Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Al estreñimiento con frecuencia se culpa de ser la causa del dolor abdominal y aunque raramente es un problema en los infantes, es una causa común de dolor en los niños mayores, especialmente en la parte inferior del abdomen. Cuando la dieta de un niño no incluye suficientes líquidos, frutas frescas y vegetales, y fibra rica en granos enteros, es más probable que ocurran problemas intestinales. Para obtener más información, hable con su pediatra.

Las infecciones de las vías urinarias (ITU) son mucho más comunes en las niñas de uno a cinco años de edad que en los niños menores. Las ITU producen dolor en el abdomen y el área de la vejiga, así como un poco de dolor y ardor al orinar. También es posible que estos niños orinen con más frecuencia y posiblemente mojen la cama. Sin embargo, la infección usualmente no produce fiebre. Si su hijo se queja de estos síntomas, llévelo al pediatra, quien puede examinarlo y hacer un análisis de orina. Si hay una infección presente, se recetará un antibiótico, el cual eliminará la infección y el dolor abdominal.

La faringitis es una infección de la garganta ocasionada por una bacteria llamada estreptococo.Ocurre con frecuencia en los niños mayores de tres años de edad. Los síntomas y signos incluyen dolor de garganta, fiebre y dolor abdominal. Es posible que también hayan vómitos y dolor de cabeza. Su pediatra deseará examinar a su hijo y realizar un frote en la garganta para verificar si está la bacteria del estreptococo presente. Si los resultados son positivos por estreptococo, su hijo deberá ser tratado con un antibiótico.

La apendicitis es muy rara en los niños menores de tres años y poco común en los niños menores de cinco años de edad. Cuando esto ocurre, el primer signo con frecuencia es una queja de dolor de estómago constante en el centro del abdomen, y después el dolor se mueve hacia abajo y hacia el lado derecho.

El envenenamiento con plomo ocurre con más frecuencia en los niños pequeños que viven en una casa antigua en donde se ha utilizado pintura a base de plomo. Los niños en este grupo de edad pueden comer pequeñas astillas de pintura de las paredes y de la madera. El plomo entonces se almacena en su cuerpo y puede crear graves problemas de salud. Los padres también deben estar pendientes de los juguetes u otros productos con un contenido no aceptable de plomo. Los síntomas de envenenamiento con plomo incluyen no solo dolor abdominal, sino también estreñimiento, irritabilidad (el niño está irritable, llora, es muy difícil satisfacerlo), letargo (está somnoliento, no tiene ganas de jugar, tiene poco apetito) y convulsiones. Si su hijo está expuesto a pintura con plomo, ha comido lascas de pintura o ha estado expuesto a juguetes con agrietamiento, descascaramiento o astillas de pintura y tiene cualquiera de los síntomas anteriores, llame a su pediatra. Ella puede ofrecer un análisis de sangre para ver si hay plomo e informarle qué más se debe hacer.

La alergia a la leche es una reacción a las proteínas de la leche y puede producir dolor abdominal con calambres, con frecuencia acompañado de vómitos, diarrea y un salpullido en la piel.

La alteración emocional en los niños de edad escolar ocasiona dolor abdominal recurrente que no tiene ninguna otra causa aparente. A pesar de que este dolor rara vez ocurre antes de los cinco años, puede ocurrirle a un niño menor que está bajo una situación de estrés inusual. La primera pista es el dolor que tiende a ir y venir durante un período de más de una semana, asociado con frecuencia con una actividad que es estresante o desagradable. Además, no hay otros hallazgos o quejas asociados (fiebre, vómitos, diarrea, tos, letargo o debilidad, síntomas del tracto urinario, dolor de garganta o síntomas parecidos a los de la gripe). También puede haber un historial familiar de este tipo de enfermedad. Finalmente, su hijo probablemente actuará más callado o más escandaloso de lo usual y tendrá problemas para expresar sus pensamientos o sentimientos. Si este tipo de comportamiento ocurre con su hijo, averigüe si hay algo que le está molestando en casa o en la escuela, o con los hermanos, parientes o amigos. ¿Ha perdido recientemente a un amigo o animal doméstico? ¿Ha habido una muerte de un familiar o, el divorcio o separación de sus padres?

Su pediatra puede sugerir maneras para ayudar a que su hijo hable sobre sus problemas. Por ejemplo, es posible que le recomiende utilizar juguetes o juegos que ayuden al niño a representar sus problemas. Si necesita ayuda adicional, el pediatra puede referirlo a un terapeuta infantil, psicólogo o psiquiatra.

 

Última actualización
2/28/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.