Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Datos sobre las vacunas y sus efectos secundarios

¿ Cuáles son los efectos secundarios graves de las vacunas? ¿Con qué frecuencia ocurren y debo preocuparme al respecto? Este es un problema que se ha analizado repetidamente. Aquí encontrará algunos datos que le ayudarán a sentirse tranquilo.

Sí, existen informes de efectos secundarios graves que se le han adjudicado a las vacunas. Pero a menudo es difícil comprobar que la vacuna ocasionó estos efectos secundarios. En varios casos, los niños simplemente adquieren enfermedades cerca del tiempo en el que recibieron la vacuna, y se culpa injustamente a las vacunas. No olvide que los bebés y los niños reciben vacunas en un momento de la vida en que ciertos problemas de salud se inician y se hacen aparentes tanto para los padres como para el médico. En la mayoría de casos, no existe evidencia para respaldar la relación de causa y efecto con las vacunas.

DTP y el SMSL

Ese es el caso con el mito que vincula a la vacuna de la difteria-tétano-tosferina (DTP) con el síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL​​). La primera dosis de la vacuna se administra cuando el bebé tiene 2 meses de edad, que coincide con el tiempo de vida en que el riesgo del SMSL es más alto. Por lo tanto, se esp​eraría que algunas muertes por el SMSL ocurran en este grupo de edades, sin importar si se vacuna a los niños. De hecho, varios estudios que datan de los años de 1980 analizaron el incidente de las muertes por el SMSL ocurridas durante el tiempo de la vacuna DTP. Los investigadores concluyeron que el número de muertes estaba en un nivel equivalente al número que se estimaba podría ocurrir por casualidad. En resumen, no existe ninguna evidencia que relacione a la vacuna con el SMSL. Incluso, varios de los mitos que rodean el tema de las vacunas parecen crearse solos. A continuación, encontrará una descripción de algunas de estas afirmaciones infundadas, así como un vistazo a lo que demuestra la evidencia científica.

La vacuna contra el sarampión-paperas-rubéola y el autismo

El autismo ​se compone de varios trastornos crónicos del desarrollo y a menudo se diagnostica por primera vez en los niños que empiezan a caminar. Supuestamente el número de casos de autismo está aumentando, y algunos críticos insisten en que se debe culpar a la vacuna del sarampión-paperas-rubéola (MMR). Otros dicen que el aumento se puede atribuir a un mejor informe de los casos de autismo por parte de los médicos. En el 2001 y nuevamente en el 2004, el Comité para la Evaluación de la Seguridad de las Vacunas del Instituto Médico (IOM, por sus siglas en inglés), una organización independiente de expertos que no tiene conflicto de intereses con las compañías farmacéuticas u organizaciones que hacen recomendaciones sobre las vacunas, analizó un posible nexo entre la MMR y el autismo y no descubrió ninguna evidencia que respaldara dicha conexión. Un panel de expertos reunidos por la AAP llegó a la misma conclusión. La mayoría de autores del estudio original que asociaba​ a la MMR con el autismo retractaron su respaldo al estudio.

¿Peligros del timerosal?

Desde los años de 1930, algunas vacunas contienen un agente de conservación que contiene mercurio, llamado timerosal. Se ha utilizado como aditivo para las vacunas debido a su capacidad para prevenir la contaminación de las bacterias u hongos. Los críticos han afirmado que las vacunas que contienen timerosal son la causa de varios trastornos neurológicos y del desarrollo, que van desde el autismo hasta el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y retrasos del lenguaje y del habla. El Comité para la Evaluación de la Seguridad de las Vacunas (IOM) analizó esta declaración  y concluyó que la evidencia favorece el rechazo de la relación causal entre las vacunas que contienen timerosal y el autismo. Desde finales del año 2001, la mayoría de las vacunas recomendadas por la AAP están disponibles en formulaciones sin timerosal. Algunas vacunas, como la vacuna MMR, polio y varicela nunca han contenido timerosal.

Varias vacunas y los ​​trastornos del sistema inmunitario

Debido que algunas vacunas se administran juntas, los padres a menudo se preocupan de que las vacunas múltiples puedan desencadenar problemas de salud asociados con el sistema inmunitario. ¿Pueden aumentar el riesgo de infecciones en su hijo? ¿Pueden conducir al desarrollo de la diabetes tipo 1 o varias enfermedades alérgicas incluyendo el asma? Después de analizar este problema, el comité de IOM concluyó que no existe evidencia de una relación de causa y efecto entre varias vacunas y un mayor riesgo de infecciones o de la diabetes tipo 1. En cuanto a una relación con el asma y otros trastornos alérgicos, simplemente no hay suficiente evidencia para aceptar o rechazar un nexo con varias vacunas que se administran juntas.

Vacunas contra la hepatitis B y la esclerosis múltiple

A pesar de que los críticos han afirmado que las vacunas contra la hepatitis B pueden causar o desencadenar una recaída de la esclerosis múltiple, el Comité para la Evaluación de la Seguridad de las Vacunas​, IOM, no pudo encontrar un respaldo científico para respaldar esta teoría.  El mismo informe también concluyó que no existe evidencia de que la vacuna contra la hepatitis B cause otro tipo de problemas al sistema nervioso, incluyendo el síndrome de Guillain-Barre.

Última actualización
8/28/2017
Fuente
Immunizations &Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest