Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Los niños con epilepsia en la escuela

Niños de todas las edades tienen epilepsia y la mayoría asiste a la escuela todos los días. Como padre o cuidador, tiene un papel clave en brindar a los maestros de su hijo y demás personal de la escuela la información que necesitan para crear un entorno de aprendizaje seguro y de apoyo donde su hijo pueda prosperar.

Comparta información con la escuela de su hijo

Colabore con su escuela para asegurarse de que los maestros y demás personal de la escuela sepan qué hacer cuando se produzca una convulsión. Es importante que cada estudiante que sufre convulsiones tenga un Plan de acción para convulsiones. Este plan debe ser suministrado a todo el personal administrativo y a todos los maestros de la escuela. Muchas escuelas tienen un formulario para alumnos con necesidades de asistencia médica especial, a veces llamado "Plan de salud individual", que se puede utilizar como el Plan de acción para convulsiones.

¿Qué está incluido en un Plan de acción para convulsiones?

El plan de acción para convulsiones debe ser revisado y firmado por el médico de su hijo y debe incluir la siguiente información:

  • Información detallada sobre la epilepsia de su hijo.
  • Qué hacer si su hijo tiene una convulsión en la escuela o en el autobús.
  • Una lista de los medicamentos anticonvulsivos que su hijo está tomando actualmente, que incluya cómo y cuándo se deben administrar tales medicamentos, así como cualquier efecto secundario que tengan.
  • También se deben incluir las instrucciones especiales para el uso de medicamentos de rescate, que se utilizan en caso de una emergencia. Si su niño tiene un estimulador del nervio vago, (vagus nerve stimulator, VNS), también se deben incluir las instrucciones sobre el uso del imán del VNS.
  • Una definición clara de lo que constituye una emergencia para su hijo y lo que la escuela debe hacer si se produce una.

¿Qué más es importante hacer si su hijo está usando un Plan de acción para convulsiones?

  • Revise y actualice el plan periódicamente. Es de especial importancia actualizarlo cuando cambien los medicamentos, o aumenten o disminuyan las dosis.
  • Asegúrese de que su hijo pueda tomar el medicamento en la escuela. Esto podría significar hablar con la enfermera u otro funcionario de la escuela acerca de cómo administrar el medicamento.
  • Asegúrese de que la información del Plan de acción para convulsiones también esté disponible durante las actividades escolares que pudieran realizarse fuera del horario o de las instalaciones de la escuela, como paseos en autobús, excursiones o eventos deportivos.

Cómo educar a los compañeros de clase de su hijo

Los estudiantes que presencian una convulsión pueden sentirse atemorizados. Si educa a los compañeros de clase de su hijo con anticipación sobre los primeros auxilios correctos para las convulsiones y la epilepsia, es posible reducir el estigma y el temor, y mejorar la aceptación general de su hijo. Comience por tener una conversación con su hijo acerca de sus convulsiones. Analice cuándo, dónde y cómo hablar con los demás sobre su epilepsia. Cada situación y cada niño son diferentes, de modo que puede ser útil utilizar algunos juegos de roles y hablar sobre cómo podrían reaccionar las personas. Estas son algunas sugerencias sobre cómo informar a otras personas:

  • Póngase en contacto con el personal de la escuela para analizar cómo educar a los compañeros de clase de su hijo. Además, mantenga a su hijo involucrado en el proceso educativo. Existen muchos programas educativos y muchas herramientas disponibles para ayudar a los maestros a crear un programa básico para la epilepsia.
  • Sea un invitado especial o el presentador ese día. Use el programa disponible en el sitio web Epilepsia en el salón de clases (en inglés).
  • Visite la página de actividades de sensibilización del público de la Fundación contra la epilepsia (en inglés) para obtener más información e ideas sobre cómo hablar acerca de la epilepsia, así como un programa de capacitación para estudiantes de escuela media y secundaria.
  • Póngase en contacto con una agencia local de la Fundación contra la epilepsia. Cada agencia afiliada de la Fundación contra la epilepsia (en inglés) tiene programas educativos para capacitar a los estudiantes. El personal de la fundación también puede ayudar en la capacitación.

