Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Familias militares: apoyo para el cuidado infantil durante los despliegues militares

​Para su familia, puede que las mudanzas frecuentes hayan hecho más difícil para los niños el conocer a sus abuelos y a otros parientes. Sin embargo, estos miembros de la familia pueden desempeñar una función vital para sus niños durante los despliegues militares y tener la oportunidad de forjar relaciones más cercanas de por vida. Los parientes pueden desempeñar un papel más importante que antes cuando cuidan a sus niños durante el despliegue militar. Existen varias cosas importantes que hay que tener presente para que la transición sea más fácil.

Planear por anticipado = una transición más fácil

Trate de que las transiciones entre un cuidador y otro sean tan sencillas como sea posible. Por ejemplo, la abuela puede llegar antes del despliegue militar y así poder convertirse en una presencia de continuidad y ser asociada con las características de amor y afecto de su hogar. Aún más, los niños se beneficiarán viendo que su cuidador temporal tiene un respeto genuino por el padre que está en el servicio militar. Si ella llega el día de la salida, puede ser asociada con la confusión del momento o ser vista como un reemplazo.

Ningún niño aprecia a una persona que está substituyendo a los padres y esto puede crear un resentimiento innecesario. Fomentar los lazos afectivos entre sus niños y el encargado de su cuidado temporal por anticipado hará que sus niños se sienten más seguros. 

Trate de que el cuidador se conecte antes del despliegue con visitas, llamadas telefónicas, o por los medios sociales. Si usted se va a trasladar a vivir en la casa de un pariente mientras que su esposo está ausente, intente ir de visita a ese lugar antes del traslado y si eso no es posible, utilice imágenes digitales para familiarizar a sus niños con el nuevo entorno.

Cómo comunicar su plan a sus niños

Los niños y los adolescentes necesitan saber "quién cuidará de mí" y que los adultos a su alrededor están atentos a sus necesidades. Usted y su esposo deben tener una charla con sus niños y su cuidador. 

La charla debe hacerse de acuerdo a la edad de sus niños y debe incluir los puntos vitales descritos a continuación:

  • Usted ha pensado muy detenidamente acerca de quién puede ser la mejor persona para cuidar a sus niños.
  • Explique porqué eligieron a esta persona. Lo ideal sería que usted pueda decir que ha elegido a alguien que también quiere a sus niños.
  • Enfatice que esto es algo temporal y que el cuidador no substituye al padre en el servicio militar.
  • El cuidador es su representante y debe ser respetado.
  • Explique que el padre que va a estar distante siempre piensa en los niños y permanecerá en contacto siempre que le sea posible, pero debido a la distancia no podrá brindar la atención diaria que los niños se merecen. Debido a que usted se preocupa tanto por sus niños, ha elegido cuidadosamente a alguien que hará un buen trabajo para cubrir las necesidades cotidianas.

​Cómo hablar sobre su estilo de crianza con el cuidador

Usted y su esposo también deben encontrar la oportunidad para discutir su estilo de crianza con el cuidador. Es importante que sus niños sientan que hay consistencia en su crianza en lugar de tener que ajustarse a nuevos conceptos o criterios. Usted debe discutir el estilo de crianza y el equilibrio entre el control y las reglas con el cariño y el apoyo. Lo ideal es tratar de logar un equilibrio entre las reglas y el cariño, recordando que la disciplina es una forma de orientación, no de control, pero los adultos discrepan sobre estos conceptos. Incluso las parejas casadas no siempre ven las cosas de la misma forma con respecto a la crianza, pero los hogares que funcionan bien hacen lo mejor posible para dejar las discrepancias en privado y presentar un frente unido ante sus niños. Cuando no lo hacen, los niños aprenden a sacar ventaja enfrentándolos entre sí. Es importante que usted lo discuta honestamente por anticipado para que los niños no reciban mensajes confusos .

Si el cuidador temporal entiende claramente su enfoque, con algo de suerte, podrá continuar siendo tan consistente para mantenerlo como le sea posible.  No se sorprenda si su pariente de otra generación tiene una filosofía para la crianza muy diferente a la suya. Ella puede ser más indulgente, o puede pensar que usted es demasiado pasiva y que debería ser más estricta. Ésta es una razón más para trabajar juntas abiertamente para superarlo por anticipado. Esto hará que el hogar funcione con más eficacia durante el despliegue militar y en lo posible evitar que cuando el miembro del servicio vuelva tenga que responder a los reclamos a gritos de su niña de 7 años diciendo, "La abuela nunca nos dijo qué hacer".​

 

Autor
Kenneth R. Ginsburg, MD, MSEd, FAAP
Última actualización
6/23/2013
Fuente
Building Resilience in Children and Teens: Giving Kids Roots and Wings, 3rd Edition (Copyright © 2015 Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, and Martha M. Jablow)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest