Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La gripe

Gripe es otro nombre para la influenza. Es una enfermedad causada por un virus respiratorio. La infección puede propagarse rápidamente en las comunidades ya que el virus se transmite de persona a persona. Cuando alguien con gripe tose o estornuda, el virus de la gripe viaja por el aire, y las personas cercanas, incluyendo a los niños, lo pueden inhalar. También se puede transmitir el virus cuando su niño toca una superficie dura contaminada, como una manija de la puerta y luego coloca su mano o los dedos en la nariz o boca o se frota los ojos.

Temporada de gripe

La temporada de la gripe suele comenzar en el otoño y terminar en la primavera. Cuando hay un brote o epidemia, generalmente durante los meses de invierno, la enfermedad tiende a ser más fuerte en los niños en edad preescolar o escolar. Los adultos encargados del cuidado de los niños están más expuestos y pueden contraer la enfermedad. El virus generalmente se transmite en los primeros días de la enfermedad.

Los síntomas de la gripe:

Todos los virus de la gripe causan una enfermedad respiratoria que puede durar una semana o más. Los síntomas de la gripe incluyen:

  • Una fiebre repentina (por lo general de más de 100,4°F o 38°C)

  • Escalofríos y temblores

  • Dolor de cabeza, dolores corporales y sentirse mucho más cansado de lo habitual

  • Dolor de garganta

  • Tos seca y áspera

  • Nariz congestionada y secreciones nasales

Es posible que algunos niños vomiten y tengan deposiciones blandas (diarrea).

Después de los primeros días de estos síntomas, un dolor de garganta, congestión nasal y tos continua, se hacen más evidentes. La gripe puede durar una semana o incluso más. Un niño con un resfriado común generalmente sólo tiene algo de tos, secreción nasal y fiebre baja. Los niños con la gripe —o adultos, de hecho— generalmente se siente mucho peor, con más dolor y malestar. 

Las personas sanas, especialmente los niños, se mejoran de la gripe en una semana o dos, sin ningún problema que persista. Sin embargo, se podría presentar complicaciones si su hijo se queja de dolor de oído o que siente presión en su cara y la cabeza o si su tos y la fiebre persisten por más de dos semanas. Hable con el médico de su hijo si el niño tiene dolor de oídos, tos que no mejora o fiebre que no baja. 

Los niños con enfermedades crónicas

Los niños que parecen correr mayor riesgo de complicaciones de la gripe son aquellos que tienen una enfermedad médica crónica subyacente, como una enfermedad del corazón, pulmón, renal, un problema con el sistema inmunitario, mellitus de la diabetes, algunas enfermedades de la sangre o neoplasia. Ya que estos niños pueden tener enfermedad más graves o complicaciones, debe, en lo posible, mantenerse alejados de otros niños con gripe o síntomas parecidos a los de la gripe. Su pediatra puede sugerir otras precauciones que se deben tomar. Si su hijo tiene síntomas parecidos a los de la gripe, así como con alguna dificultad para respirar, busque atención médica de inmediato. La gripe puede conllevar graves complicaciones que incluyen hasta la muerte, pero gracias a las vacunas antigripales estas no son muy comunes.

El tratamiento de la gripe:

Para todos los niños con gripe que no se sientan bien, se les debe prestar mucha atención y cariño. Los niños pueden beneficiarse de más descanso en la cama, y de más líquidos.

Si su niño no se siente bien debido a una fiebre, el acetaminofén o el ibuprofeno en las dosis recomendadas por su pediatra para su edad y el peso le ayudará a sentirse mejor. El Ibuprofeno está aprobado para el consumo de los niños desde los seis meses de la edad en adelante; sin embargo, nunca se les debe dar a los niños que están deshidratados o que están vomitando continuamente.

Es de suma importancia no darle aspirina a un niño que tiene gripe o que se crea puede tener la gripe. La Aspirina durante los episodios de influenza se asocia con un mayor riesgo de desarrollar el síndrome Reye.

La prevención de la gripe

Todo el mundo debe vacunarse contra la gripe anualmente para actualizar su protección. Es la mejor manera de prevenir la gripe. Las vacunas seguras las hacen cada año y la mejor época para obtener la vacuna de la gripe es al final del verano o a comienzos del otoño tan pronto como estén disponibles en su comunidad.

