Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Giardiasis es el nombre que los médicos le dan a las infecciones causadas por un parásito microscópico llamado Giardia Intestinalis. Este organismo se puede encontrar en los excrementos de una persona infectada. Se puede transmitir por el contacto de persona a persona en lugares como guarderías y entre los miembros de la familia que no se lavan las manos de forma adecuada después de utilizar el baño o cambiar los pañales. El Giardia también puede estar presente en los alimentos y el agua contaminada y es un riesgo para los campistas que beben agua no tratada en los riachuelos de las montañas, los cuales pueden estar contaminados con excrementos de animales o campistas infectados.

Señales y síntomas

La mayoría de los niños con una infección por Giardia no presentan síntomas. Algunos tienen dolor abdominal y diarrea acuosa y con olor fétido que puede causar deshidratación. Además pueden tener exceso de gases e hinchazón y podrían tener poco apetito, lo cual produce pérdida de peso. La fiebre es común. Más a menudo, los síntomas inician de 7 a 14 días después de la exposición al parásito Giardia y pueden durar, sin tratamiento, alrededor de 4 a 6 semanas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Se examinará una muestra de excrementos de su hijo para determinar la presencia de Giardia Intestinalis.

Tratamiento

Para que su hijo se mantenga bien hidratado, debe beber muchos líquidos que recomiende su pediatra, como soluciones rehidratantes orales de venta libre o hechas en casa. Su médico también puede recomendar medicinas con receta médica (las más comunes, metronidazole, furazolidona o nitazoxanida) que curan la mayoría de casos después de 5 a 7 días de tratamiento.

Si su hijo tiene organismos Giardia en los excrementos pero no tiene síntomas, no es necesario un tratamiento.

Prevención

Cuando un niño asiste a una guardería, los padres deben asegurarse de que los miembros del personal tengan buena higiene y animen a los niños a que laven

sus manos con frecuencia con agua y jabón. Los juguetes que un niño pone en su boca se deben lavar y desinfectar antes de que otro niño juegue con ellos.

Es una buena idea lavar y pelar las frutas y vegetales crudos antes de comérselos.

Los niños deben evitar beber agua no tratada de riachuelos, lagos, ríos y pozos. Tome agua embotellada en los viajes de campamento o hierva, filtre y trate su agua potable con tabletas químicas antes de beberla.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.