Conozca la escuela de su hijo y su personal

Aproveche la oportunidad para comunicarse y relacionarse con el personal escolar, voluntarios y otros padres. Estas son algunas ideas sobre cómo establecer esas relaciones:

  • Hable con los maestros de su hijo y demás personal de la escuela sobre la epilepsia y explique lo que sucede cuando su hijo tiene una convulsión.
  • Participe y ofrézcase como voluntario para colaborar en organizaciones de padres y maestros.
  • Ofrézcase como voluntario para colaborar en funciones escolares, fiestas de la clase, etc.
  • Familiarícese con las políticas escolares y el manual escolar.
  • Organice reuniones con los maestros, el personal de enfermería, el personal del comedor, los conductores de los autobuses, etc.

Como todos los niños, los que tienen epilepsia también necesitan familiarizarse con cada persona con la que van a interactuar en la escuela, como la enfermera de la escuela, el director, etc. Esto es especialmente importante a medida que crecen y comienzan a tener más responsabilidad de sus necesidades de asistencia médica.

Preparación para situaciones de emergencia debido a crisis convulsivas en la escuela

Las emergencias pueden producirse cuando su hijo esté en la escuela y es importante asegurarse de que todos estén preparados. Aquí mencionamos cómo preparar a su hijo y a la escuela para una situación de emergencia debido a una crisis convulsiva:

  • Averigüe cuáles son las normas de la escuela y del distrito.
  • Hable con el profesional de enfermería de la escuela sobre la mejor manera de manejar las emergencias.
  • Desarrolle un plan de emergencia como parte de su plan de acción para convulsiones de su hijo.
  • Mantenga actualizada la información de contacto.
  • Comunique el plan a todo el personal y voluntarios de la escuela (por ejemplo, maestros, supervisores del recreo, profesores de educación física, personal de la biblioteca, supervisores del comedor, acompañantes para excursiones o personal para actividades extraescolares).

Conozca los derechos de su hijo

La mayoría de las escuelas deben respetar la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act, ADA) y ofrecer "instalaciones razonables" si su hijo tiene necesidades especiales. Podrían aplicarse otras leyes, tales como la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación (Rehabilitation Act) de 1973 y la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities in Education Act, IDEA), si su hijo tuviera dificultades físicas o de aprendizaje especiales.

Esté atento para detectar problemas de aprendizaje o comportamientos problemáticos en su hijo. Sepa que usted puede solicitar la ayuda del consejero de la escuela o solicitar una evaluación psicoeducativa del psicólogo de la escuela si considera que el desempeño de su hijo no es el adecuado.

Cómo evitar el acoso escolar y la discriminación

Todos los niños pueden sufrir acoso escolar (bullying) y discriminación en alguna forma. Sin embargo, las personas con epilepsia pueden ser un blanco fácil. Si sospecha que su hijo es víctima de acoso escolar o discriminación, póngase en contacto con la escuela para hablar sobre el tema más en detalle.

Ayude a que su hijo a prosperar

Recuerde que su hijo tiene más coincidencias que diferencias con los demás estudiantes. Una de sus funciones como padre es ayudarlo a prosperar en su entorno escolar con confianza y la convicción de que puede alcanzar cualquier meta que se fije. La mejor forma de lograrlo es ocupándose de educar y preparar a la escuela para satisfacer sus necesidades, y fomentar la capacidad de su hijo para que, con el tiempo, logre atender sus propias necesidades cuando usted no esté cerca.

Información adicional:

Última actualización
5/31/2016
Fuente
Developed with funding from the Health Resources and Services Administration, Maternal and Child Health Bureau under Cooperative Agreement Number U23MC08582 for Project Access and Cooperative Agreement Number U23MC26252.
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos