Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo tomar buenas decisiones para comprar alimentos

Si usted es como la mayoría de padres, probablemente no tiene tiempo para planear mucho el menú de la manera como le gustaría. Por lo tanto, es posible que las decisiones que toma en el supermercado ocurran espontáneamente con mucha frecuencia. Sin embargo, recuerde que la mayoría de los supermercados tienen en existencia miles de artículos alimenticios en sus estantes, y comprar por impulso puede ser contraproducente. Es posible que termine comprando alimentos que en realidad no tiene la intención de comprar.

Por esa razón, es importante tener un plan. Utilice unos cuantos minutos antes de ir de compras para hacer una lista de los artículos básicos que necesita. También es una buena  idea comprar en un supermercado con el que esté familiarizado, en donde conozca la ubicación de la mayoría de alimentos que desea. Pasará menos tiempo buscando en los pasillos, en donde es posible que encuentre y elija alimentos que su familia en realidad no necesita.

Cuando entre al supermercado, concéntrese en los costados del lugar que es donde la mayoría de las tiendas y almacenes que venden alimentos mantienen las frutas y verduras, los productos lácteos, las carnes y jugos frescos. Los artículos empacados, que con frecuencia tienen más alto contenido en calorías, tienden a estar en los estantes interiores. Traiga a sus hijos mayores a comprar con usted para que aprendan sobre las etiquetas de nutrición y para que sean participantes activos al momento de seleccionar los alimentos saludables. Antes de comprar sus productos alimenticios, deténganse un momento para observar su carrito de compras, “justo antes de ir a la caja registradora”,  y asegúrese de que en realidad desea todos los artículos que lleva ahí.

Por cierto, la selección óptima de los alimentos es sólo el primer paso en este proceso. Una vez que está en la cocina preparando las comidas, asegúrese de eliminar toda la grasa visible de la carne y quítele la piel al pollo antes de cocinarlo. Así mismo, use técnicas de cocción como asar a la parrilla, a la brasa y cocer al vapor lo que requiere poca o nada de grasa. Si a su familia le gusta la mantequilla o la margarina en los verduras cocidas, trate de agregarles sólo cantidades pequeñas o use aceites saludables para sazonar con un poco de aceite de oliva o salsa pesto.

Última actualización
11/21/2015
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest