Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Coriomeningitis linfocítica es una infección viral del cerebro o de las membranas alrededor del cerebro y de la médula espinal. En la mayoría de los casos afecta a los jóvenes adultos, sin embargo no es común. Lo ocasiona el virus de coriomeningitis linfocítica (LCM).

El organismo de LCM lo portan los ratones comunes de casa y los hámsteres de mascota. Los humanos se infectan al respirar las partículas secas de la orina, heces o saliva del animal que han sido aerotransportadas o al ingerir alimentos o polvo contaminado por la orina del roedor.

El tiempo de incubación es de aproximadamente una semana, pero puede tardar hasta 3 semanas.

Señales y síntomas

Una vez infectados, algunos niños no presentan los síntomas, pero es posible que muchos otros tengan una enfermedad como la gripe con

  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Tos
  • Náusea y vómitos
  • Dolores de músculos
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor en el pecho

Después de algunos días de esta fase inicial de la infección, es posible que los síntomas desaparezcan, solo para ser seguidos por la aparición de síntomas adicionales asociados con la meningitis o encefalitis, incluyendo tortícolis, somnolencia y confusión.

Cuándo llamar a su pediatra

Si su hijo tiene una gripe severa y persistente después del contacto con un ratón o con un hámster, su jaula o, su orina o heces, debe comunicarse con su pediatra para pedirle consejo.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La infección se puede diagnosticar por medio de pruebas de sangre para detectar anticuerpos contra el virus LCM.

Tratamiento

A pesar de que no hay medicamentos antivirales con una efectividad comprobada para esta condición, algunos pacientes necesitarán cuidados de apoyo. Es posible que sea necesario hospitalizar a los pacientes con casos mas severos.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de niños con infecciones LCM se recuperan completamente.

Prevención

Para evitar esta enfermedad, evite que su hijo tenga contacto con ratones o hámsteres y con sus heces. Las jaulas se deben limpiar de manera regular para evitar la acumulación de heces secas, las cuales pueden diseminarse en el aire. Evite la infestación de roedores, especialmente en áreas donde se almacenan los alimentos. Si observa excrementos de roedores, utilice un líquido desinfectante para limpiar el área.

 

Última actualización
11/4/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.