacahuates o palomitas de maíz. Para prevenir que se atragante, corte todos sus alimentos en rebanadas delgadas. Esté alerta por si el bebé comienza a atragantarse. Aprenda a salvar la vida de un niño que se está asfixiando.

Pida a su médico que le indique los pasos que se deben tomar en estos casos de emergencia.

Los niños se llevan todo a la boca, incluso si no tiene buen sabor. Muchos objetos domésticos pueden ser tóxicos para su hijo. Cerciórese de mantener los productos domésticos como detergentes, químicos y medicinas en un lugar alto y fuera del alcance y de la vista del niño. Nunca almacene productos para destapar cañerías en su casa. Use pasadores o cerrojos seguros en los cajones y alacenas. Recuerde: cuando su hijo está explorando, no entiende ni recuerda la palabra “no”.

Si su hijo se lleva algo tóxico a la boca, llame de inmediato a la Línea de Ayuda por Intoxicaciones (1-800-222-1222). No haga vomitar al niño.

Estrangulación y asfixia

Coloque la cuna del bebé lejos de las ventanas. Los cordeles de las cortinas y persianas pueden estrangular al niño. Use cortinas sin cordeles, o si esto no es posible, ate los cordeles en lo alto y fuera del alcance del niño. No enlace los cordeles.

Los envoltorios y bolsas de plástico forman un sello hermético si se colocan sobre la boca y la nariz y pueden sofocar al niño. Manténgalos alejados del bebé.

Y no olvide la seguridad en el auto

Los choques de auto son un gran peligro para la vida y la salud de su hijo. La mayoría de lesiones y muertes causadas por choques automovilísticos pueden prevenirse mediante el uso de un asiento de seguridad CADA VEZ que su hijo vaya en un auto. Todos los bebés y niños pequeños deben viajar en un asiento de seguridad orientado hacia atrás hasta los dos años de edad o hasta que alcancen el máximo peso o estatura permitidos por el fabricante del asiento de seguridad para el auto. Un asiento de seguridad que deba colocarse en el sentido opuesto al de la marcha NUNCA debe ir en un asiento delantero provisto de bolsas de aire. Al ir en un asiento de seguridad, su hijo no sólo estará mucho más protegido sino que se portará mejor, permitiéndole a usted conducir con más cuidado. La silla trasera del auto es el lugar más seguro para que viajen los bebés y niños.

No deje a su hijo solo en un auto. Mantenga los vehículos y las cajuelas de los mismos con seguro. Un niño que es dejado dentro de un automóvil podría morir por exceso de calor, ya que las temperaturas pueden alcanzar niveles mortales en cuestión de minutos.

Recuerde: la mayor amenaza a la vida y la salud de su hijo es una lesión.

 

 

Última actualización
6/6/2013
Fuente
TIPP—The Injury Prevention Program (Copyright © 1994 American Academy of Pediatrics, revised 03/2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.