Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

¿Está bien para un niño crecer en una familia pequeña?

En la actualidad, muchas parejas recién casadas planean tener solo uno o dos hijos, en comparación con tres o más a principios de la década de 1960. Las razones para este cambio incluyen una tendencia hacia el matrimonio a una edad más avanzada, más énfasis en completar una carrera para las mujeres, métodos anticonceptivos más efectivos y el costo más elevado de criar y educar a los hijos.

Estos son algunos beneficios muy claros de tener una familia pequeña:

  • Cada hijo recibe más atención de los padres y ventajas educativas que, por lo general, aumentan su autoestima.
  • Los niños de familias pequeñas, especialmente los hijos únicos, tienden a tener niveles de logros personales y escolares más altos que los niños de familias más numerosas.
  • Los costos financieros de mantener una familia son menores.
  • Es más fácil para ambos padres combinar su carrera profesional con la vida familiar.
  • El nivel de estrés general es menor porque a menudo hay menos conflictos y menos rivalidad.

Hay algunas ventajas y desventajas, especialmente en familias con un solo hijo. Cuando todas las expectativas, esperanzas y temores se enfocan solo en un hijo, los padres pueden fácilmente volverse sobreprotectores e indulgentes sin siquiera darse cuenta. El niño podría tener menos oportunidades de conocer otros niños o desarrollar un sentido de independencia. Él podría sentirse presionado por lograr demasiado, y es posible que reciba una atención tan mimada que se vuelva egoísta e indisciplinado.

Consejos para las familias pequeñas

  • Si solo quiere tener uno o dos hijos, usted podría convertirse en una persona sobreprotectora y demasiado atenta. Esto podría hacer que su hijo se rehúse a separarse de usted, impidiendo el desarrollo de nuevas relaciones con sus compañeros. De hecho, usted podría tener esa misma dificultad. Estos son algunos consejos que le ayudarán a mantener estos sentimientos en la perspectiva correcta a medida que su niño crece.
  • Asegúrese de que sus expectativas para su hijo sean realistas para su edad. Conozca otras familias con hijos de la misma edad y vea cómo estos padres crían a sus hijos: cuándo son protectores y cuándo los dejan ir, cómo disciplinan a los niños, cuánta responsabilidad ellos esperan de sus hijos.
  • Mantengan su propia vida social adulta como pareja (o en lo individual si es padre soltero). Separarse por unas horas les ayudará a usted y a su hijo a desarrollar sus identidades individuales. Mientras más pronto empiece este patrón de tiempo personal (por lo menos una vez a la semana, incluso durante la infancia), más fácil será para ambos aceptar la definición cada vez mayor de personalidad que debe ocurrir a medida que su hijo crece.
  • Deje que su hijo conozca a otros adultos de confianza, al pedirles que lo cuiden y al incluir al niño en actividades de grupo con otras familias.
  • Proporciónele suficientes oportunidades para jugar con otros niños de su edad a través de grupos de juego, jardines infantiles u otros grupos infantiles.

Si le preocupa la salud o el desarrollo de su hijo, obtenga asesoría del pediatra tan pronto como sea posible. No permita que sus ansiedades se desarrollen y no limite a su hijo por preocupaciones innecesarias.

Los beneficios de la familia cercana

Hasta las últimas generaciones, las familias estadounidenses eran de dos padres los que, vivían cerca, tal vez incluso en la misma casa, con los abuelos, tías, tíos y primos. Las mujeres eran las principales responsables del cuidado de los niños y del manejo del hogar mientras que los hombres trabajaban fuera de la casa. De muchas maneras, esta fórmula funcionaba bien: Había suficientes adultos para cuidar a los niños. Existía un sistema de apoyo integrado y las funciones estaban claramente definidas. Los niños se beneficiaban más por tener tantos contactos sociales cercanos y recibían amor de varias direcciones diferentes.

En la sociedad estadounidense de hoy la familia cercana ya no es tan común. Debido a obligaciones profesionales, oportunidades y el deseo de ir a nuevos lugares, menos y menos parejas recién casadas eligen o pueden vivir cerca de sus padres o familiares cercanos.

Sin el contacto regular con sus familiares, los padres y los niños deben crear sistemas de apoyo alternativos. La amistad estrecha con otra familia, la participación en un programa de abuelos sustitutos o temporales o en Big Brothers o Sisters, puede ayudar a reemplazar los vínculos que faltan. Para muchas familias, las actividades de las congregaciones religiosas son una fuente de apoyo y de amistades cercanas. Muchos otros programas comunitarios como los centros de actividades de jóvenes y del vecindario también pueden cubrir estas necesidades.

Incluso si sus familiares viven en diferentes lugares, trate de fortalecer el sentido de familia de su hijo a través de mantenerse en contacto por teléfono o por carta. Anime a su hijo a hacer dibujos para sus familiares y a enviar sus propias cartas cuando aprenda a escribir. Intercambien fotografías y cree un álbum de fotografías que crezca con su hijo. Si tiene una grabadora o una cámara de vídeo, haga grabaciones de su familia como "cartas de audio/video" para acercarlos más.

El objetivo general es el de equilibrar las relaciones íntimas de una familia con un núcleo pequeño, con continuos contactos significativos con sus seres queridos fuera de la familia inmediata. Los valores fomentados y cultivados a través de estas relaciones familiares serán importantes para que el niño los modele e incorpore en su manera de vivir cuando sea grande. Modelar estos valores en su familia refuerza su importancia para el niño en crecimiento.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: Birth to 5
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.