Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Dieta cetogénica: el tratamiento con alimentos para niños con convulsiones

Nadie sabe por qué la dieta cetogénica, que fue desarrollada en los años de 1920, funciona tan bien para controlar las convulsiones, pero lo hace. Y actualmente, se le considera ampliamente como una de las tendencias más populares en los Estados Unidos.

¿De qué se trata la dieta cetogénica?

La dieta cetogénica (también conocida como la dieta ceto) consiste en alimentos altos en grasas, bajos en carbohidratos y niveles adecuados de proteína que puede utilizarse para el tratamiento de la epilepsia en algunos niños. Típicamente, consiste en una proporción de 3-4 gramos de grasa por cada gramo (1) de carbohidrato y de proteína. Esto significa que cerca del 90 % de las calorías vienen de la grasa, requiriendo a aquellos en esta dieta comer más que todo alimentos con grasas, tales como la mantequilla y la crema.

¿Cuándo se debe usar una dieta cetogénica para el tratamiento de convulsiones?

Algunos niños con epilepsia pueden sufrir cientos de convulsiones al día, lo que limita considerablemente su capacidad para participar en actividades sociales. Controlar las convulsiones es importante para ayudar a los niños a tener vidas más o menos normales. Cuando los medicamentos no funcionan o tienen efectos secundarios que son difíciles de sobrellevar, la dieta cetogénica puede ser una opción de tratamiento.  

De acuerdo con un informe de consenso del 2008, conducido por un panel de expertos internacionales, la dieta cetogénica  se le debe ofrecer a un  niño después de que dos anticonvulsivos usados no hayan sido eficaces. La dieta debe empezarse y mantenerse bajo estricta supervisión de un médico y un equipo de expertos, incluyendo a un nutricionista.

La dieta cetogénica es diferente para cada niño y depende de varios factores:

  • La edad y el peso del niño

  • Cómo es la dieta del niño y la familia (por ejemplo, kosher, halal, vegetariana, orgánica)

  • La receta para la dieta del niño (por ejemplo, una combinación específica de grasas, proteínas y carbohidratos pesados)

Puede que la dieta no funcione para todos, pero es la indicada para muchos tipos de convulsiones y síndromes de la epilepsia.

Algunos trastornos que responden a la dieta incluyen, epilepsia miclónica astática, síndrome Drave, síndrome Doose, síndrome Rett, trastornos de migración, deficiencia de GLUT-1 y esclerosis tuberosa compleja.

La dieta cetogénica y el tratamiento de espasmos infantiles

 La Academia Estadounidense de Neurología y la Sociedad Infantil de Neurología   recomiendan   la hormona andrenocorticortrópica (ACTH) como terapia de primera línea para los espasmos infantiles . El objetivo de este medicamento es frenar  por completo los espasmos infantiles y mejorar el EEG anormal (electroencefalograma). En algunos casos, los neurólogos pediatras recetan el  medicamento para las convulsiones Sabril® (vigabatrin). Ambos fármacos funcionan bien, pero el médico de su niño le dirá cuál medicamento puede ser la mejor opción para su niño.

Si estos medicamentos no funcionan bien, la dieta cetógenica puede ser especialmente útil cuando se practica al principio del curso del trastorno. Usar únicamente una fórmula de dieta cetogénica para los bebés y niños con tubos de gastronomía (para la alimentación) ha demostrado funcionar mejor con el tiempo.   

Generalmente, los niños empiezan en un centro de epilepsia de nivel IV y son controlados por el equipo interno de la dieta cetogénica, que puede constar de un neurólogo pediátrico, un epileptólogo pediátrico, un enfermero de práctica, nutricionista, enfermero y un trabajador social. 

¿Qué tan bien funciona?

Aunque no funciona para todos los niños, varios estudios   han demostrado que la dieta cetogénica reduce y previene las convulsiones en muchos niños cuyas crisis convulsivas no podían ser controladas por los medicamentos, y para aquellos que no  pudieron tolerar los efectos secundarios de sus medicamentos. 

