Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Por qué son importantes los centros de cuidado infantil de alta calidad en la primera infancia: explicación de la política de la AAP

Actualmente, más de la mitad de los niños menores de 5 años en Estados Unidos asisten periódicamente a algún tipo de programa de guardería o preescolar fuera del hogar. Las experiencias de estos niños en estos lugares afectarán sus vidas futuras. Para muchas familias, lamentablemente, la educación inicial y el cuidado infantil de buena calidad no están disponibles o no son accesibles.

Con el objetivo de tomar medidas para abordar los problemas que se presentan, la declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP) titulada, "Educación inicial y cuidados infantiles de calidad desde el nacimiento hasta el jardín de niños" (en inglés), detalla tanto la importancia de la educación inicial y los cuidados infantiles de calidad como lo que su pediatra puede hacer para ayudarlo a encontrar estos servicios cerca de su casa.

Calidad versus costo y practicidad:

Cuando se trata de fomentar un desarrollo cerebral saludable, el tipo de arreglo para el cuidado infantil o guardería es menos importante que la calidad del cuidado que el niño recibe. No obstante, algunos padres eligen las guarderías basándose en factores que poco tienen que ver con la calidad y que tienen que ver más con los costos y la practicidad. 

Específicamente, las mamás y papás de la generación "millennials" son los protagonistas de esta realidad y enfrentan retos únicos relacionados con el acceso. Para quienes tienen la suerte de tener trabajo, el costo promedio de los cuidados infantiles en una institución en EE. UU. (ajustado según la inflación) supera el 27 % de los ingresos promedio de los "millennials", lo que constituye una cifra de 20 % más alta que el 7 % recomendado a nivel federal. El peso del costo es una realidad. 

No obstante, las investigaciones sobre programas de educación inicial intensivos y de alta calidad para niños de bajos ingresos confirman los efectos positivos duraderos: mejores aptitudes cognitivas y sociales y mejores destrezas matemáticas y de lenguaje. La educación inicial y preescolar de calidad puede, por lo tanto, verse como una inversión: una inversión con buena rentabilidad.

Los siguientes son buenos indicadores de calidad alta:

  • Grupos pequeños de niños. Los niños reciben más atención y cuidados individuales cuando están en grupos más pequeños y cuando cada cuidador es responsable de menos niños. ¿La proporción personal-niños y el tamaño de los grupos de niños están dentro de los estándares reconocidos a nivel nacional? Por ejemplo, en una sala con 4 niños de 13 a 35 meses de edad, debe haber 1 cuidador capacitado. En una sala con 5 a 8 niños de 13 a 35 meses de edad, debe haber 2 cuidadores capacitados. No debe haber más de 8 niños de 13 a 35 meses de edad en una sala. 

  • Baja rotación del personal. Los niños pequeños, en especial los bebés y los menores de 3 años, necesitan relaciones estables y positivas con sus cuidadores para prosperar, y la retención de personal ayuda a mantener esas relaciones fuertes. ¿Cuánto tiempo hace que el personal trabaja en la guardería? ¿Qué tipo de capacitación adicional ha recibido el personal en el último año? Los programas de alta calidad mantienen a los niños junto al mismo cuidador el mayor tiempo posible. El buen salario, los beneficios, la capacitación y los directores de programa que dan su respaldo son algunos de los factores que podrían reducir la rotación de personal y promover la calidad.

  • Visitas periódicas de un consultor de salud y cuidados infantiles. Los entornos educativos de cuidados infantiles rara vez cuentan con profesionales médicos, como una enfermera escolar, dentro de su personal, pese a que los niños que se atienden son más pequeños, menos capaces de expresar sus síntomas y más propensos a sufrir infecciones y enfermedades frecuentes. Algunos estados exigen la visita periódica de un consultor de salud y cuidados infantiles a los programas para bebés y niños menores de tres años, que estén capacitados para brindar ayuda y desarrollar políticas sobre temas de salud tales como administración de medicamentos, control de infecciones, vacunación y prevención de lesiones. Los consultores de salud y cuidados infantiles también pueden realizar evaluaciones de desarrollo, audición, salud bucal y visión en el lugar, además de ayudar a integrar a los niños con necesidades especiales de salud en el programa.

¿Necesita ayuda para buscar guarderías o preescolares de alta calidad?

Buscar y elegir guarderías y preescolares de calidad puede ser un desafío y una de las decisiones más importantes que tomará como padre o madre. Lamentablemente en la mayoría de las áreas no existe un "informe del consumidor" acerca de los mejores centros. No obstante, aquí se incluyen algunos recursos que pueden ayudar en el proceso de tomar la decisión:

  • Centro de cuidados licenciado. La Asociación Nacional de Recursos de Cuidados Infantiles y Agencias de Recomendación (National Association of Child Care Resource & Referral Agencies, NACCRRA), a través de Child Care Aware® (en inglés), ayuda a los padres a buscar y encontrar cuidados infantiles asequibles y con licencia. Como las licencias y las reglamentaciones varían ampliamente, los padres necesitan más información para tomar decisiones informadas. Nota: Cada estado tiene reglamentaciones drásticamente diferentes para sus programas de educación para la primera infancia, lo que constituye un importante factor en la variación de la calidad. Los entornos de cuidados infantiles en casa de familia están regidos por reglamentaciones diferentes de las de los centros de guardería, y algunos tipos de cuidados infantiles están totalmente desprovistos de reglamentación. Incluso cuando hay reglamentaciones, varían las maneras de hacerlas regir. 

  • Sistema de calificación con estrellas. Más del 75 % de los estados cuentan con sistemas de calificación y mejora de la calidad (QRIS, en inglés) para ayudar a los padres con esta decisión. Los QRIS usan estándares medibles basados en la investigación para definir los niveles de calidad, a menudo expresados mediante un sistema de calificación con estrellas. Los QRIS a menudo usan incentivos tales como becas para el personal, reembolsos escalonados para subsidios de cuidado infantil y desarrollo de asistencia técnica y profesional como estrategias para mejorar la calidad de la educación inicial. Lamentablemente, los QRIS no siempre incluyen estándares clave de salud y seguridad. Los padres pueden averiguar si en su estado hay un sistema de calificación de calidad en el sitio web de National Center on Early Quality Assurance, en inglés, (Centro Nacional para la Garantía de Calidad en la Educación Temprana).

  • Cuidados acreditados. La Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños (National Association for the Education of Young Children, NAEYC) ofrece una lista de sus centros de guardería acreditados en su sitio web (en inglés), como también lo hace la Comisión Nacional de Acreditación (National Accreditation Commission, NAC) para Programas de Guardería y Educación Inicial y la Acreditación Nacional de Programas para la Primera Infancia (National Early Childhood Program Accreditation, NECPA) (ambos en inglés).

  • Proveedores de cuidados infantiles familiares. La Asociación Nacional de Cuidados Infantiles Familiares (National Association of Family Child Care, NAFCC) —en inglés— ofrece una lista de proveedores de cuidados infantiles familiares acreditados.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que solo un pequeño porcentaje de los programas de cuidado infantil en Estados Unidos cuenta con una acreditación emitida por una organización o forma parte de un sistema de evaluación de calidad.

Cómo puede luchar por un cambio:

Aparentemente no hay nada que pueda hacer acerca de las grandes decisiones del gobierno, como cuánto dinero se invierte en cuidados de guardería. Pero, de hecho, usted es justamente la persona indicada para marcar una diferencia.

  • Usted tiene una historia que contar: sobre su hijo y su familia, acerca de las barreras que enfrenta en la búsqueda de una guardería de calidad y por qué es tan importante.

  • Su historia puede marcar una diferencia. Las historias de los padres acerca de la necesidad de contar con cuidados de guardería de alta calidad han resultado eficaces para convencer a quienes toman las decisiones de proporcionar fondos para subsidios para centros de cuidado infantil. Puede contar su historia en las redes sociales, en su periódico local y a funcionarios electos para asegurarse de que entiendan lo importante que es para su familia contar con guarderías accesibles y de alta calidad.

Recuerde: la educación temprana no es una tarea aislada.

La educación comienza y termina en casa. Al compartir libros con sus hijos más pequeños, por ejemplo, puede enseñarles a hablar y prepararse para escuchar y aprender en la escuela. También puede reforzar lo que su hijo está aprendiendo en la guardería o el preescolar. Saque tiempo para conversar con sus hijos acerca de su día a día, incluso lo que hicieron en la escuela. Planifique algunas actividades que pueda hacer con su hijo, como un proyecto artístico, por ejemplo. Obtenga más ideas aquí.

Información adicional

​​
Última actualización
3/8/2018
Fuente
Council on Early Childhood (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos