Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La infancia media es una época común para detectar los problemas de la visión, especialmente la primera vez que se asignan lugares en el salón de clases a los niños. Su niño puede decirle que no puede leer la pizarra a menos que entrecierre los ojos o se cambien a un lugar en la primera fila. O tal vez usted note que cuando ve la televisión se sienta cerca del aparato. Lo que es menos común, su niño puede quejarse de que las palabras en las páginas de los libros están borrosas. Todas estas señales sugieren un problema de enfoque y requieren que un médico de la vista lo examine.

La miopía, o poca visión, es el problema de visión más común entre los niños de edad escolar, a menudo desarrollado entre los seis años y la adolescencia. Con esta condición, el globo del ojo tiene una forma alargada y por lo tanto la luz que pasa por el lente del ojo se enfoca en el frente de la retina en lugar de sobre ella. Como resultado de esto, el niño no puede ver claramente los objetos distantes.

Los niños con hipermetropía, o vista de lejos, tienen el problema opuesto. Debido a la forma achatada de los globos de sus ojos, las imágenes se enfocan detrás de la retina, lo que hace que se vean borrosas. Estos niños no pueden ver claramente los objetos que están cerca sin hacer un esfuerzo para enfocar, aunque este esfuerzo pueda no ser consciente.

Ambas condiciones pueden ser heredadas. La miopía e hipermetropía pueden requerir anteojos para corregir la mala visión. La mayoría de médicos recomienda que los niños activos utilicen lentes plásticos irrompibles para minimizar las probabilidades de accidentes serios. Algunos niños prefieren los lentes de contacto, pero debido a que los lentes requieren cuidado diligente, los médicos frecuentemente no recomiendan su uso antes de la adolescencia. La cirugía láser para corregir la miopía no se hace sino hasta que son adultos, cuando el ojo ha terminado de crecer.

Además, algunos niños tienen también astigmatismo, en la que el frente del ojo tiene forma más de pelota de fútbol que de basquetbol. Como resultado, la visión puede ser similar a lo que se ve cuando se mira en un espejo con una superficie ondulada, como el espejo de una casa de diversión que hace que usted parezca demasiado alto, demasiado ancho o demasiado delgado. El astigmatismo generalmente es heredado, puede estar presente al nacer y puede permanecer sin cambios durante toda la vida. Normalmente, la visión borrosa del astigmatismo se corrige con anteojos o lentes de contacto. Pequeñas cantidades de astigmatismo son comunes y no requieren corrección.

A continuación se encuentran otras puntos que debe recordar sobre la visión de su niño:

  • Aunque las dificultades visuales algunas veces pueden ser la razón de los dolores de cabeza, este dolor se asocia más frecuentemente con problemas que no están relacionados con los ojos.
  • Si su niño usa anteojos y participa en deportes competitivos, los anteojos se debe asegurar con una cinta que conecte las dos piezas de las orejas y que se estire detrás de la cabeza. Además, hay disponibilidad de anteojos especiales para deportes.
  • Algunos optometras recomiendan ejercicios de ojos para ayudar a tratar trastornos de aprendizaje como la dislexia. Sin embargo, estudios cuidadosamente controlados no han podido demostrar ningún beneficio de estos ejercicios para los ojos o de utilizar lentes de colores, para tratar estos trastornos.

 

 

Última actualización
7/31/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.