Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Ideas para juegos de interior: maneras divertidas para que las familias se conecten este invierno

​Para muchas familias, lo peor del clima frío del invierno sumado a las restricciones de bioseguridad debido al COVID-19 pueden producirles "claustrofobia" o una fuerte sensación de encierro (fiebre de cabaña).  Para ayudar a hacerle frente, enfóquese en las cosas positivas que están bajo su control. Una de las ventajas es el tiempo que puede pasar en familia jugando adentro: más oportunidades para conectarse entre sí con juegos simples.

Aquí ofrecemos algunas maneras fáciles de estrechar su conexión con sus niños a través de varios tipos de juegos. Al mismo tiempo, estas actividades pueden ayudar a mejorar su aprendizaje y desarrollo.

Trabajar y jugar lado a lado

Imitar a los adultos y ayudar en la casa sirven para fomentar la independencia y la responsabilidad. ¡Involucre a los niños cuando haga la limpieza, prepare las comidas y la lista de compras! A medida que pida ayuda a sus niños para cocinar los alimentos, también junte en las mesas algunos de sus juguetes que simulen alimentos y utensilios de cocina. Pueden explorarlos mientras usted está en la estufa. Incluso cajas vacías de cereales, pastas o envases de avena o especies pueden ser divertidos. La conv​ersación y solo estar el uno con el otro mientras juegan (¡y trabajan!)  juntos es lo que aquí es más importante.

Estas son algunas preguntas que puede hacerles a los niños durante su juego imaginario en la cocina.

  • ¿Qué estás haciendo?

  • ¿Cómo vas a llamar a tu creación?

  • ¿Cómo crees que va a saber? ¿Me puedes describir los sabores?

Trate también de acostumbrarse a narrar las actividades diarias. (“Ahora voy a cortar la cebolla en trocitos pequeños"). Los niños aprenden vocabulario nuevo cuando lo escuchan usar las palabras en contexto.

Pretender con amigos

Una gran manera de comprobar cómo está la salud emocional y el bienestar de su niño es usando muñecos, animales de peluche o títeres. Por ejemplo, si su niño asiste a la escuela virtualmente, sugiera durante la hora del juego imaginario que envíen a su muñeca o animal de peluche preferido a la escuela. Escuche atentamente lo que narra para descubrir cualquier preocupación básica o problemas que pueda estar enfrentando en la vida real.

Algunas preguntas que puede hacer:

  • ¿Qué es lo [nombre de la muñeca] se le hace difícil en la escuela? ¿Qué es fácil? ¿Qué es frustrante?

  • Finja que la muñeca llora y diga: “Ummm. . . ¿Me pregunto porqué la muñeca está triste? “

  • Finja que la muñeca ríe y diga: “Ummm. . . ¿Me pregunto porqué el bebé ríe ahora? “

Sea creativo con artesanías/obras manuales

Proyectos de arte y para colorear pueden ayudar a reducir el estrés, en los padres y los niños. Trabajen juntos en un dibujo o trabajo manual, turnándose para agregar elementos. Esto ayuda a fomentar flexibilidad y pensamiento colaborativo. El resultado no es importante; se trata de pasar un buen rato, de construir recuerdos y de activar la interacción social.

Algunos puntos que considerar:

  • Generen ideas juntos. Generar ideas, ponerlas a prueba y tomar pasos para finalizar un proyecto son habilidades que ayudarán a sus niños durante toda la vida. Brinde un ejemplo de cómo generar ideas pretendiendo no saber qué debe hacer después (por ejemplo, qué color o material usar) diciendo, "Ummm, creo que estamos estancados. ¿Qué podemos intentar? “

  •  Comparta e imagine. La pandemia ha limitado el contacto de los niños con parientes lejanos y amigos. Anime a los niños a hacer un dibujo para enviarlo por correo a un abuelo o a otro ser querido. Cuando estén dibujando, hable sobre la persona que lo va a recibir y sobre sus cosas preferidas. Pregúntese en voz alta que podría esta persona estar sintiendo en esta época del año. Esto puede ayudar a los niños a practicar cómo entender el punto de vista y emociones de otra persona.

Clasifique, construya y explore

Los niños aprenden y crecen cuando exploran el mundo físico que los rodea. Sus mentes aprenden mejor cuando se relacionan y juegan con sus padres, hermanos, cuidadores y otros. Ayude a que desarrollen habilidades motrices gruesas y finas colocando piezas no tan al alcance para que los niños las acerquen hacia ellos. Haga observaciones al tiempo que juegan juntos. Atención compartida -- cuidadores y niños prestando atención a los objetos mientras juegan y hablan - ayuda a fomentar el lenguaje y el pensamiento social.

Cuando los niños estén jugando, llame la atención a sus sentidos. Pregunte:

  • ¿Qué colores ves?

  • [Golpea las dos piezas con las manos.]  ¡Ah - escuchas esto! ¿Puedes hacer ese sonido?

  • ¿Cuál crees que se ve mejor/se siente mejor/suena mejor, este o aquel?

Recuerde:

El tiempo para jugar con los hermanos y los adultos ayuda a los niños a establecer conexiones cerebrales, a desarrollar habilidades emocionales y a fortalecer sus relaciones. En este tiempo cuando muchos niños no pueden ver a sus profesores, amigos y a otros cuidadores, la oportunidad de jugar con los adultos y con sus hermanos en su propia casa puede brindarles conexiones importantes.

Puede que no siempre sea fácil para las familias sacar tiempo para jugar. Pero entre más practiquen y lo disfruten, termina formando parte de las herramientas de la crianza.

Información adicional:


Última actualización
2/8/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics and Melissa & Doug (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos