Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 

Pregúntele al Pediatra

Nuestro equipo de pediatras contestan sus preguntas sobre la salud.

Dr. Emilio Gonzalez

Pregunta & Respuesta

Pregunta

¿Cómo puedo lograr que mi niña de 2 años se quede en su cama a la hora de dormir?

Respuesta

​​

Por: Kathleen Berchelmann, M.D., FAAP

Existen muchas pero muchas teorías sobre qué hacer con un niño de 2 años de edad que no se quiere quedar en su cama a la hora de dormir. Tengo 5 niños menores de 10 años y con frecuencia trabajo el turno de la noche como médico pediátrico hospitalista. Estoy cansada. Creo que he ensayado todas las teorías que existen sobre cómo poner a dormir a los niños pequeños. He leído montones de estudios de investigación sobre el sueño pediátrico. 

Estas son mis sinceras conclusiones:

  • El sueño es una necesidad, no un deseo. Usted deber hacer lo que le funcione a usted y su familia para que todos logren un buen descanso. 
  • Algunos padres, especialmente los que siguen las teorías de crianza por apego, dicen que hay que dejar que su niño pequeño duerma con usted hasta que desee dormir solo. Personalmente, necesito que mis niños duerman en sus propias camas para que yo pueda dormir. Es sobre todo muy difícil dormir con un niño pequeño cuando tengo a un bebé durmiendo en una cama junto. Por lo general, el niño pequeño despierta al bebé y nadie consigue dormir lo suficiente. Sin embargo, todavía termino por lo menos a 1 o 2 niños en mi cama cada mañana cuando me despierto. Vienen generalmente a mi cama en la noche y yo los dejo quedarse. Es raro que los deje empezar a dormir de noche en mi cama. 
  • Existen muchos métodos para conseguir que los niños se queden en su cama, incluyendo variaciones del método Ferber y el método de "acampar". Aunque se utilizan generalmente en los bebés, usted también puede  emplear variaciones de estos métodos con los niños pequeños. 
  • Para enseñarle a un niño a que se quede en su cama, yo comienzo generalmente con lo que llamo el método de "100 caminatas". Con este método usted deja que su niño salga de su habitación para luego traerlo caminando de regreso a su cama infinidad de veces, tantas veces como sea necesario. Cuando se salgan de la cama, no se enoje o muestre ninguna emoción. Diga simplemente, "es hora para ir a la cama", agarre su mano o álcelos y camine de regreso hacia el cuarto del niño. Después de varias noches de hasta más de 30 de viajes de regreso a la cama, los niños pequeños captan el mensaje y dejan de hacerlo. Mucha gente combina esto con un sistema recompensa positiva, tal como darle una calcomonía por cada noche que el niño permanezca en su propia cama. Otra buena recompensa es un desayuno especial para los niños que permanecieron en  sus camas toda la noche. 
  • Cuando estoy muy cansada para el método de "100 caminatas", utilizo lo que llamo el método de "la puerta abierta". Le digo a mis niños pequeños que si permanecen en su cama puedan dejar la puerta abierta. Si se salen de la cama, tendré que cerrar la puerta para que así permanezcan en su habitación. Si juegan en su habitación (que tiene una luz nocturna) yo no hago nada al respecto—y se duermen rápidamente en el piso. Si lloran, yo regreso a la habitación de cuando en cuando y les digo brevemente que los amo y que es hora de dormir y que la puerta puede permanecer abierta si pueden quedarse en su cama. Entonces cierro la puerta otra vez (a menos que se metan en la cama). Dejo cada vez más intervalos entre cada visita para tranquilizarlos, de forma parecida al método Ferber que mencioné antes. Después de varias noches como esta, por lo general deciden permanecer en su cama. Este método le permite al niño mantener algún control sobre la situación para que no termine siendo sólo una "guerra de voluntades".  
  • Y existe también el método "Ir a la cama con un iPad", o al que yo llamo "Cuando mami fracasa del todo". Este no funciona. (Desafortunadamente, lo intenté). La luz azul de la pantalla  táctil inhibe la producción de melatonina y puede mantener a los niños despiertos por horas. Aunque su niño se quede dormido con una pantalla táctil, usted está fomentando malos hábitos del sueño que pueden durarle toda la vida. Resista la tentación y mantenga las pantallas táctiles fuera de la cama y el dormitorio de su niño. 
  • Tampoco recomiendo el método "dejarlo llorar hasta que se duerma". Siento que es demasiado estresante para los niños pequeños y puede interferir con su apego afectivo. 
  • Elija un método para que su pequeño se quede en cama y use el mismo método por un tiempo. No tema hacer excepciones cuando se den ciertas circunstancias. Por ejemplo, por lo general yo no me acuesto junto a los niños hasta que se duerman (aunque me lo piden todo el tiempo). Tengo 5 niños y es casi imposible hacerlo con varios niños todas la noches. Pero, hay veces que me toca hacer excepciones. Por ejemplo, si un niño está excesivamente cansado o disgustado, lo mejor que puede hacer es acostarse junto a él por unos 10 minutos, no le hable y deje que se calme y que se duerma. Los niños excesivamente cansados con frecuencia les falta el control para poder tranquilizarse y poder dormirse, especialmente si su horario ha cambiado, se saltaron una siesta o tuvieron un día particuarlmente difícil. 
  • De vez en cuando si la rutina diaria o su horario no están sincronizados, uso melatonina. La melatonina es una hormona natural que nuestros cuerpos producen que desencadena el sueño. Esta disponible de venta libre en cualquier farmacia o droguería, pero hay muy pocos estudios de investigación sobre el uso de melatonina en los niños y los efectos secundarios pueden ser considerables. Pienso que se le pueda dar una dosis baja de suplementos con melatonina a los niños por un corto tiempo (1 a 5 días) para ayudar a que reprogramen su reloj interno si se les ha desincronizado su horario para dormir.  Sólo lo haría en consulta con su propio pediatra y después de haber intentado las sugerencias brindadas para ayudar a que el niño retome su horario usual para dormir.
  • Siempre me cercioro de que los niños sepan que pueden acudir a nosotros si se sienten enfermos o tienen miedo, cualquiera que sea la razón. (Las pesadillas y los terrores nocturnos son otro tema totalmente diferente) Muy rara vez, los niños pueden sufrir una afección médica que les afecte el sueño, como por ejemplo, apnea del sueño o nacrolepsia. 
  • Si su niño está enfermo, o el horario les cambia o está pasando por una transición de la vida, puede que tenga que empezar de nuevo con un periodo de entrenamiento para que pueda dormir bien. Si lo ha hecho antes, lo puede volver a hacer. Enseñarles a los niños a dormir es una destreza de por vida, algo que tendrán que evaluar muchas veces, incluso en los años de adolescencia y en la adultez. ¡Las ventajas de dormir bien en la noche son increíbles! Los niños que duermen bien les va mejor socialmente y academicamente y son menos propensos a la obesidad o a la enfermedad. ​

Información adicional:  



​​

Síganos