Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El dolor lumbar en los atletas

El dolor de espalda es una queja frecuente en los adultos, generalmente como consecuencia de la edad avanzada y los períodos de hiperactividad. Sin embargo, el dolor de espalda en los niños, especialmente en los atletas, es un síntoma inusual y siempre se le debe dar importancia. A veces se debe a dolores musculares por un mayor entrenamiento o por moretones producidos por el contacto directo. Sin embargo, también puede ser una señal de problemas más graves.

La espalda tiene huesos que cumplen 3 funciones. La más importante es brindar protección a la médula espinal. Al mismo tiempo, tienen que proporcionar resistencia y estabilidad para soportar nuestro peso corporal cuando estamos de pie, corremos y saltamos. También tienen que darnos la flexibilidad para doblar y girar en todas las direcciones. Por lo general, el dolor de espalda en los atletas es provocado por 1 de 2 mecanismos. El primero es la hiperextensión repetida de la columna ("flexión hacia atrás" o "síndrome de sobrecarga espinal"), como puede verse en la gimnasia, la danza, el lacrosse, el buceo y otros deportes. La hiperextensión repetida aplica mucha tensión en las estructuras de la espalda que brindan flexibilidad.

Así como un clip de papel se romperá si se dobla a una corta distancia reiteradamente, los huesos de la espalda le dolerán y finalmente sufrirán una pequeña fractura si la espalda se hiperextiende reiteradamente. El segundo mecanismo del dolor de espalda tiene que ver con recibir un golpe en la espalda o estirar demasiado los músculos y ocurre con frecuencia en deportes de contacto o cuando alguien intenta levantar demasiado peso (entrenamiento con pesas). Aunque son comunes en los adultos, los problemas de disco son raros en los niños.

Control

  1. Con la queja inicial de dolor de espalda, compruebe si hay otros síntomas. Si hay fiebre o si el dolor es intenso, persistente o está asociado con entumecimiento u hormigueo en la espalda (o desciende a las piernas), llame a su médico de cabecera inmediatamente. Estos síntomas pueden ser una señal de un problema grave.
  2. El tratamiento inicial del dolor debe ser descanso absoluto (sin la práctica de ningún deporte hasta que el dolor haya desaparecido) y medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno o acetaminofén. Con frecuencia, el hielo sirve para aliviar el dolor agudo. Si bien se puede eventualmente usar calor para aliviar el espasmo muscular, este nunca se debe usar en las primeras 24 horas después de una lesión.
  3. Si el dolor no mejora sistemáticamente en unos días y no desaparece en 3 o 4 semanas o si el dolor empeora al flexionarse hacia atrás, llame a su médico de cabecera. Es posible que sea necesario realizar más pruebas para determinar la causa del dolor. Esto es aún más crítico si practica un deporte en el que se realizan flexiones hacia atrás, como la gimnasia o la danza.
  4. La rehabilitación nunca será exitosa hasta que la espalda tenga el descanso adecuado (no tenga dolor). En la rehabilitación de una lesión en la espalda generalmente se fortalecen los músculos abdominales y dorsales ("centrales") y se aumenta la flexibilidad de los músculos de la cadera y los muslos (isquiotibiales). No se deben realizar ejercicios que requieran un arqueamiento de la espalda durante la rehabilitación. Los estiramientos se deben hacer suavemente durante 30 segundos sin rebotes ni dolor, y repetirse en cada pierna. Los ejercicios de fortalecimiento se deben hacer en 2 series de 10 repeticiones, 2 o 3 veces al día.

Estiramientos

Estiramiento de los músculos flexores de la cadera

  • Arrodíllese detrás de una silla. Levante una rodilla hacia la parte trasera de la silla, mientras inclina la pelvis hacia adelante hasta que sienta un estiramiento en el otro lado de la cadera.

Estiramiento de los músculos isquiotibiales

  • Recuéstese boca arriba con las rodillas flexionadas. Coloque (amarre) un cinturón alrededor de uno de sus pies y levante la pierna hacia arriba mientras tira del pie hacia usted hasta que se sienta un suave tirón en el músculo isquiotibial.

Fortalecimiento

Abdominales

  • Acuéstese boca arriba con sus pies contra una pared, de modo que las caderas y las rodillas estén en un ángulo de 90 grados. Levante la cabeza hasta que sienta que los músculos abdominales se tensan, y mantenga la tensión durante unos segundos antes de relajarse. El movimiento de los hombros de lado a lado mientras la cabeza está levantada fortalecerá las paredes abdominales laterales.

Planchas

  • Colóquese boca abajo y apóyese en los codos, levante el tronco de modo que todo el peso del cuerpo se apoye sobre sus codos y los dedos de los pies. Intente mantener todo el cuerpo completamente recto. Mantenga la posición durante unos segundos y luego relájese.

Cuadrúpedo

  • Comience apoyándose sobre sus manos y rodillas, con la parte superior de la espalda recta y levante 1 brazo en línea recta al lado de su oído y, a continuación, extienda la pierna contraria hacia atrás. Mantenga la posición durante 5 a 10 segundos y repita el ejercicio con las extremidades opuestas.
Última actualización
6/28/2016
Fuente
Sports Shorts (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics) Conceptual design by the Ohio Chapter, American Academy of Pediatrics
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest