Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las piernas de los niños pequeños tienen con frecuencia una apariencia arqueada. De hecho, muchos niños tienen las piernas arqueadas hasta que tienen aproximadamente dos años de edad y luego se verán con las rodillas torcidas hasta que tienen cerca de seis años de edad. A veces, puede ser que los niños no tengan la parte baja de las piernas recta hasta los nueve o diez años de edad.

Las piernas arqueadas y las rodillas torcidas suelen ser variaciones normales y no requieren tratamiento. Por lo general, las piernas de los niños se enderezan naturalmente en los años de la adolescencia. Los aparatos ortopédicos, zapatos ortopédicos, y el ejercicio rara vez son útiles, y pueden obstaculizar el desarrollo físico del niño y causar estrés emocional innecesario. En raras ocasiones, las piernas arqueadas o las rodillas torcidas son el resultado de una enfermedad. La artritis, la lesión de la placa de crecimiento alrededor de la rodilla, infección, tumor, enfermedad de Blount (un trastorno del crecimiento de la tibia), y el raquitismo, pueden causar cambios en la curvatura de las piernas.

Estas son algunas señales que sugieren que las piernas arqueadas o las rodillas torcidas de un niño puedan ser causadas por un problema grave:

  • La curvatura es extrema.
  • Solo un lado está afectado.
  • Las piernas arqueadas empeoran después de los dos años de edad.
  • Las rodillas torcidas persisten después de los siete años de edad.
  • Además, la estatura de su hijo es inusualmente baja para su edad.

Si su hijo encaja en cualquiera de estas descripciones, hable con el pediatra. En algunos casos, el tratamiento, incluyendo una referencia con un ortopedista pediátrico, puede ser necesario.

 

Última actualización
10/8/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.