Más de la mitad de los niños que se adhieren a la dieta se les reducen sus convulsiones por lo menos en un 50 %. Puede empezar a funcionar en solo una semana, pero puede tomar varios meses para determinar si será eficaz. Si controla bien las convulsiones, puede continuarse por varios años bajo la supervisión del equipo de atención médica del niño. Muchos niños en la dieta cetogénica continúan tomando medicamentos para las convulsiones, pero se les puede reducir la dosis. Desafortunadamente, 50 % de aquellos que empiezan con la dieta, la dejan al inicio del proceso debido a los efectos secundarios o las pocas ventajas.

¿La dieta cetogénica tiene efectos secundarios?

La dieta cetogénica puede ocasionar ciertos efectos secundarios leves en algunos niños, tales como estreñimiento, reflujo, cambio de peso, cálculos en los riñones (debido a la acumulación de ácido úrico en la sangre). Algunas familias notan cambios en el estado de ánimo, tales como hiperactividad o irritabilidad.

Varios de los efectos secundarios pueden ser reducidos haciendo ajustes a la dieta o con más medicamentos. 

Si usted está considerando una dieta cetogénica, pídale al médico del niño que le explique los posibles efectos secundarios, las cosas de las que debe estar pendiente y qué puede hacer para contrarrestarlos.

​Factores especiales que las familias deben considerar:

  • Un plan de comidas de dieta cetogénica y su preparación toman tiempo. Esto se puede incluir en las actividades diarias de la familia, pero toma práctica y se torna más fácil una vez que se adaptan a la nueva rutina. Todos los alimentos o la fórmula deben ser pesados a diario y cada comida debe ser consumida por completo.
  • La dieta es muy restringida, especialmente para un niño pequeño. Controla el tipo de alimento y la cantidad. Algunos niños se pueden sentir aislados en la escuela debido a que no pueden comer alimentos "normales". Algunos no son capaces o no están dispuestos a seguirla. 

  • Se puede adaptar a todas las dietas étnicas, así como para los niños que son alérgicos a los productos lácteos (aunque esto puede limitar más las opciones de alimentos). Un nutricionista puede ser de gran ayuda a lo largo de este proceso para ayudar a determinar la dieta con los alimentos que le gustan a su niño.

  • Existe la posibilidad de que, aunque siga la dieta estrictamente, no funcione en algunos niños.

  • Los niños deben ser supervisados de cerca por un médico cuando siguen una dieta cetogénica. No es algo que deben probar por sí solos.

De padre de familia a padre de familia, ¿la recomendaría?

Un estudio de 3-6 años de seguimiento de 150 niños en la dieta cetogénica le preguntó a los padres los siguiente, "¿Le recomendaría la dieta a otra persona?"

La gran mayoría (90 %) de los padres dijeron que lo harían. Aunque la dieta ceto es sumamente estricta, toma tiempo y requiere de un mantenimiento arduo, la mayoría de los padres vieron que los posibles beneficios superaban las dificultades. A muchos padres del estudio les preocupaba los efectos secundarios de los medicamentos, y estaban agradecidos de tener la oportunidad de explorar una opción alternativa. Además, 55 % considerarían probar la dieta de nuevo.

¿Existen otras dietas especiales para las convulsiones?

Sí. Entre las otras dietas especiales están: la dieta modificada de Atkins, el tratamiento de índices glucémicos bajos, y la dieta cetogénica MCT. Estas pueden ser usadas por algunos niños en lugar de la dieta cetogénica. Si tiene preguntas o quiere explorar estas opciones, consulte con el médico de su niño.

Información adicional:

Última actualización
6/18/2019
Fuente
Children and Youth with Epilepsy Advisory Committee (Copyright © 2018 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Encuéntrenos