Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Cómo hacer más fácil el dejar a su hijo en la guardería

Empezar el día puede ser un reto por lo que a continuación encontrará algunas sugerencias para hacer que su separación en la guardería sea un poco más fácil para ambos.

De 0 a 7 meses

  • En los primeros años de infancia su bebé necesita amor, comodidad y un buen cuidado básico para satisfacer sus necesidades físicas.

  • Aunque este período puede ser un tiempo de separación difícil para usted, los niños pequeños por lo general pasarán por un período de transición a un trabajador constante de la guardería en casi cualquier establecimiento. Sea paciente durante este periodo de adaptación inicial.

De 7 a 12 meses

  • Durante este tiempo, normalmente sienta ansiedad ante los desconocidos. Repentinamente su bebé puede sentirse reacio a permanecer con cualquier persona ajena a su familia. El entorno desconocido de una guardería también puede molestarlo.

  • Si es posible, no inicie el cuidado en la guardería durante este período o trate de hacerlo poco a poco. Si su hijo ya está en un programa, tome algún tiempo extra cada día antes de despedirse. Cree un corto ritual de despedida, quizás para dejarlo que pase unos minutos con su animal de peluche favorito. Despídase y retírese en silencio. Sobre todo, sea constante día tras día.

De 12 a 24 meses

  • Aquí es donde la ansiedad ante la separación puede ponerse peor y su hijo tiene mucha dificultad con su partida. Es posible que crea que no regresará y llore y se sujete a usted mientras trata de irse.

  • Sea comprensivo pero firme y persistente. Asegúrele que regresará cuando haya terminado su trabajo o lo que tenga que hacer. Una vez se haya ido, no vuelva a regresar a menos que esté listo para quedarse o salir con su hijo por la puerta.

Información adicional:

Última actualización
2/21/2019
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 6th Edition (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos