Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Casas inflables para brincar: información de seguridad para los padres

Por: Kathleen Berchelmann, MD, FAAP

Las casas inflables para brincar (también conocidas como brincolines o brinca-brinca) son de gran diversión para los niños y todo un éxito en las fiestas al aire libre. Pero, ¿son seguras?

Las lesiones relacionadas con las casas inflables para brincar van en aumento.

El estudio, "lesiones relacionadas con casas inflables para brincar en los Estados Unidos, 1990-2010", (publicado en el número de diciembre de 2012 en Pediatrics ) reveló que desde 1990 al 2010 más de 64.000 niños fueron tratados en las salas de urgencia de los EE.UU. por lesiones relacionadas con casas inflables para brincar. También, el índice de estas lesiones va perceptiblemente en aumento:

A partir del 2008 al 2010, el número de lesiones relacionadas con las casas inflables o brincolines aumento más del doble a un promedio de 31 lesiones en niños por día.

Así como es el caso de los trampolines, las casas inflables para brincar NO son seguras. Estos últimos años, se han reportado una serie de accidentes relacionados con las casas inflables para brincar. Aunque parecen muy inofensivas, los accidentes ocurren debido a caídas o instalaciones defectuosas. Los vientos fuertes y el mal anclado pueden dar lugar a que el equipo colapse o que se lo lleve el viento, lo que puede causar varios accidentes, algunos mortales. Aunque estas casas inflables para saltar se fabrican con la seguridad en mente, no siempre se inspecionan las instalaciones o están bien reguladas.

Existen pautas o estándares para su instalación, métodos de anclaje apropiados, límites de peso y protocolos seguros de funcionamiento—incluyendo instrucciones sobre la condiciones del tiempo que se deben evitar. No todos los estados necesitan un certificado de inspección antes de poner en funcionamiento estas casas inflables para brincar. Esto conlleva a instalaciones inadecuadas, que predispone a los accidentes. También, como en el caso de los trampolines, estas casas inflables o brincolines se prestan a lesiones causadas por caídas como esguinces, fracturas, abrasiones y  lesiones en la cabeza.

Prov​edores de brincolines o casas inflables para brincar

Antes de comprar o alquilar una casa inflable para brincar de un proveedor, exis​ten varias precauciones obvias que se deben tomar:

  • Repase los consejos que le da el proveedor acerca de cómo operar el equipo. El equipo debe incluir instrucciones detalladas sobre pautas sobre el peso y el funcionamiento. Si esta información no está incluida, piénselo dos veces.
  • Pregunte al proveedor si tiene registros de accidentes/incidentes ocurridos en el pasado y qué medidas fueron tomadas para prevenirlos. Si usted alquila una casa inflable para saltar de un proveedor, debe solicitarle que le informe sobre cualquier accidente, incluso aquellos que parecen "tontos" para que de este modo se puedan dar a otros mejores instrucciones. Desconfíe si le dicen que nunca han tendido accidentes. Accidentes tales como golpes, moretones, esguinces e incluso huesos rotos son de esperarse en cualquier actividad bulliciosa o estrepitosa donde hayan niños.
  • Compruebe que el proveedor cuenta con una persona capacitada que revisa sus equipos inflables anualmente. Deben presentar evidencia de cualquier informe, si se les solicita.

Pautas de seguridad para los padres sobre el uso de casas inflables para brincar

  • Siga las pautas recomendadas para la instalación segura incluyendo el anclaje. La casa inflables para saltar deben instalarse lejos de las cercas, jardines, ramas, etc. que pueden resultar peligrosos para los niños si se can sobre ellos.
  • Sopese la posibilidad de restringir su uso para los niños mayores de 6 años.
  • Los niños deben quitarse el calzado, los anteojos y las joyas antes de utilizar el equipo.
  • Saque cualquier objeto agudo (lapiceros, llaves) de sus bolsillos/manos antes de jugar (podrían causar heridas de punción can facilidad).
  • No deje que los niños de tamaños bastante diferentes salten en el equipo al mismo tiempo. Los niños más pequeños corren el riesgo de lesionarse al chocarse o al caerse debajo de niños más grandes.
  • No permita a los adultos o a los niños que excedan el peso o altura para la fueron diseñados los equipos que salten en ellos.
  • No se debe ingresar a la casa inflable con alimentos, bebidas, botellas o cosas de vidrio.
  • Mantenga la supervisión en todo momento. Si no puede mantener la supervisión, el brincolín o brinca-brinca deber desinflarse y desplazarse a otro lugar. ¡La supervisión significa observar constantemente y no solamente estar cerca del área!
  • A los niños se les debe informar que no deben empujar a otros niños dentro de la casa inflable. Si tiene una superficie plana, esto es se suma importancia para evitar brazos y piernas rotas. Si la casa inflable es del tipo que tiene paredes, entonces no se le debe permitir a los niños rebotar contra las paredes y chocarse entre sí— esto puede ocasionar lesiones a causa de la colisión.
  • Siga el consejo dado sobre el número máximo de los niños permitidos a cualquier momento y déjelos entrar y salir en intervalos de una manera controlada.
  • No se le debe permitir a los niños montarse por las paredes de afuera. No se deben permitir las volteretas ni el juego brusco.

Cuando el clima esta agradable afuera, las casas inflables para saltar y los trampolines suelen parecer ser un elemento más de diversión para muchos parques acuáticos, parques de diversión, restaurantes, fiestas al aire libre, o incluso como un lugar permanente en el patio trasero para los niños. Sin embargo, esté consciente de los riesgos que estos equipos de juego representan para poder cerciórese de tomar las medidas adecuadas para reducir al mínimo los accidentes porque en tan solo unos segundos o minutos estos equipos inflables pueden pasar de ser una diversión a una terrible pesadilla.

Información adicional:

Sobre la Dra. Berchelmann:

​Kathleen Berchelmann, MD, FAAP, es pediatra en el Hospital Infantil Mercy (Mercy Children's Hospital), profesora clínica auxiliar de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri y es portavoz oficial de la American Academy of Pediatrics. Kathleen y su esposo tienen seis niños.​


Última actualización
5/1/2015
Fuente
Copyright © 2014 Kathleen Berchelmann M.D., FAAP
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos