Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Qué pueden hacer los padres para apoyar las amistades

Las amistades son importantes, pero es necesario que oriente y supervise las actividades para que su hijo esté seguro y tenga una buena experiencia. A medida que los niños crecen, las amistades adquieren un nuevo significado. Los padres que tienen una comunicación abierta y una participación activa en los primeros años marcan la pauta para tener conversaciones permanentes y más profundas sobre los amigos durante la edad escolar y la adolescencia.

Los primeros años

  • A partir de la edad preescolar, puede estar presente y disponible cuando sus hijos jueguen con otros niños. Puede hablar con sus hijos sobre compartir y solucionar los conflictos sin golpear ni humillar a los amigos. Estos primeros tiempos de juego le permiten ver cómo interactúa su hijo con otros niños y resalta los puntos fuertes y los retos sociales internos. Si su hijo es muy tímido, podrá ayudar a favorecer las interacciones iniciales y, por lo contrario si su hijo es muy sociable, podrá enseñarle cómo adaptarse a un amigo más tranquilo.
  • Incluso desde muy pequeños, los niños se enojan mucho con sus amigos. Esto le brinda la oportunidad de enseñarles cómo afrontar la sensación física y emocional del enojo y expresarlo sin herir verbal o físicamente a los demás. También es esencial recordar que el enojo es temporal. Su hijo tiene que aprender a no romper una relación por un momento de enojo o frustración; el momento pasará.

La edad escolar

  • Los adultos suelen pensar que "los niños necesitan arreglárselas solos". A veces lo hacen. Pero es poco común que las personas aprendan el arte de la amistad sin el apoyo o el ejemplo de amistades saludables.
  • Los niños con diferentes habilidades sociales necesitan una orientación diferente sobre la amistad.
    • El niño tímido necesita aprender a no responder a los conflictos entre amigos y compañeros con temor, preocupación y un mayor aislamiento.
    • El niño con trastorno por déficit de atención e hiperactividad  necesita recibir ayuda para tomarse las cosas con calma o filtrar sus pensamientos para dejar a su amigo "en paz" antes de ser demasiado directo o duro.
    • Un niño muy activo físicamente tendrá que asegurarse de no lastimar a sus amigos cuando esté lleno de enojo y frustración.
    • Los niños que han crecido en un hogar donde se expresa mucho enojo o que han experimentado o presenciado violencia física en el hogar necesita habilidades específicas para frenar su respuesta verbal y física ante una amenaza.
  • Deles la bienvenida a los amigos de su hijo a su casa. Asegúrese de que puedan seguir las reglas de su casa. Si hablar con respeto y pedir permiso para tomar un refrigerio es un valor fundamental en su familia, asegúrese de que los amigos de su hijo puedan aceptar y adaptarse a estas reglas. Si uno de estos amigos es difícil de manejar, podrá ver lo que está enfrentando su hijo y determinar si es necesario que usted se involucre en apoyar o redirigir la elección de esta amistad.
  • Si hay alguna posibilidad de que pueda participar en la escuela, el deporte o el evento del club de su hijo, hágalo. Algunos preadolescentes pueden pedirle que su participación no "los avergüence", pero aun así, esté presente. En estos ámbitos, los preadolescentes pueden ignorarlo y casi olvidar que usted está ahí. Tendrá la oportunidad de ver a su hijo en acción y apreciar cómo se lleva con sus compañeros.
  • Asegúrese de estar involucrado como padre en la creación de planes sociales. No existe ninguna razón para alentar el uso de mensajes de texto o llamadas telefónicas antes de que el niño lo necesite para mantenerse en contacto con usted. Una vez que su hijo sea capaz de comunicarse de forma remota con sus compañeros, asegúrese de saber con quién se está comunicando, cuánto tiempo dura esta comunicación y la naturaleza de lo que está comunicando. Todos deben guardar sus dispositivos cuando la familia está reunida (incluidos los padres).
  • Si bien los amigos son importantes, haga hincapié desde un principio en que el tiempo familiar también lo es.
  • Algunos niños eligen un mejor amigo. Esto puede ser muy útil, ya que pueden asumir nuevos retos de a dos y compartir ideas. Puede resultar útil conocer a la familia del mejor amigo de su hijo. Puede ayudarle a su hijo a decidir cuándo la amistad lo apoya para asumir nuevos retos acordes a su desarrollo y cuándo su hijo o el otro niño podría sentirse abrumado por ser un mejor amigo con la exclusión de los demás. Los primeros mejores amigos le permiten comenzar a dialogar sobre el reto permanente de equilibrar el tiempo con los amigos íntimos, los grupos de amigos y los familiares.
  • Recuerde que las relaciones con amigos y compañeros son las relaciones más importantes, además de la familia, para enseñarles a los niños a sentir empatía. Puede ayudarle a su hijo a identificar cómo se siente cuando un amigo lo decepciona. Puede ayudarlo a identificar sus propias emociones, como sentirse rechazado, enojado, triste o herido, y después prestar atención a la mayor interacción social. Esto puede permitirle identificarse con su amigo en lugar de simplemente sentir su propia emoción. Oriéntelo para que aprenda que sólo debe actuar una vez que haya identificado sus propias emociones y considerado las emociones o los motivos de su amigo.
  • Las amistades ofrecen la oportunidad de aprender a hablar y escuchar. Los niños y los adultos deben aprender que cuando uno habla con un amigo, ese amigo debe ser capaz solo de escuchar. Este es un punto ideal para dar ejemplos.
  • Los padres pueden usar las amistades para hacerles entender a sus hijos puntos esenciales sobre la resiliencia. Cuando un niño decide hablar con un amigo sobre una preocupación, un problema o algo que los molesta, esta es una señal de que son buenos amigos. Descubrir la manera de comunicarse bien con otras personas puede ser una fuente importante de fortaleza.
  • Enseñe que solucionar las cosas con un amigo vale la pena; puede evitar una pelea (que generalmente sólo lleva a más peleas), mantiene intacta su reputación porque asume el problema (para los niños, "portarse como un hombre") y, lo más importante, conserva amistades importantes. Si les enseña a sus hijos a conservar las amistades con todos sus altibajos, adquirirán una gran habilidad que traerá una estabilidad permanente en todas sus relaciones personales, incluidas las románticas.
  • Cuando un buen amigo se muda, esto representa una pérdida significativa. Pero también le da a su hijo la oportunidad de mantener una amistad a distancia. Estas amistades pueden brindar un descanso de las amistades de la escuela o del club con las que tienen que lidiar todos los días.

La adolescencia

  • Muchos de los riesgos que toman los adolescentes son indicadores representativos de madurez, señales que les envían a los demás de que están listos para ser considerados adultos jóvenes. Aquí es cuando usted se preocupa por las influencias negativas de amigos y compañeros. Es cierto que la mayoría de los principales riesgos para la salud en la vida comienzan durante la adolescencia y en presencia de los amigos; el consumo de cigarrillos y alcohol, la exposición a infecciones de transmisión sexual e incluso la obesidad. Es comprensible e importante para usted preocuparse por los posibles aspectos negativos de la influencia de amigos y compañeros. Sin embargo, también es importante recordar que la influencia de los pares (compañeros) puede también ser protectora y su apoyo, invaluable.
  • Los niños de distintas edades necesitan más apoyo. En primer lugar, es importante saber cuándo su hijo es más vulnerable. Los adolescentes más jóvenes son más propensos a adaptarse a las opiniones conocidas del grupo y a cuestionar sus propias opiniones que incluso los niños más pequeños o los amigos y compañeros mayores. Su hijo puede atravesar esta etapa en los períodos de 11 a 13 años o de 13 a 15 años, y algunos adolescentes con desarrollo tardío serán más vulnerables en una etapa posterior. Es importante saber cómo está madurando su hijo en relación con sus compañeros.
  • En la escuela media, puede parecer que los amigos y las amistades cambian. Una amiga a la que siempre le encantó jugar con muñecas decidirá que ese juego es inmaduro y querrá estar con su iPad enviándoles mensajes a los demás. Un grupo de chicos que podía jugar al fútbol todo el día en la calle, ahora prefiere quedarse adentro y solo jugar videojuegos.
  • Conozca el "grupo" de su hijo y sepa cómo pertenecer a ese grupo puede crear un "rol" para ellos. Por ejemplo, si su hijo es un estudiante popular, es posible que sea un poco más hábil socialmente que sus compañeros, parezca o actúe como si fuera mayor y pueda influir en los demás. Todo esto puede ser bastante positivo. Pero, a veces, estos adolescentes son conscientes de que tienen que actuar como si fueran mayores que sus compañeros para mantener su popularidad. Esto puede representar un riesgo para ellos. Cuando los adolescentes llegan a la escuela secundaria, sus amigos se involucran en diferentes actividades y los grupos de amigos pueden volverse más diversos, pero los amigos íntimos podrían volverse más afines que antes. Es posible que algunos amigos que tengan novia o novio nuevos simplemente "desaparezcan".
  • Los adolescentes desarrollan habilidades sociales cuando están con sus amigos. Una de las partes más importantes de la amistad consiste en aprender a conocer gente nueva, conversar en un grupo, tener conversaciones triviales, ser objeto de burla y burlarse a su vez de manera amistosa, y compartir en general historias o chistes divertidos. Más adelante en la vida, los buenos amigos se reunirán después de mucho tiempo y con frecuencia dirán que se sienten tan cómodos hablando como cuando se conocieron en la adolescencia o la juventud. En parte, esto sucede porque llegan a la esencia de la otra persona rápidamente, tienen un pasado en común y suelen reírse de las mismas cosas. Es muy importante para el desarrollo social compartir su sentido del humor con amigos porque esto puede evitar conflictos, mitigar críticas y en general, lograr que la vida sea más divertida.
  • Anime a su hijo adolescente a hablar con sus amigos sobre todo tipo de cosas. Al hacerlo, los adolescentes pueden tener charlas recíprocas con sus amigos que son más afines que las charlas con los adultos, que quizás ya tienen su propia opinión formada y, sin darse cuenta, no permiten que el adolescente explore diversas ideas. Los amigos pueden tener una actitud protectora con su hijo adolescente.
  • Es importante contar con un adulto afectuoso que sea hábil y "se haga amigo" sin restricciones en las redes sociales de su hijo adolescente. Esto le permitirá "conocer" en cierta medida los sentimientos, el humor y los diferentes tipos de personas con las que su hijo se comunica.
  • En lugar de culpar a un adolescente que es vulnerable a la presión de sus amigos y compañeros de "no ser capaz de hacerles frente" a los demás, puede ser útil saber que tendrá que depender de estrategias que le permitan a su hijo "quedar bien" para ayudarlo a mantenerse seguro. Esto le permitirá a su hijo diferenciarse de sus amigos y compañeros de una mejor manera. Los padres que deciden que un preadolescente no puede ir a pasar la noche en una casa (pijamada) donde no hay adecuada supervisión por parte de un adulto, puede ser calificado de "insoportable", pero el preadolescente no se verá en la situación de tomar decisiones que pueden ser difíciles y que no está preparado para afrontar.
  • Una de las mejores cosas que puede hacer para apoyar el buen comportamiento es estar en contacto con los padres de los amigos de su hijo adolescente. Recuerde que una de las preguntas fundamentales para los adolescentes es "¿soy normal?" y a veces puede tomar decisiones imprudentes para demostrar que son normales. Si se les imponen límites más estrictos que a sus amigos, pueden sentir que son tratados injustamente y rebelarse. Por otro lado, cuando los padres trabajan juntos para crear expectativas comunes, los adolescentes no sienten que son tratados de forma diferente y cumplirán las reglas con más facilidad.
Autor
Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, FSAHM y Sara B. Kinsman, MD, PhD
Última actualización
7/20/2016
Fuente
Reaching Teens: Strength-based Communication Strategies to Build Resilience and Support Healthy Adolescent Development (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest