Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Reduzca el riesgo de accidentes con armas de fuego

A los niños les encanta explorar. A medida que aprenden nuevas destrezas, como gatear, caminar, treparse o correr, aumentan las posibilidades de que se lastimen. La mayoría de las lesiones serán leves. Pero si hay un arma de fuego en la casa, la curiosidad de un niño puede llevarlo a sufrir graves heridas o muerte.

  • REALIDAD: En casi un 40 % de los hogares con niños en los Estados Unidos hay armas de fuego.

  • REALIDAD: Desde los tres años de edad un niño tiene la fuerza suficiente como para apretar el gatillo de una pistola.

  • REALIDAD: Cada dos días, en promedio, un niño estadounidense menor de 10 años muere o queda incapacitado debido a un arma de fuego.

Los padres necesitan preguntar - Preguntar puede salvar la vida de sus hijos

Aun cuando usted no tenga un arma de fuego, pregunte a sus vecinos, amigos y familiares si tienen un arma antes de que su hijo visite esas casas. Si no tienen un arma, tendrá algo menos de qué preocuparse. Si en alguna de esas casas hay un arma de fuego y no se guarda del modo correcto, mantenga al niño alejado de ese lugar.

A veces es difícil para los padres hacer preguntas sobre este tema. Una madre podría abordar el tema de este modo: “Mi hijo es muy curioso. ¿Tienes en tu casa armas o cualquier otra cosa peligrosa que pudiera agarrar?” Habrá personas que no estén de acuerdo con usted, pero de cualquier modo es importante que exprese sus inquietudes.

He aquí algunos consejos para facilitar hacer preguntas acerca de las armas de fuego:https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImages/askday_guns_hce.jpg

Preguntas comunes

P: “Con tanta violencia, ¿no sería conveniente tener una pistola en casa para proteger a mi familia?”

  • R: No. En las casas donde hay un arma de fuego, es mucho más probable que se use para dispararle a un miembro de la familia o a un amigo, que en defensa propia. Cada año, miles de personas que viven en los Estados Unidos mueren o son heridas de gravedad cuando:

    • Un niño encuentra un arma o le muestra a un amigo el lugar en el que se guarda un arma y, sin quererlo, aprieta el gatillo.

    • Un adolescente o adulto deprimido recurre al suicidio.

    • Una pelea entre miembros de la familia se vuelve fuera de control.

    • Un amigo o familiar es confundido por un asaltante.

P: “¿No basta con esconder el arma y enseñarle a mi hijo a no tocarla?”

  • R: No. Los niños necesitan mejor protección contra las armas de fuego.

    • La exploración y el juego son el modo en que los niños aprenden acerca del mundo y la curiosidad y la urgencia del niño por descubrir cosas nuevas pueden ser superior a las advertencias paternas.

    • Los niños pequeños simplemente no entienden lo peligrosas que son las armas y no saben distinguir entre las pistolas de juguete y las pistolas reales.

    • Si usted posee una pistola o arma de fuego, la AAP le recomienda que la mantenga bajo llave y que almacene las municiones o balas por separado.

Violencia con armas de fuego en los medios:

Para cuando los niños entran a la escuela media, ya han visto hasta 8.000 crímenes y 100.000 actos de violencia virtual en los medios de comunicación.

Los estudios revelan que los niños que han experimentado más violencia en sus mundos virtuales, tales como la televisión, las películas y los videojuegos, tienen más probabilidad de tener pensamientos violentos, comportamiento agresivo y sentimientos hostiles en el mundo real.

La AAP recomienda a los padres proteger a los niños menores de 6 años de la violencia virtual debido a que ellos no siempre pueden diferenciar la fantasía de la realidad. Además, los padres deben estar al tanto del consumo mediático de sus niños y deben ver y jugar los juegos en compañía de sus niños.

Información adicional:

Última actualización
6/2/2017
Fuente
Adapted from Connected Kids: Safe, Strong, Secure (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest