Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La mayoría de personas, incluyendo los médicos, suelen creer que la causa de las úlceras (llagas) en el estómago o duodeno (la primera sección del intestino delgado) es el estrés, el alcohol o las comidas picantes. Ahora sabemos que este no es el caso. De hecho, esas úlceras, llamadas úlceras pépticas, son más a menudo (aunque no siempre) causadas por una bacteria, específicamente un organismo llamado helicobacter pylori.

El índice de infecciones por H pylori en niños en los Estados Unidos es bajo, pero puede infectar a más del 75% de niños en los países en desarrollo. Aunque las infecciones aumentan en frecuencia a medida que las personas envejecen, la mayoría de niños y adultos con H pylori nunca desarrollarán una infección. Nadie sabe con certeza cómo se contrae el H pylori, pero el contacto de persona a persona podría ser una forma, así como la transmisión a través de alimentos y agua contaminada. El período de incubación también se desconoce.

Señales y síntomas

Cuando el H pylori causa un úlcera, la intensidad de los síntomas puede variar. En algunos casos, no hay ningún síntoma. Las úlceras pueden causar una sensación de ardor o dolor prolongado en el estómago que puede ir y venir, a menudo aparece unas pocas horas después de comer, así como durante la noche y luego baja cuando come o bebe agua.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Hinchazón
  • Gases
  • Náusea y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Vómitos con sangre y evacuaciones oscuras debido al sangrado en el estómago o duodeno

Qué puede hacer

En el pasado, los médicos trataban las úlceras pépticas recomendando una dieta blanda y descanso en cama. Pero hoy en día, estas estrategias de estilo de vida parecen ser enfoques inadecuados para el tratamiento de las úlceras.

Cuándo llamar a su pediatra

Comuníquese con su pediatra si su hijo

  • Tiene sensación de ardor en el estómago que empeora entre las comidas y en las primeras horas de la mañana y se siente mejor cuando come.
  • Tiene dolor abdominal persistente, vómitos, pérdida del apetito o pérdida de peso
  • Tiene evacuaciones o vómitos con sangre

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su pediatra tomará un historial médico de su hijo y posiblemente realizará algunas pruebas simples. Su pediatra algunas veces puede referir a su hijo a un especialista para realizar las pruebas más complicadas e invasivas necesarias para hacer el diagnóstico de una infección por H pylori. Estas pruebas incluyen el análisis de un pequeño pedazo de tejido (una biopsia) que se obtiene a través de un dispositivo llamado endoscopio, el cual se introduce por la garganta hasta el estómago. Luego se examina el tejido bajo el microscopio y se hacen pruebas para evidenciar la infección por H pylori. Además, su pediatra posiblemente examine el esófago, el estómago y el duodeno con radiografías (una serie gastrointestinal superior). Existen pruebas no invasivas que pueden determinar si la bacteria está presente a través del análisis de la sangre, las evacuaciones o el aliento de un niño. La prueba de aliento puede detectar la liberación de dióxido de carbono a través de un producto hecho por el H pylori.

Tratamiento

Los médicos solo prescriben tratamiento para las infecciones por H pylori si estas llegan a ser una úlcera real. Su hijo puede tomar combinaciones de antibióticos como la amoxicilina, claritromicina y metronidazol para matar la bacteria. Asegúrese de que se tome y concluya el tratamiento con estos antibióticos con lo indique el médico. Por lo general los recetan en combinación con medicinas llamadas inhibidores de la bomba de protones o bloqueadores de receptores de la histamina que interfieren con la producción de ácido en el estómago.

¿Cuál es el pronóstico?

Una infección por H pylori aumenta el riesgo de desarrollar cáncer en el estómago en el futuro.

Prevención

No hay forma de prevenir las infecciones por H pylori. Sin embargo, se está investigando una vacuna que algún día podría prevenir la infección.

 

Última actualización
7/2/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.