Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Consejos & Herramientas

¿Sabía que los accidentes son la causa principal de muertes en niños menores de 4 años que viven en los Estados Unidos? La mayoría de estos accidentes se pueden prevenir.

A menudo los accidentes ocurren porque los padres no son conscientes de lo que los niños son capaces de hacer. Los niños aprenden rápido y antes de que usted se dé cuenta, su hijo estará saltando, corriendo, montando en triciclo y usando herramientas. Su niño está especialmente en riesgo de sufrir lesiones ocasionadas por caídas, ahogamientos, intoxicaciones, quemaduras y choques automovilísticos. Cuando está jugando y explorando, un niño no entiende lo que es el peligro ni recuerda la palabra “no”.


Caídas

Puesto que ahora su hijo tiene grandes habilidades, él o ella podrán encontrar infinidad de situaciones peligrosas en la casa y el vecindario.

Su hijo puede caerse de equipos de juego, de una ventana, por las escaleras, de una bicicleta o triciclo y de cualquier cosa a la que pueda treparse. Asegúrese de que la superficie que está debajo del equipo de juegos sea lo suficientemente blanda como para amortiguar una caída. Coloque debajo del equipo de juegos una superficie que ofrezca protección comprobada, como una colchoneta o materiales de relleno sueltos (tiras de goma, arena, viruta o corteza de madera), con una profundidad de por lo menos 9 pulgadas. Instale la superficie de protección al menos 6 pies a la redonda del equipo (deberá ser más extensa para columpios y toboganes).

Cierre con seguro las puertas que conducen a cualquier zona peligrosa. Coloque protectores a ambos lados de las escaleras e instale guardas de seguridad que funcionen bien en todas las ventanas de los pisos superiores. Coloque una cerca alrededor del patio de juegos. Si su hijo sufre una caída seria o no actúa normalmente después de caerse, llame al médico.


Peligros con armas de fuego

Los niños que viven en casas donde hay armas de fuego tienen más riesgo de dispararse a sí mismos, o de que les dispare un amigo o un familiar, que de ser heridos por un intruso. Si decide tener un arma de fuego en la casa, manténgala descargada y bajo llave y guarde las municiones en un lugar aparte también bajo llave. Los revólveres son especialmente peligrosos. Averigüe si hay armas de fuego en las casa a donde su hijo va, o donde lo cuidan y como las guardan.


Quemaduras

La cocina puede ser un lugar peligroso para su hijo, especialmente cuando usted está cocinando. Si su hijo está en el suelo, podría derramarse sobre él grasa, líquidos o alimentos calientes y sufrir quemaduras serias. Mientras usted cocina, encuentre una actividad segura para que él realice.

Recuerde que los utensilios de la cocina y otras superficies calientes como planchas, hornos, calentadores de pared y parrillas, pueden quemar a su hijo mucho después de que usted haya terminado de usarlos. Si su hijo se quema, ponga de inmediato agua fría en la zona de la quemadura. Manténgala así por unos pocos minutos con el fin de enfriarla Después cúbrala, sin apretar, con un vendaje seco o con un paño limpio. Llame al médico en caso de cualquier tipo de quemadura. Para proteger a su hijo de quemaduras con agua hirviendo, la temperatura máxima del agua que sale por el grifo debe ser de 120 °F. Casi siempre usted podrá graduar el calentador del agua.

Tenga una alarma de incendios que funcione en cada nivel de su casa, especialmente en la zona donde está el aparato de la calefacción y los dormitorios. Pruebe las alarmas una vez al mes. Es mejor usar alarmas de incendios con baterías de larga duración, pero de no ser posible, cambie las baterías por lo menos una vez al año.


Intoxicaciones

Su hijo podrá abrir cualquier cajón y trepar a cualquier lugar al que su curiosidad lo lleve. Use solamente productos domésticos y medicinas que sean indispensables y manténgalos bien cerrados y fuera de la vista y el alcance del niño. Mantenga todos los productos en sus recipientes originales.

Si su hijo se lleva algo tóxico a la boca, llame de inmediato a la Línea de Ayuda por Intoxicaciones. Pegue el número (1-800-222-1222) en su teléfono. No haga vomitar al niño.


Recuerde la seguridad en el auto

Los choques automovilísticos son el peligro más grande para la vida y la salud de su hijo. La fuerza aplastante que el cerebro y el cuerpo del niño sufren durante una colisión o frenada repentina, aunque sea a velocidades bajas, puede causar lesiones graves o la muerte. Para prevenirlas, USE correctamente un asiento de seguridad para el auto CADA VEZ que su hijo vaya en él. Si el niño pesa más que el peso máximo permitido para el asiento, o si las orejas del niño le llegan al tope del asiento de seguridad, use un asiento de seguridad elevado con cinturón.

El lugar más seguro para los niños es el asiento trasero del auto. Si en un caso de emergencia un niño debe viajar en el asiento delantero, mueva el asiento del vehículo lo más atrás que se pueda, lejos de la bolsa de aire.

No permita que su hijo juegue ni que ande en triciclo en la calle. Su niño debe jugar en un jardín o patio de juegos rodeado por una cerca. Las entradas de los garajes también son peligrosas. Siempre que vaya a sacar el auto de la entrada del garaje, antes de dar marcha atrás, camine hasta la parte posterior del auto para comprobar que su hijo no está detrás de él. Es posible que no vea al niño por el espejo retrovisor.

Recuerde: la mayor amenaza a la vida y a la salud de su hijo son los accidentes.
 

 

 

Última actualización
5/24/2013
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.