La vacunación es especialmente importante para:

  • Los niños, incluidos a los recién nacidos prematuros, desde los 6 meses de edad hasta los 5 años de edad

  • Los niños de cualquier edad con enfermedades crónicas que aumentan el riesgo de las complicaciones de la gripe  

  • Niños pertenecientes a los grupos étnicos de los indígenas americanos o nativos de Alaska

  • Los proveedores del cuidado de los niños y todas las personas que tienen contacto con niños con enfermedades de alto riesgo y niños menores de 5 años(especialmente los recién nacidos y menores de 6 meses debido a que no pueden recibir sus propias vacunas)

  • Todo el personal de atención médica

  • Todas las mujeres que están embarazadas, están pensando en quedar embarazadas, han dado a luz recientemente o están amamantando durante la temporada de gripe

El virus de la gripe se propaga fácilmente por el aire por medio de la tos y los estornudos, y al tocar cosas como pomos de puerta o juguetes y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Haga clic aquí para obtener algunos consejos que le ayudarán a evitar que su familia se enferme.

La vacuna antigripal

Sólo la vacuna inactivada (virus muerto), también llamada "inyección antigripal" aplicada por inyección en el músculo debe ser utilizada para la vacunación antigripal esta temporada.

Existen dos tipos de vacuna inactivada contra la influenza basados en el número de cepas del virus que contienen. La trivalente (dos virus A y uno B) y la cuadrivalente (dos virus A y dos B). No hay preferencia por la formulación de una o de otra. Cualquiera de estas vacunas puede ser aplicada si está disponible en la zona donde vive.

La American Academy of Pediatrics recomienda que se aplique una vacuna antigripal anualmente a todos los niños a partir de los seis meses de edad. Los niños de 6 a 8 años pueden necesitar de dos dosis de la vacuna con por lo menos 4 semanas de intervalo. Los niños mayores de 9 años sólo necesitan una dosis.

Las vacunas antigripales son de especial importancia para los niños que corren alto riesgo de sufrir complicaciones de la gripe tales como aquellos que tienen una enfermedad crónica como el asma, enfermedad cardíaca, sistema inmunitario debilitado debido a una afección primaria o por el uso de medicamentos cortiesteroides, enfermedad renal o diabetes de mellitus.

Todo los niños elegibles puede recibir la vacuna inactivada. Todos los adultos deben aplicarse la vacuna antigripal anualmente; es de vital importancia para los adultos que viven en la misma casa con alguien que corre un alto riesgo de sufrir de complicaciones de la gripe o que está al cuidado de niños menores de cinco años de edad.

Efectos secundarios

La vacuna antigripal tiene pocos efectos secundarios, los efectos secundarios más comunes son enrojecimiento, inflamación en el lugar donde se aplicó la inyección, y fiebre.

Aunque las vacunas contra la gripe se producen utilizando huevos, las vacunas contra la gripe han demostrado tener cantidades mínimas de tener proteína del huevo de modo que prácticamente todos los niños con alergia presumida o confirmada del huevo pueden recibir con seguridad la vacuna antigripal. Si tiene preguntas, hable con su médico.

Antivíricos

Los medicamentos antivíricos para tratar una infección de la gripe están disponibles con receta médica. Su pediatra podrá tratar la gripe con un medicamento antivírico. Los medicamentos antivíricos funcionan mejor si se empiezan durante el primer o el segundo día de darse los síntomas de la gripe. Sin embargo, en algunos niños con más riesgo de sufrir complicaciones de la gripe, se puede comenzar el tratamiento más tarde.

Llame a su pediatra en un plazo de 24 horas de presentarse un síntoma de la gripe para preguntar acerca los medicamentos antivíricos si su niño:

  • Tiene algún problema subyacente de salud como asma, diabetes, anemia drepanocítica (células falciformes) o parálisis cerebral.

  • Tiene menos de 6 meses de edad.

  • Es menor de 5 años, especialmente si es menor de 2 años de edad.

Información adicional: 

Última actualización
8/25/2016
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 6th Edition (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest