Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Si el rendimiento de su hijo está por debajo del nivel de su grado, si está fallando o lucha por mantenerse a flote y apenas gana las materias, o si no está rindiendo al grado que usted piensa que es capaz, a continuación encontrará algunas sugerencias para comenzar a obtener la ayuda que necesita:

  • Confíe en sus instintos. Usted conoce mejor a su hijo, y si sospecha que hay algo que está mal, entonces debe investigarlo. No asuma que los trastornos de aprendizaje no tienen importancia o que su hijo los va a "superar". Una detección temprana y un tratamiento son importantes.
  • Pregúntele al maestro su opinión sobre la posibilidad de que su hijo tenga algún problema de aprendizaje. Escuche las inquietudes que el maestro pueda tener. Confíe en su experiencia y capacitación.
  • Si su hijo parece estar frustrado, desmotivado o aburrido y está comportándose mal en la escuela, estas podrían ser señales de un problema de aprendizaje que necesita diagnostico y tratamiento. También, si su hijo está fracasando, rindiendo menos de lo esperado o trabajando muy duro solo para mantener el ritmo, esto también podría ser un síntoma de una dificultad de aprendizaje.
  • Hágale preguntas relacionadas con su situación. A continuación, encontrará algunas sugerencias de las áreas que debe contemplar, a menudo con la ayuda de la retroalimentación del maestro:

Lectura:"¿Qué tan bien lees? ¿Te gusta leer? ¿Comprendes o recuerdas lo que lees?"

Escritura: "¿Cómo es tu caligrafía? ¿Se te dificulta copiar del pizarrón o de un libro? ¿Cómo está tu ortografía? ¿Tu gramática? ¿Tu puntuación? ¿Terminas las tareas y asignaciones escritas después que los demás?"

Aritmética: "¿Experimentas problemas para sumar? ¿Para restar? ¿Para multiplicar? ¿Para dividir? ¿Puedes realizar estas tareas con dígitos dobles? ¿Comprendes porque es necesario arrastrar y prestar? ¿Se te olvida algunas veces cuáles son las reglas matemáticas, o si está resolviendo un problema te quedas a medias y luego se te olvida qué era lo que estabas tratando de hacer? ¿Puedes resolver problemas escritos?"

Lenguaje: "¿Cuando el maestro está hablando, te cuesta escuchar, comprender, recordar o mantener el ritmo? ¿Se te dificulta organizar tus pensamientos antes de hablar? ¿Se te dificulta algunas veces encontrar la palabra que deseas utilizar? ¿Tienes este tipo de dificultades en el salón de clases? ¿Con tus amigos? ¿Con otros adultos?"

  • Aunque las respuestas a estas preguntas pueden indicar que existe un problema de aprendizaje, también considere si hay algo más que podría estar contribuyendo al problema. ¿Le dedica su hijo suficiente tiempo y energía a sus tareas escolares? ¿Está interesado y participa en el proceso de aprendizaje? ¿Será posible que le esté afectando de manera adversa el funcionamiento cotidiano y las expectativas de su familia? ¿Le preocupan las relaciones con sus compañeros o los problemas en casa? ¿Le causan frustración y pérdida de confianza y motivación las tensiones académicas y emocionales, hasta el punto en que se siente inútil ("No importa cuánto lo intente, todavía no puedo aprender")?
  • Recuerde su niñez. Muchos padres experimentaron dificultades de aprendizaje similares cuando eran jóvenes, y estos problemas tienden a ocurrir dentro de las familias. Su propia empatía, comprensión y aceptación influenciarán el curso del problema de aprendizaje de su hijo, así como su actitud hacia la escuela y el aprendizaje.
  • Hable con otros adultos y profesionales. Busque información y orientación de la escuela de su hijo, a través del director, orientador, psicólogo, entrenador o los padres de sus amigos.
  • El consejo de su pediatra también será útil, porque él o ella comprenden el desarrollo infantil, conoce a su hijo y tiene experiencia en problemas infantiles comunes. Él o ella también puede enviar preguntas a la escuela para tratar de aclarar un problema aparente de aprendizaje.

Su pediatra también puede determinar si existe algún problema físico (que incluye una deficiencia visual o auditiva) que esté provocando las dificultades de aprendizaje de su hijo. Él o ella puede referirlos a usted y a su hijo a los profesionales adecuados, tal vez sugerir que le practiquen a su hijo una evaluación formal para detectar si tiene un problema de aprendizaje, ya sea de parte de la escuela o psicólogos privados y educadores no afiliados al sistema escolar. En la mayoría de estados, si un niño está fallando o si su rendimiento es por debajo del nivel de grado, las escuelas públicas tienen la obligación de realizar dichas evaluaciones y se les puede requerir que proporcionen servicios especiales.

El pediatra también puede servir como defensor dentro del sistema escolar, para asegurarse que su hijo obtenga los servicios apropiados a los que tiene derecho.

 

Autor
Edited by Kenneth R. Ginsburg, MD, MS Ed, FAAP, FSAHM and Sara B. Kinsman, MD, PhD
Última actualización
4/1/2014
Fuente
Reaching Teens: Strength-based Communication Strategies to Build Resilience and Support Healthy Adolescent Development (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.