Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Lo más reciente sobre la influenza (gripe): un mensaje para profesores y encargados del cuidado infantil

Temporada de la influenza (gripe) 2017-2018

Es hora de prepararse para la temporada de la influenza (gripe) 2017-2018 una enfermedad que es mucho más grave que el resfriado común en los niños. Todos los años, millones de niños que se enferman de la gripe son hospitalizados y algunos mueren.

En la temporada de la influenza (gripe) 2016-2017 miles de niños fueron hospitalizados y 106 niños murieron. Una sola muerte por causa de la influenza es demasiado. En temporadas pasadas, entre un 80 % a 85 % de las muertes de niños relacionadas con la influenza (gripe) fueron niños que no habían recibido la vacuna contra la influenza en esa temporada. ¡Tome medidas ahora mismo para prevenir la influenza (gripe)! Obtenga su vacuna contra la influenza a finales de octubre, si es posible. Es muy importante que todas las personas se vacunen contra la influenza todos los años, incluyendo a los niños, padres y el personal que trabaja en el cuidado de niños. La vacuna contra la influenza es la única y mejor forma de reducir las enfermedades que causa la gripe.

Por segunda vez consecutiva, la American Academy of Pediatrics (AAP) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) NO recomiendan usar la vacuna aplicada por atomisador/aerosoal nasal (vacuna atenuada viva de la influenza o LAIV4) en ningún caso durante esta temporada debido a que tuvo poca eficacia durante años anteriores. Por lo tanto, las personas sólo deben recibir una inyección durante esta temporada de la influenza (gripe).

Por qué es importante la vacunación

La vacuna antigripal (vacuna contra la influenza) anual se les recomienda a todas las personas de 6 meses de edad en adelante. Los niños menores de 5, y en especial los niños menores de 2 años de edad, tienen un riesgo más alto de hospitalización y de sufrir complicaciones relacionadas con la gripe. Debido a que los niños menores de 6 meses son demasiado jóvenes para recibir la vacuna antigripal, la mejor forma de proteger a estos pequeños es que los integrantes de la familia y sus cuidadores se vacunen contra la gripe. A esto se le llama resguardar al bebé o practicar la "estrategia capullo" y es especialmente importante que los adultos que cuidan a los bebés menores de 6 meses se apliquen la vacuna. Los niños que sufren de enfermedades crónicas, tales como asma, diabetes o problemas neurológicos corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves debido a la influenza; los padres y cuidadores pueden ayudar a proteger a los niños más vulnerables vacunándose y vacunando a los niños.

Cuando se aplica la vacuna contra la influenza durante el embarazo, la madre pasa la protección contra la gripe a su recién nacido y esta permanece en los primeros meses de vida. Además, las mujeres embarazadas también corren alto riesgo de sufrir enfermedades graves de la influenza debido a que los cambios del sistema inmunitario, corazón y pulmones durante el embarazo (y hasta dos semanas después del parto) las hacen más propensas a enfermedades severas e incluso a ser hospitalizadas por causa de la gripe. La inyección contra la influenza se le puede aplicar a las mujeres durante cualquier etapa del embarazo. La vacuna siempre es una forma segura de proteger a la madre y a su bebé en desarrollo de enfermedades graves y complicaciones derivadas de la gripe.

Los proveedores del cuidado infantil pueden promover la vacunación contra la influenza tomando las siguientes medidas:

  1. Revisar los récords de vacunación contra la influenza regularmente para cerciorarse de que todos los niños bajo su cuidado están al día con las vacunas.

  2. Educar al personal y asegurarse de que todos reciban la vacuna contra la influenza esta temporada.

  3. Educar a los padres de su programa y ayudar a conectarlos con recursos/información de confianza (fidedigna).

La vacuna contra la influenza de esta temporada

La vacuna antigripal protege contra 3 cepas del virus (trivalente) o 4 cepas del virus (cuadrivalente). La vacuna contiene las cepas que se anticipan van a circular en los Estados Unidos durante esta temporada de gripe:

  • Influenza A (H1N1) 

  • Influenza A (H3N2)

  • Influenza B (2 cepas)

La vacuna cuadrivalente protege contra las mismas 3 cepas de la vacuna trivalente y las dos cepas de la influenza B. La AAP y los CDC no prefieren una vacuna sobre la otra durante esta temporada. ¡Lo importante es asegurarse de que todas las personas se apliquen la vacuna antigripal!

Tome medidas HOY para que su centro esté preparado esta temporada

  1. Aplíquese la vacuna contra la influenza (antigripal) antes del final del mes de octubre, si es posible, y exhorte a todo el personal, los niños y los padres a obtener la vacuna contra la influenza. ¡Todos debemos vacunarnos contra la influenza (gripe) todos los años!

  2. Examine y revise el plan escrito para combatir la influenza estacional de su centro o programa.

  3. Invite a un pediatra o un asesor de salud infantil a ofrecer un curso de educación para prevenir la influenza a los miembros de su personal.

  4. Utilice los  afiches/carteles y folletos de los CDC para educar a los encargados del cuidado de los niños y al personal de su centro sobre la forma adecuada de practicar la higiene de las manos y de toser y estornudar.

  5. Actualice la información de contacto y los registros de los niños para que pueda avisar a los padres si necesitan recoger a su niño enfermo.

Prepárase con anticipación para prevenir la propagación de los gérmenes

Una vez que la influenza (gripe) empieza a circular, puede ser muy difícil contener la propagación de los gérmenes. Aunque usted puede contagiarse de la gripe en cualquier época del año, en los Estados Unidos, el virus es más común en el otoño y el invierno y generalmente alcanzan mayor nivel en enero, febrero y marzo.  Sin embargo, recuerde que la influenza puede comenzar a circular tan pronto como en noviembre y tan tarde como en mayo.

Puede ser difícil distinguir la diferencia entre la influenza (gripe) y el resfriado común basados solamente en los síntomas. La gripe (influenza) por lo general es peor que el resfriado común. Sin embargo, algunas personas, pueden infectarse con el virus de la influenza (gripe) y no tener síntomas y aun así contagiar el virus a otras personas.

Las políticas de su centro para el cuidado infantil pueden reducir la propagación de la influenza y deben enfocase en recomendar la vacunación y en la implementación de medidas preventivas diarias tales como el uso del “protocolo respiratorio” (formas adecuadas para estornudar y toser), el lavado de las manos; limpieza, saneamiento, y desinfección; y el excluir a los niñoscuidadores (personal) que tienen síntomas de enfermedades respiratorias (tos, goteo nasal, dolor de garganta) y fiebre. El niño puede regresar al centro después de que le haya pasado la fiebre (sin tomar medicamentos para reducir la fiebre) y pueda participar en las actividades normales y cuando el personal de centro pueda cuidar del niño sin interferir con sus deberes para cuidar a los otros niños del grupo.

​Información adicional:

Published
9/28/2017 12:00 AM
Facebook Twitter Google + Pinterest