Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La adolescencia temprana es el tiempo idóneo para la apendicitis, una inflamación grave potencial del apéndice. El pequeño apéndice ubicado en el abdomen derecho inferior, sale del colon como una lengua que sobresale. Ya sea que se inflame y se necesite una cirugía para extraerlo, el único tratamiento para la apendicitis, el apéndice apenas hace falta, pues no se le conoce ninguna función.

Entre los síntomas que sugieren una apendicitis están:

  • Dolor abdominal persistente que migra de la sección media al abdomen derecho inferior.
  • Náusea y vómitos
  • Estreñimiento
  • Cólicos
  • Diarrea
  • Fiebre baja que inicia luego de otros síntomas
  • Dolor en el abdomen derecho inferior
  • Inflamación abdominal
  • Conteo elevado de glóbulos blancos
  • Pérdida de apetito

“Cualquier persona que haya tenido apendicitis le dirá que el dolor no se compara con otro tipo de dolor,” dice el Dr. Alan Lake, M.D. “En los adolescentes, comienza como un leve dolor de estómago cerca del ombligo. Luego, los pacientes lo sienten en la parte inferior del lado derecho del abdomen". Él describe esa sensación como una combinación peculiar de presión y llenura.

Este síntoma característico debe tomarse muy en serio; pues la ruptura del apéndice, podría infectar la membrana peritoneal que cubre la cavidad abdominal. El término médico para esto es peritonitis.Informe inmediatamente a su pediatra o comuníquese al departamento de emergencias del hospital local. Mientras espera ver al médico, indique a su adolescente que se acueste y se mantenga quieto. Cualquier tipo de movimiento, incluyendo toser o un respiro profundo, puede agravar el dolor. No proporcione agua, alimentos, laxantes, aspirinas o una almohada térmica.

Cómo se diagnostica la apendicitis

Examen físico y un minucioso historial médico, más uno o más de los siguientes procedimientos:

  • Conteo de glóbulos blancos
  • Uroanálisis, para descartar una infección del tracto urinario
  • Ultrasonido o ecografía
  • Serie gastrointestinal inferior (enema de bario)
  • Tomografía computarizada
  • Cirugía laparoscopia exploratoria

Cómo se trata la apendicitis

  • Cirugía: La apendicitis puede ser difícil de diagnosticar definitivamente. Por lo tanto, su médico no debe programar la apendicectomía hasta que los síntomas hayan avanzado un poco. Para la "abertura" convencional de una cirugía por lo general se necesitan dos días de hospitalización, salvo complicaciones y deja a los jóvenes una pequeña cicatriz, pero completamente curados.

Ayudar a los jóvenes a que se ayuden

Debe motivarse a los jóvenes para que sigan estas directrices básicas para un tracto digestivo saludable:

  • Alimentarse a horas habituales.
  • Beber mucha agua (al menos ocho vasos de agua u otro líquido al día).
  • Mantenerse físicamente activos.
  • Masticar los alimentos despacio y completamente antes de tragarlos.
  • Tomar aspirinas y medicamentos antiinflamatorios sin esteroides con moderación; estos medicamentos pueden irritar el frágil recubrimiento gastrointestinal.
  • No fumar; los cigarrillos también contribuyen para la formación de úlceras.
  • ¡Escuchar a su cuerpo! No contenga la urgencia de defecar.
  • Intente no esforzarse durante las deposiciones.
  • Y aún más importante, incluso con una agenda apretada, deben tomarse los alimentos habituales todos los días. Se debe intentar tener como mínimo una de estas comidas sentado a la mesa, preferiblemente con tiempo para platicar, masticar y digerir. Esto no solo ayudará al intestino de su adolescente, sino también ayudará a mantener unida a la familia.

 

Última actualización
3/28/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.