Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Medicamentos anticonvulsivos para niños y adolescentes

Hay muchos medicamentos que tratan las crisis convulsivas. Sin embargo, los medicamentos anticonvulsivos no curan las convulsiones, sino que las controlan. Algunos medicamentos solo sirven para controlar ciertos tipos de convulsiones. Otros medicamentos sirven para controlar diversos tipos de convulsiones.

Cómo elegir el medicamento correcto

La elección del medicamento correcto depende de diversos factores, entre ellos:

  • El tipo de convulsión que tiene un niño

  • La edad del niño

  • Otros problemas médicos que tenga el niño

  • Otros medicamentos que tome el niño

  • Los efectos secundarios del medicamento

La seguridad de los medicamentos anticonvulsivos

Es importante entender cómo se toma correctamente un medicamento anticonvulsivo. Algunos medicamentos se toman una vez al día, mientras que otros se toman dos o tres veces al día. En casos poco comunes, los medicamentos anticonvulsivos se pueden tomar hasta cuatro veces al día. Es muy importante conocer tanto el nombre de la marca como el nombre genérico, la dosis y cuándo tomar el medicamento. Además, resulta útil estar familiarizado con los posibles efectos secundarios del medicamento y los análisis de sangre necesarios mientras se usa ese medicamento.

Solo algunos de los medicamentos más utilizados para tratar las crisis convulsivas están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para su uso en niños. Su médico le puede indicar los detalles del medicamento específico de su hijo, tales como las indicaciones de uso y su perfil de seguridad.

Tipos de medicamentos anticonvulsivos

Hay muchos tipos diferentes de convulsiones y algunos medicamentos funcionan mejor para ciertos tipos de crisis convulsivas. Algunos tipos de crisis convulsivas comunes son las focales, las tónico-clónicas generalizadas y las de ausencia. También hay un número creciente de nuevos medicamentos que se pueden usar para tratar ciertos tipos de crisis convulsivas.

Crisis convulsivas tónico-clónicas

Los medicamentos comunes utilizados para las convulsiones tonicoclónicas generalizadas son, entre otros:

  • Clobazam

  • Lamotrigina

  • Levetiracetam

  • Rufinamida

  • Topiramato

  • Valproato

  • Zonisamida

Nota: muchos de estos medicamentos también se usan para tratar las crisis convulsivas focales.

Crisis convulsivas focales

Los medicamentos comunes utilizados para las crisis convulsivas focales son, entre otros:

  • Carbamazepina

  • Oxcarbazepina

  • Lacosamida

Crisis convulsivas de ausencia

El más clásico de los medicamentos utilizados para las crisis convulsivas de ausencia es la etosuximida, pero el valproato también se receta habitualmente.

Efectos secundarios de los medicamentos anticonvulsivos

Todos los medicamentos, incluso los medicamentos de venta libre, tienen el riesgo de producir efectos secundarios. Por lo tanto, todos los medicamentos anticonvulsivos tienen algún riesgo de producir efectos secundarios. La mayoría de los niños tienen pocos problemas o ninguno con los efectos secundarios de los medicamentos anticonvulsivos. Los efectos secundarios varían según el medicamento, pero pueden ser, entre otros:

  • Somnolencia

  • Sarpullido

  • Cambios en el estado de ánimo

  • Irritabilidad

  • Problemas estomacales

Algunos efectos secundarios menos comunes son difíciles de detectar y pueden afectar el hígado, los riñones o las células sanguíneas. Para controlar estos efectos secundarios, se pueden hacer análisis de sangre. Algunos efectos secundarios ocurren con más frecuencia cuando se administran dosis más altas y pueden evitarse si es posible reducir la dosis del medicamento.

Cuando un niño muestra signos de un posible efecto secundario de un medicamento anticonvulsivo, es importante considerar otras causas posibles de ese efecto secundario. Por ejemplo, un sarpullido se puede deber a una enfermedad viral o una exposición y quizá no se relacione con un medicamento anticonvulsivo. Sin embargo, debido a que pueden producirse casos poco frecuentes de sarpullidos graves producidos por medicamentos anticonvulsivos, es importante vigilar atentamente si se produce un sarpullido y comunicárselo al médico de cabecera de su hijo y al médico especialista en epilepsia.

Salud ósea

Algunos medicamentos anticonvulsivos afectan el fortalecimiento óseo de los en los niños. Este problema es especialmente importante para los niños que deben tomar ciertos medicamentos anticonvulsivos durante muchos años. Si su hijo necesita medicamentos anticonvulsivos durante más de un año o dos, pregúntele a su médico si es necesario controlar la salud ósea.

Interacciones con métodos anticonceptivos

Los pacientes adolescentes y jóvenes adultos con epilepsia deben ser conscientes de que algunos medicamentos anticonvulsivos pueden interactuar con determinados métodos anticonceptivos. Esto puede producir niveles anormalmente altos o bajos del medicamento anticonvulsivo, la ineficacia del anticonceptivo,  un control inadecuado de las crisis convulsivas o un embarazo imprevisto.

Medicamentos anticonvulsivos durante el embarazo

Las mujeres que están tomando ciertos medicamentos anticonvulsivos cuando quedan embarazadas corren un riesgo mayor de tener un bebé con defectos de nacimiento. Algunos medicamentos son más seguros que otros durante el embarazo. El embarazo también cambia la manera en que el cuerpo de una mujer metaboliza el medicamento anticonvulsivo, por lo que los médicos controlan muy de cerca a las pacientes embarazadas. Es importante hablar con su médico sobre las opciones de medicamentos anticonvulsivos antes de quedar embarazada, si fuera posible.

Medicamentos anticonvulsivos a largo plazo 

Los padres suelen preocuparse por tener que darle a su hijo un medicamento todos los días para prevenir las crisis convulsivas. Es importante saber que los medicamentos anticonvulsivos generalmente son eficaces para evitar las crisis convulsivas y, con un control adecuado, son bastante seguros. Un niño que tiene convulsiones incontrolables corre varios peligros como lesiones por caídas, accidentes, ahogamiento o incluso la muerte. Consulte Crisis convulsivas: consejos de seguridad para los padres.

Medicamentos de rescate

Si su hijo tiene epilepsia, también debe hablar con su médico acerca de los medicamentos de rescate. Los medicamentos de rescate se utilizan cuando un niño tiene una crisis convulsiva muy prolongada (generalmente durante 5 minutos o más) o tiene una serie de varias convulsiones en un día. Hay diversas opciones de medicamentos de rescate. Estas son, entre otras, medicamentos que se administran como un comprimido soluble, un gel rectal o un aerosol nasal. Algunos de los medicamentos de rescate que se recetan habitualmente son diazepam, clonazepam y midazolam.

Información adicional de HealthyChildren.org:

Última actualización
9/21/2016
Fuente
Supported by the Health Resources and Services Administration, Maternal and Child Health Bureau under Cooperative Agreement Number U23MC26252. (Copyright © 2016 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos